Edición Impresa

Una amistad de hierro

Gwyneth Paltrow y Robert Downey Jr., protagonistas de "Iron Man 3" se conocen desde hace 20 años. En una charla intimista revelan recuerdos y anécdotas

Domingo 05 de Mayo de 2013

Gwyneth Paltrow y Robert Downey Jr. parecen un viejo matrimonio, aunque están casados con otras personas. Se conocen desde hace 20 años, han pasado por malos momentos (los de él) y por buenos (los de ella y más recientemente los de él). Son cariñosos y se sienten cómodos sentados uno junto al otro para una entrevista, pasando fácilmente de hablar de la nueva entrega de Marvel Studios sobre el superhéroe de hierro "Iron Man 3" a sus achaques mientras Downey rebusca un pastillero con el que viaja.

"Creo que me contagié con una bacteria en el camino", dice Downey sobre sus viajes para promover la película en el mundo antes de su estreno en Estados Unidos. "Nada grave". "¿En qué parte del cuerpo?", le pregunta Paltrow. "En la pancita", le responde él. "Me enfermé muy mal en el avión a Inglaterra", dice Paltrow. "Problemas horribles en el estómago". "Viajar es difícil cuando ya sos grande", agrega el actor. "Hay que tomárselo en serio".

Ambos se toman todo en serio ahora, incluyendo el trabajo, la familia y su estilo de vida. Downey y Paltrow están mucho mejor que otros cuarentones de Hollywood. A los 48 años él es uno de los actores más solicitados tras recuperar su carrera, empañada años antes por el abuso de drogas y roces con la ley que lo llevaron a la cárcel. Su más reciente película, "Iron Man 3", se estrenó en países como México, Chile, España y Argentina, recaudando 195 millones de dólares, superando el estreno internacional de "Los Vengadores", en la que también tenía un papel protagónico.

A sus 40 años, Paltrow se ha diversificado muchísimo. Aunque bajó el ritmo de la actuación para criar a sus dos hijos con su esposo, el cantante de Coldplay Chris Martin, la estrella acaba de publicar su segundo libro de cocina, dirige el cibersitio de estilos de vida Goop.com y está asociada en un negocio con su entrenadora física Tracy Anderson. Paltrow también ha ganado un Oscar por "Shakespeare apasionado" y un Emmy por sus actuaciones especiales en "Glee".

PROYECTOS SOBRAN. Mientras que Downey y Paltrow presentan "Iron Man 3", sus carreras continúan con dramas menos comerciales. Ella protagonizó junto al español Antonio Banderas la historia sobre Pablo Picasso "33 días", y él acompañó a Robert Duvall en la historia de padre e hijo "The Judge". También tiene planes para una tercera entrega de su otra serie popular de películas, "Sherlock Holmes", pero el futuro de su genio multimillonario Tony Stark y el de su novia Pepper Potts en la saga de "Iron Man" es incierto.

"Iron Man 3" sugiere que Tony podría dejar sus trajes metálicos para concentrarse en su vida familiar con Pepper. Downey prefirió no revelar si regresará para otras cintas del héroe o si participará en la próxima entrega de "Los Vengadores". Después de tantos años en Hollywood, el actor está acostumbrado a las películas súper populares.

"Me gusta la obsesión de Tony con el traje, este tipo de películas y las cosas de «Sherlock» son adictivas", afirmó Downey. "Son películas grandes, y últimamente la gente interesante parece estar atraída por ellas. Los directores involucrados son muy agradables, gente que realmente se deja llevar por su imaginación", agregó.

Paltrow no dudó al decir que regresaría por más "Iron Man", especialmente ahora que está llegando al meollo de la historia. En la tercera entrega Pepper pasa de ser una buena asistente personal a dirigir el imperio de Tony, y la actriz incluso se prueba el traje de Iron Man y lo usa en las escenas de acción. "En serio cuestioné las decisiones que he tomado en mi carrera hasta este momento. Pensé ¿qué he estado haciendo con esas porquerías presumidas de corsé? Esto es mucho más divertido", admitió la rubia.

Paltrow y Downey se hicieron amigos después de conocerse en un festival de cine en 1990, pero al igual que muchos en la industria del cine, ella dudaba del actor maniático que echó a perder su potencial con fiestas y adicciones. El recuerda que, después de que se conocieron, un amigo en común le dijo que Paltrow lo había llamado para saber más de Downey. Y a continuación se dio el siguiente diálogo:

—Downey: Llamó preguntando si iba a ser malo para su reputación estar con un tipo como yo.

—Paltrow: ¡No es cierto! El era muy salvaje y yo muy inocente. Inmediatamente lo acepté... Pero después desapareció por un tiempo.

—Downey: Claro, sólo una década o dos.

—Paltrow: Perdimos contacto...

—Downey: Ella estaba haciendo un éxito tras otro y yo estaba encerrado en un baño. Así fue, pero de todas formas la vida es bella (risas).

TOMANDO EL CONTROL. Ahora parece que el actor logró tener el control por completo. Para ayudarlo a mantenerse así está su esposa y compañera de producción, Susan Downey. Tienen un hijo de un año y, considerando el desastre en el que vivió en sus 20 y sus 30 años, la felicidad de Downey en la vida en familia parece un complemento apropiado para el cambio en su carrera, que incluyó su segunda nominación al Oscar por "Una película de guerra" en 2008 (la primera fue en 1992 por "Chaplin").

¿Cómo ve el futuro? "Veo una vanagloria perpetua", bromea Downey, pero agrega: "Veo un cambio hacia las cosas que son apropiadas para la edad y el espíritu, y nunca habría imaginado que estaría aquí hace cinco años. Al final de cuentas todo se trata de las relaciones. Lo que me hace sentir que hay más por explorar en este universo está sentado junto a mí", dijo mirando a Paltrow. "Y mi amor, mi pareja, es una productora creativa increíble, y hay cosas hacia las que me dirige que probablemente son para mi bien absoluto", agregó.

COSA DE MUJERES. Tony Stark tiene muchos millones más que Downey, pero el actor no tiene una sola Pepper, tiene a su esposa y a Paltrow. "Lo bueno, hablando del poder de las chicas, es que ella y mi señora son amigas", dijo la estrella. "Adoro a su esposa", acotó Paltrow. "Ambas son como de tipo A, muy organizadas. Susan y Gwyneth organizan todo para mantenernos cerca y tener las puertas abiertas entre nosotros y saber lo que está pasando en nuestras vidas y con nuestros hijos", explicó.

"Es divertido", dijo por su lado Paltrow. "Hacemos un esfuerzo, porque la vida puede ser muy ajetreada y complicada y realmente tratamos de arreglarnos para tener un poquito de tiempo en nuestras manos", observó.

¿Cuál es la gran ventaja de estar con Paltrow? "Sólo basta decir", respondió Downey, "que es muy fácil conseguir entradas para los conciertos de Coldplay", bromeó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS