Cartas de lectores

A las madres nos discriminan

Escribo para solidarizarme con María Laura Lavizzini y para hacer reflexionar un poco a los empleadores rosarinos. Yo también tengo 30 años y un hijo.

Jueves 31 de Enero de 2008

Escribo para solidarizarme con María Laura Lavizzini y para hacer reflexionar un poco a los empleadores rosarinos. Yo también tengo 30 años y un hijo. Cuando estaba embarazada un hotel de 4 estrellas me cerró la puerta en la cara al hacerme los estudios prelaborales porque no querían "pagarle a una mujer que no trabaje (por la licencia por maternidad"). Pregunté en la Defensoría de mi zona si eso no era discriminación y me contestaron que no, que ellos tienen el derecho de contratar a quienes quieran. "Su error fue decirte que no te tomaban por eso", me aclararon.También una conocida parrilla de la Costanera me "discriminó". Cuando el dueño me preguntó si tenía hijos y le dije que tenía uno, me dijo: "Con hijos es doble riesgo, porque se enferma él y vos faltás". Y esto sigue: en un bar de una galería muy céntrica la dueña me dijo que no quería pagar más salarios familiares porque "la Ansés tarda mucho en devolvérmelo". A todos ellos quiero decirles que una madre trabajadora es mucho más responsable porque sabe que el alimento, la educación y la salud de los hijos depende del trabajo. Por necesitad, soportamos estoicamente humillaciones y maltratos.Dejamos llorando a nuestros hijos y nos vamos llorando a trabajar, y no les ponemos mala cara ni al cliente ni al patrón. Somos seres humanos con los mismos derechos y con el doble de obligaciones. Pónganse en nuestro lugar.

Katia Marina Monsanto, DNI 25.982.320, ktius-k@hotmail.com

N. de la R.: La lectora se refiere a la carta de María Laura Lavizzini, publicada el 28 de enero. Allí la autora se quejaba amargamente porque su condición de madre le impide conseguir trabajo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario