educación

"En una transformación educativa el principal elemento es el docente"

El rector de la UCA, Miguel Angel Schiavone, destaca el ascenso de la universidad en el ranking internacional QS.

Sábado 20 de Junio de 2020

La Universidad Católica Argentina cuenta con una sede en Rosario a la que asisten cerca de 3.200 alumnos y alumnas en sus diferentes carreras.

La Universidad Católica Argentina (UCA) logró, por segundo año consecutivo, posicionarse en lo más alto entre las universidades privadas del país en el ranking internacional QS (Quacquarelli Symonds). De acuerdo a esta medición, la institución se encuentra entre las 350 mejores universidades del mundo, posicionándose en el puesto 326. Ascendió 18 posiciones respecto al año anterior ubicándose entre las 10 primeras en Latinoamérica.

El ranking evalúa, entre otros aspectos, reputación académica, citaciones por cuerpo docente y ratio de estudiantes por profesor y de académicos. En el caso de la UCA, en el indicador de cantidad de estudiantes por profesor la institución está en el puesto 42º en el mundo habiendo ascendido 17 posiciones, encontrándose en el 2º puesto en Latinoamérica y ocupando el primer puesto en el país en este segmento.

"A nivel personal esto una gran alegría, sentir que se está volcando todo el esfuerzo y el compromiso para que la UCA mantenga el prestigio que tiene desde su fundación. Y a nivel institucional esto nos coloca dentro de las diez primeras universidades en Latinoamérica y la segunda en la Argentina después de la UBA", afirma Miguel Angel Schiavone, rector de la universidad.

Doctor en salud pública y docente, Schiavone es desde hace dos años el rector de la UCA, el primer laico en ejercer ese cargo, después de dos obispos (Derisi y Fernández) y tres sacerdotes (Blanco, Basso y Zecca). El rector sostiene que el crecimiento de la universidad es fruto de un trabajo de años y que "el principal elemento de una transformación educativa es el docente". Además dice que la innovación y la incorporación de tecnologías les permitió estar mejor preparados para afrontar las clases no presenciales producto de la pandemia. La autoridad universitaria destaca que actualmente la UCA cuenta con unos 3500 docentes y para 18 mil alumnos en sus sedes de la ciudad de Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Paraná. En Rosario son 500 docentes y cerca de 3200 alumnos.

schiavone.jpg
El doctor Schiavone, rector de la UCA.

El doctor Schiavone, rector de la UCA.

—¿Qué significa ese lugar en el ranking QS?

—Las comparaciones con otras instituciones no son lindas, pero sí es importante la comparación con uno mismo en el tiempo. Eso estimula a hacer mejor las cosas y progresar. Entonces uno va viendo cómo la UCA fue escalando en este ranking QS, que es una evaluación externa de un organismo internacional. Para la UCA es importante como institución posicionarse en ese lugar, porque eso refleja el esfuerzo y el trabajo que estamos haciendo para mejorar la calidad educativa. El ranking QS mide distintos parámetros como la reputación académica o el reconocimiento que tienen las empresas en nuestros egresados. Eso es importante, porque cuando una empresa toma a un profesional una de las cosas que mira es de dónde es egresado, porque además de los saberes puede ver los valores adquiridos, que se mantienen inalterables y son los que marcan a un egresado universitario. Otra cosa que toma en cuenta es la relación entre cantidad de profesores y estudiantes. No es lo mismo tener un docente para 400 alumnos que para 40.

—¿Qué rol le atribuye a la docencia y a la incorporación de nuevas tecnologías?

—Este crecimiento no es algo que se da de un día para el otro, sino que lo venimos desarrollando hace dos años. En el inicio de mi gestión empezamos en una transformación en la calidad educativa. ¿Y eso en qué consistió? Primero y más importante en la formación de los docentes, porque el principal elemento de una transformación educativa es el docente. Desarrollamos una carrera para todos nuestros profesores, con materias como entornos virtuales de aprendizaje; pedagogía y didáctica; liderazgo, motivación y comunicación; y filosofía y teología, que es la esencia de la UCA. Es muy importante formar al docente, porque hoy tenemos neoalumnos que necesitan neoprofesores. El alumno quiere participar e interactuar, y el docente debe responder a eso. Y el otro eje es la incorporación de tecnología educativa. Hemos sumado aulas rombo que tienen pizarrones y cámaras que permiten interactuar con otras sedes. Eso posibilita tener un docente con 40 alumnos en Puerto Madero y 40 estudiantes en un aula de Rosario viendo eso. O al revés. Esa incorporación tecnológica y esa formación de los docentes nos permitió que hoy pudiéramos enfrentar fácilmente esta pandemia. Aunque nunca pensamos que íbamos a llevar a la educación al cien por ciento de la virtualidad, no es nuestro objetivo.

—¿Cómo los encontró el desafío que abrió la pandemia a nivel educativo?

—La verdad muy bien, porque veníamos incorporando la virtualidad como un complemento de la presencialidad. Creemos que la educación debe ser fuertemente presencial. La virtualidad nunca reemplaza al contacto humano ni a la interacción con el otro. Entonces, teníamos la virtualidad como complemento, la formación de docentes y la tecnología. Así que cuando vino la pandemia nos encontró en una situación en la que ya estábamos preparados para esto. Fue muy fácil llevar al cien por cien de virtualidad. De hecho, nuestros alumnos no perdieron el cuatrimestre y siguen teniendo clases en el mismo día y horario que tenían las materias presenciales. Ahora estamos terminando el cuatrimestre y vamos a tomar los exámenes finales en forma virtual.

—¿Cree que la pandemia va a generar cambios a largo plazo en materia educativa?

—Seguramente la sociedad va a cambiar profundamente en todos los sentidos y tenemos que estar muy alertas de eso. Si vamos a ir hacia un aislamiento de países o hacia una solidaridad social. Si cada vez que salgamos a la calle y veamos un ser humano saldremos corriendo o nos acercaremos. Esto va a ser importante. También el tema de la equidad, el ver el dolor del otro como propio. Y en educación superior el alumno va a tener más autonomía y la relación docente alumno va a ser más horizontal, donde el profesor va a ser un facilitador del aprendizaje. Lo más importante de un alumno es que tenga espíritu critico y reflexivo, y que permita encontrar él las soluciones y verdades. Hoy el alumno en internet encuentra de todo, entonces el rol del profesor en esta nueva universidad va a ser doble: por un lado, que entienda que en internet hay mucha información falsa y que tiene que ayudar al alumno a encontrar la verdad dentro de toda esa información. Y el otro rol importante del docente es que le agregue valor a las cosas, para utilizar el conocimiento para el bien.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario