Policiales

Alan, acusado también por integrar una banda violenta

Escuchas captadas cuando el joven estaba preso en el Irar muestran cómo participaba del suministro de armas para concretar ataques

Viernes 26 de Enero de 2018

Una de las acusaciones contra Alan Funes giró en torno a su rol en una banda considerada como una asociación ilícita dedicada a diversos delitos a mano armada y a la venta de droga en los barrios Tablada, Municipal y República de la Sexta, en la zona sur. Según la imputación Alan, su hermano Lautaro ("Lamparita"), su padre Jorge y otros están encolumnados detrás de René Ungaro, quien será acusado en los próximos días como organizador mientras está preso condenado por el crimen del ex jefe de la barra de Newell's Roberto "Pimpi" Caminos; dato que explica en parte de la disputa entre los Funes y los Caminos.

Ante la atenta mirada del acusado, la fiscal de Investigación y Juicio Gisella Paolicelli refirió escuchas al teléfono de Alan, una parte sustancial de la acusación. La fiscal remarcó que pese a estar detenido Alan tuvo una "activa participación en la banda" para el suministro de armas y señaló que "contaba con la colaboración de su novia Jorgelina".

Charlas desde el penal

Los audios fueron captados entre septiembre de 2016 y noviembre de 2017 mientras Alan estaba preso en el Irar acusado matar a Eugenio Solaro y mantuvo charlas con su hermano Lautaro, quien estuvo libre hasta septiembre de 2017 (ver aparte).

En una charla de abril de 2017 Lautaro le comenta a Alan que había recorrido con Ulises (el hermano de ambos asesinado el pasado 8 de enero) varios lugares para encontrar a los que tirotearon la casa y le dice que su arma "estaba guardada". Alan le pregunta qué hicieron "con la pistola de José María" y que con esa arma ya se "mandaron una banda de bronca". Alan le dice que René (se supone que Ungaro) le va a pasar "dos metras por cualquier cosa".

En otra charla Alan le pide que le lleve "balas a la Chipi", apodo de su novia Jorgelina. Al día siguiente Alan le pide que le lleve la pistola a la Chipi y Lautaro le responde que tiene que buscar "todas las armas que tiene guardadas" y menciona una Glock. La fiscal también hizo referencia a otra escucha sobre la compra de un arma en "16 mil pesos".

En otra conversación el muchacho le pregunta a la joven si "andaba bien el fierrito 32", por un revólver de ese calibre. Ella dice que "sí" y Alan responde que le iba a pedir entonces a René "balas de 32".

Rol central

Mientras describía las escuchas, la fiscal le dijo al juez que el 23 de mayo se allanó la celda que ocupaba Alan en el Irar y se secuestró un celular Samsung negro con el cual habría mantenido las conversaciones.

Con esa evidencia la fiscal trató buscó demostrar el rol central de Alan Funes, el poder de fuego, económico y la logística de la banda. Pero además quedó al descubierto la impunidad que se advierte para que un chico de 19 años maniobre con libertad desde el instituto donde supuestamente se debe rehabilitar.

Para la fiscalía está claro que Alan integra la asociación ilícita. "Se advierte la existencia del grupo de personas conformado principalmente por la familia Funes, Jorge, Jonatan, Lautaro, Alan, junto a otros sujetos que colaborarían con ellos involucrados directamente en conflictos armados en el barrio Municipal, en principio con la familia Caminos", destacó Paolicelli.

Los informes de inteligencia, seguimientos de calle y rastreo de redes sociales y domicilios permitieron identificar nombres, roles de la banda, lugares de reunión, objetivos que van desde robos y usurpaciones hasta homicidios y atentados, todo lo cual derivó en la sangrienta disputa territorial "atravesada por la compraventa de estupefacientes", remarcó la fiscalía.

Referentes

La causa dio su golpe concreto en mayo de 2017, cuando tropas federales realizaron varios allanamientos en los barrios Tablada y República de la Sexta para dar con miembros de la banda. Hubo ocho detenidos de los cuales cuatro siguen presos.

Y se ubicó a los referentes: Lamparita, Alan y Carlos Jesús "Pelo Duro" Fernández, de 25 años, detenido el 30 de diciembre y acusado además del homicidio de Cristian Ferreira, de 17 años, ocurrido el 9 de mayo pasado en la zona de Biedma y Colón.

Como jefe de la organización figura René Ungaro, condenado por asesinar en 2010 al "Pimpi" Caminos. Tanto Fernández como Ungaro serán sometidos a una ampliación de la imputación de los hechos atribuidos a la asociación ilícita, trámite que podría concretarse el mes próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario