Información Gral

Brasil atribuye a una tormenta el apagón que afectó a 18 estados

Factores climáticos fueron la causa del "superapagón" que afectó anteanoche a unos 60 millones de brasileños en 18 estados y en importantes ciudades como San Pablo, Río de Janeiro y la capital federal, Brasilia, afirmó ayer el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.

Jueves 12 de Noviembre de 2009

Factores climáticos fueron la causa del “superapagón” que afectó anteanoche a unos 60 millones de brasileños en 18 estados y en importantes ciudades como San Pablo, Río de Janeiro y la capital federal, Brasilia, afirmó ayer el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.
  Tras presidir una reunión con expertos del gobierno y con dirigentes de empresas de generación y distribución de energía para identificar la causa del fallo que paralizó la gigantesca planta hidroeléctrica de Itaipú, Lobao afirmó que “todos” coincidieron en que el mal tiempo motivó el problema en la localidad de Itaberá, en el sur del estado de San Pablo.
  “Todos llegaron a la conclusión de que lo que pasó fueron rayos, vientos y lluvias muy fuertes en la región de Itaberá, lo que provocó un cortocircuito en tres circuitos que transportan las líneas de transmisión de Itaipú a Itaberá”, afirmó.
  Según Lobao, esa hipótesis ha sido reforzada por las informaciones del Instituto Nacional de Meteorología, que confirmó la incidencia de rayos y vientos en esa región.
  El ministro rechazó tajantemente la hipótesis de que el fallo se debiera a insuficientes inversiones del gobierno en el área de energía: “Este es el gobierno que más invirtió en ese sector. Se han invertido 22.000 millones de reales (unos 12.775 millones de dólares) tan sólo en líneas de transmisión”.

“El mejor del mundo”. “Nuestro sistema es muy fuerte y resistente, pero hay momentos en que ni siquiera ese sistema resiste”, sostuvo Lobao, al insistir en la tesis de que el “megaapagón” fue un hecho excepcional, causado por factores climáticos.
  “Hubo un accidente. Una de las máquinas perfectas hechas por el hombre es el avión, pero el avión también se cae. Nuestro sistema actual de energía soporta mucho más impactos que en un pasado reciente. No hay nada más avanzado en el mundo”, enfatizó.
  Según un balance del propio gobierno, el fallo que paralizó por primera vez la planta hidroeléctrica de Itaipú afectó a 800 ciudades en 18 de los 26 estados (incluso San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte y la capital federal, Brasilia) y a parte de Paraguay.
  El informe divulgado ayer por el Operador Nacional del Sistema eléctrico (OMS) aclara que el fallo afectó inicialmente las regiones sureste y centrooccidental, lo que desencadenó la desconexión automática del sistema de transmisión, en un “efecto dominó” que afectó a todas las regiones del país.
  El informe agrega que el problema también provocó la desconexión de las dos centrales nucleares brasileñas, las de Angra I y Angra II, cuya reactivación estaba prevista para esta madrugada.
  El director general de Itaipú Binacional, Jorge Samek, aseguró ayer que el apagón no se debió a problemas en la generación de energía por parte de la planta hidroeléctrica paraguayo-brasileña.
  “Desde el punto de vista de la generación de energía no ocurrió problema alguno. Estábamos operando normalmente y, de pronto, la electricidad generada por nuestras 18 turbinas pasó a no ser recibida por las líneas de transmisión. Nunca antes en la historia de Itaipú hubo registro de un problema que afectara simultáneamente a las turbinas”, dijo.
  La luz se apagó a las 22.14 hora local de anteayer y el suministro de electricidad recién empezó a restablecerse en las primeras horas de la madrugada de ayer, después de que Itaipú lograra restablecer la operación de tres turbinas.
  Las actividades de la planta binacional, en operación desde 1982, recién volvieron a la total normalidad cerca de las 6 de ayer.
  Según el físico Luiz Pinguelli Rosa, de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), el apagón indicó la existencia en Brasil de un problema de gestión de las líneas de transmisión de larga distancia.
  La transmisión de electricidad en Brasil es operada por 64 empresas concesionarias, que administran a unas 900 líneas cuya extensión total llega a 89.200 kilómetros.

Caos en las grandes urbes. El caos se apoderó de las grandes metrópolis de Brasil al producirse el corte de energía anteanoche, a las 22.16, y que se extendió por unas seis horas, paralizando servicios de subtes y trenes suburbanos.
  La interrupción de los semáforos provocó grandes embotellamientos en calles y avenidas, donde los peatones temían aventurarse en la oscuridad, mientras los bomberos acudían al rescate de personas atrapadas en ascensores.
  El tráfico de las calles de San Pablo se sumió en un caos en medio de la oscuridad. Miles de pasajeros se vieron obligados a salir de los trenes subterráneos detenidos y caminar junto a las vías para regresar a las estaciones y salir a la superficie.
  Escenas similares se vivieron en Río de Janeiro, el centro turístico famoso por sus playas y el Carnaval, y que será anfitrión de la copa mundial de fútbol en el 2014 y de los juegos olímpicos en el 2016.
  “Las líneas de transmisión de Brasil están muy mal administradas”, dijo el consultor Adiano Pires, director del Centro Brasileño de Infraestructura.
  “Esto muestra que Brasil está muy vulnerable, no se puede dejar un país de esa dimensión rehén de accidentes”, agregó Pires, quien descartó como causa del apagón un evento meteorológico, como sugirieron autoridades.
  Dos minutos después del siniestro ocurrido en Itaipú se produjo una desconexión de las líneas con la central Yacyretá, que Paraguay comparte con Argentina también sobre el río Paraná, según la empresa estatal de energía de Paraguay, que también sufrió un apagón total pero por algo más de media hora.
  Según el viceministro de Minas y Energía, Marcio
Zimmermann, el apagón podría haber sido provocado por un desperfecto en la ciudad de Itaberá, en el sur del estado de San Pablo, donde existe una estación que recibe a tres líneas de energía de Itaipú, y afectó a las demás líneas de transmisión en una “reacción en cadena”. l (DPA, AP y Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS