Economía

El desafío de conectar

Se fue el 2018. Un año muy complejo, sin respiro desde lo económico y con un sinfín de desafíos que agotan.

Domingo 30 de Diciembre de 2018

Se fue el 2018. Un año muy complejo, sin respiro desde lo económico y con un sinfín de desafíos que agotan. Cada día es un levantarse y no saber que nos espera. Argentina no te da respiro, también oportunidades.

Claro está que hay buenas noticias también, cada individuo tiene su realidad y en promedio, la realidad indica que para cambiar nuestra realidad debemos trabajar sin esperar que desde el Estado vengan soluciones. Dependerá de tu posición al respecto.

El escenario económico 2015-2018 va delineando resultados que gobierno ni sus votantes imaginaban serian tales a esta altura (valores estimados):

•PBI -18%

•Inflación acumulada +158%

•Una devaluación del peso +280%

•Deuda / PBI +65% (45,6% 2015 a 75% 2018)

•Tarifa de luz +1.650%, gas 750%, agua 510%, combustibles 200%

•La relación salarios / inflación -15 puntos

•La pobreza nuevamente al nivel de 30%

•Riesgo país en + de 800 puntos (un + 65% en los últimos tres años)

Reconocer un problema, se dice es 50% de la solución, pero no es condición suficiente para resolverlos. Quienes perdieron sus trabajos, cerraron sus empresas o cancelaron sus proyectos, de poco les sirven los ratios que describen la realidad que viven.

Cuesta creer que Argentina en 100 años no haya podido (o tomado la decisión) de resolver estos temas que en líneas generales el mundo y la región han superado, no sin sacrificios, pero son temas del pasado. Son pilares de una economía sobre los que toda la dirigencia en conjunto no debería discutir, son el ABC de la gestión pública.

También hay que ser honestos con nosotros mismos y entender que sin la asistencia del FMI desde junio de este año, nuestra economía hoy hubiese explotado por los aires y nuevamente repetiríamos una vez más alguna de las historias que tan presente tenemos.

¿Cuál podría ser el desafío 2019? Será el de conectar la historia con el presente, y definir las claves para rediseñar una economía y modelo de país que hasta ahora no funciona? Cada gobierno parece que deshace lo hecho e intenta construir su esquema, sin continuidad, sin largo plazo, sino intentando maximizar sus tiempos limitados de gestión. El modelo, ¿la identidad?

Nuestros próceres de verdad como Juan Bautista Alberdi sentaron bases para un país de vanguardia y lo lograron. Argentina fue ejemplo inspirador para el mundo todo. Sus modelos y doctrinas fueron tomadas en cuenta como pilares sobre los que se construyeron economías sólidas y sociedades más justas. Son datos.

Quiso el destino que viviéramos procesos institucionales complejos, que no dividieron como sociedad generando lesiones que hasta hoy nos cuestan recuperar y superar. Desde ya que el oportunismo político hizo su trabajo y aparecieron los modelos demagogos.

América latina casi en su totalidad fue invadido por "líderes" que como encantadores de serpientes fueron captando voluntades de masas desesperanzadas que debieron refugiarse en mensajes vacíos, carente de contenidos y con soluciones mágicas que desde ser ejemplo del mundo, hoy representamos una de las 4 economías más riesgosas del mundo. Riesgo país: Venezuela 7.230, Zambia 1.256, Argentina 810, Líbano 770.

Estos líderes sin argumentos impusieron la visión romana del Panem et circenses (pan y circo), una práctica de gobierno para entretener a las masas y ocultar actos de gobierno con alimentos y entretenimiento de baja calidad (criterio asistencialista).

El negocio político fue próspero, el Estado creció grandemente, sus dirigentes se multiplicaron al igual que sus fortunas personales. La contracara es, una sociedad empobrecida en términos económicos y sus consecuencias en múltiples planos.

El desafío será conectar lo que nos pasó cuando irrumpió el populismo con sus espejos de colores y fomentó la idea romana del asistencialismo, anestesiando el motor innato de la superación, del progreso personal y del trabajo como esencia de la vida digna.

Conectar será entender que en economía nada es gratis y el peso que se pierden en los circuitos de la corrupción jamás llegara al lugar apropiado.

Conectar será entender que un Estado gigante ya no es pagable, endeudarnos o emitir para continuar con ese sistema es inviable, nos cuesta caro y nos aporta poco.

Conectar será entender que los únicos generadores de riquezas somos los privados. Un Estado adecuado en tamaño y pagable, es condición para bajar la presión impositiva. La carga de hoy asfixia e inhibe la actividad productiva.

Que tengamos un futuro mejor no dependerá de la suerte o el azar si no de conectar lo que nos sucede y en lo que creímos para corregir el rumbo y no volver a repetir los mismos errores. De esto también se trata la economía. Feliz 2019!

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});