La Región

Cuatro hermanos que habían sido separados volvieron a vivir bajo el mismo techo

Los menores de 9, 6 y 4 años y 16 meses habían sido separados de su familia biológica por problemas de violencia. Hoy fueron entregados en preadopción.

Jueves 05 de Abril de 2018

Cuatro hermanitos de Villa Constitución hoy volvieron a vivir bajo el mismo techo. Se trata de cuatro menores de entre 16 meses y 9 años que habían sido separados de su familia biológica a raíz de severos problemas de violencia, durante más de un año estuvieron cada uno con una familia solidaria que los contuvo, y esta mañana fueron entregados en guarda preadoptiva a una pareja que vive en el Gran Rosario.
De esta manera, hoy se formalizó el vínculo que la pareja y los nenes vienen construyendo desde hace seis meses.
Por seis meses se les otorgó la guarda preadoptiva de los menores, que de no mediar conflictos se convertirá en adopción plena a más tardar en medio año.
La resolución judicial generó a la vez un conflicto con una de las familias solidarias. Gustavo y Carina, que habían recibido al más chiquito de los hermanos al mes de vida y pretendían adoptar a "Peque" y sus hermanitos, pero el magistrado no lo convalidó, lo que provocó enorme desazón y angustia, que fue exteriorizada en distintas apariciones públicas.
"Lo que pasó con esta causa fue casi un milagro", confió emocionado a La Capital el juez de Familia de Villa Constitución, Oscar Davini. "No es fácil conseguir una pareja que esté dispuesta a adoptar a cuatro hermanitos", agregó.
La subsecretaria de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia de Santa Fe, Andrea Travaini destacó la "labor en conjunto llevada adelante durante meses por la Justicia de Familia de Villa Constitución, el Registro Unico Provincial de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga) y la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia que permitió arribar a este desenlace tan emocionante".
Los cuatro hermanitos de 9, 6 y 4 años y de 16 meses fueron separados de su familia biológica ante reiterados casos de violencia. "Vivieron una historia espantosa", se limitó a graficar el juez Davini.
A falta de un integrante de familia ampliada que se hiciera cargo, los niños fueron declarados en situación de adoptabilidad. Mientras el Ruaga inició la búsqueda de una familia para los tres niños y la niña, fueron entregados provisoriamente a parejas adherentes al programa de Familias Solidarias.
La búsqueda se extendió varios meses hasta que apareció una pareja sin hijos biológicos que vive en una pequeña ciudad del Gran Rosario. Con asistentes sociales, psicólogos y otros profesionales se inició el vínculo entre los hermanitos y la pareja interesada en la adopción.
Más información en la edición impresa de mañana de La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario