educación

"Quinto fantástico", el libro con historias creadas por estudiantes del Normal 1

Noemí Chapero es la docente que coordinó esta propuesta en pandemia, que tiene una versión digital y otra en papel

Sábado 24 de Abril de 2021

A principios de la pandemia, aprendieron sobre el género fantástico y se entusiasmaron con la propuesta pedagógica de la seño Noemí Chapero. De a poco empezaron a imaginar historias que tuvieran hechos imposibles o inesperados y con final abierto. Algunas chicas eligieron la magia y los viajes. Otros chicos en cambio se inclinaron por la tecnología, la ciencia ficción o situaciones de todos los días. Sin embargo, todos los relatos tienen algo que los identifica: mucha fantasía, deseos y sueños difíciles de creer pero que les gustarían que fueran ciertos. Nunca imaginaron que sus producciones literarias serían parte de un libro. Quinto fantástico es el título de este material escrito por alumnos y alumnas de la Escuela Normal Superior Nº 1 Nicolás Avellaneda.

Mediante un proceso de redacción colaborativa o de carácter individual, el libro tuvo en septiembre de 2020 su versión digital y con acceso gratuito. En la Semana del Libro, la maestra junto a las autoridades de la escuela presentaron la edición impresa en Plataforma Lavardén. Alumnos y alumnas participaron de un pequeño acto en reconocimiento por las producciones y recibieron en manos de sus maestras uno de los 200 ejemplares publicados con el aporte del Ministerio de Cultura de Santa Fe.

lavarden7.jpg

"Este libro es el resultado de estudiantes que, con paciencia y tesón, transitaron en 2020 un año singular donde la distancia reemplazó al cálido contacto escolar diario y la virtualidad se instaló en el lugar de la presencia”, escribió en el prólogo la maestra y editora de estas 73 maravillosas historias con ilustraciones.

El reemplazo del pizarrón por un blog y de la tiza por el cursor de la notebook dejaron una sensación de desconcierto e incertidumbre a ambos lados de la pantalla, que lograron transformar y sorprender con la puesta en marcha de una consigna clásica como es la producción de un cuento. “Tengo un amor especial por estos cinco grupos extraordinarios donde cada vez que hacíamos Zoom compartíamos diferentes actividades. Así, nos fuimos apoyando unos en otros y este es el resultado. La intención fue valorar su dedicación y esfuerzo puestos en cada actividad y luego hacerlos visibles”, dice la docente.

lavarden3

Historias para publicar

Con entusiasmo, la profesora Chapero recuerda que las producciones eran tan buenas que no podían quedar en una carpeta olvidadas como tantas otras. Empezó a investigar cómo podía hacer un libro virtual, pidió ayuda a sus colegas y para el Día del Estudiante sorprendió a chicos y chicas con la publicación online. “A los papás y las mamás les gustó tanto la idea que me propusieron hacer un libro. Nada de ésto hubiera sido posible de lograr sin el apoyo incondicional de las familias, que en todo momento demostraron estar presentes y predispuestas a afrontar un nuevo rol dentro de la comunidad educativa”, cuenta emocionada.

La docente destaca también las devoluciones de parte del grado: “Había un ida y vuelta permanente que me sorprendió. Cuando el relato no tenía la característica de fantástico les proponía darle una vuelta, siempre desde el respeto a la producción de cada uno y sin desestimar lo que habían hecho”. Con la opción de hacer el trabajo de manera individual o grupal, algunos se pusieron de acuerdo por Zoom o videollamadas, otros hicieron documentos compartidos, una herramienta que aprendieron a utilizar como técnica de estudio.

Durante la presentación del libro, Felipe Arcari y Jazmín Favaro hablaron en representación de sus compañeros y compañeras. Detrás de sus barbijos, y aunque sus voces se escucharan distintas y hasta lejanas, mostraron su alegría y orgullo al ser reconocidos por sus producciones y acompañados por sus maestras. Las palabras de la nena resumen muy bien el sentir del grupo. “Cuando me enteré que mi cuento iba a ser parte de un libro pensé que era broma pero cuando me dijeron que era verdad, me emocioné y me quedé sin palabras”, cuenta Jazmín.

Un poco más extenso, Felipe saca un papel y lee de manera pausada el texto que había preparado: “El año pasado no fue uno de los que se llama muy normal, no pudimos ir a la escuela, invitar amigos. Aunque estaba bueno pasar tanto tiempo con la familia en casa, después ya no lo estaba. Aunque las seños ponían ganas y nosotros intentábamos, no era lo mismo estar enfrente de una pantalla que estar en el aula juntos y hablando. La idea de escribir un cuento me gustó mucho porque me encantan las historias”.

lavarden2

Entre sueños y aventuras

“Había una vez un chico llamado Galo Hernández. Le gustaba mucho jugar a un juego que se llamaba Fortnite. Cada vez que podía lo jugaba solo durante una hora y media porque, si no le dolía la cabeza. Un día estaba jugando tranquilamente y, de repente, le apareció un mensaje: le preguntaban si quería jugar al Fortnite en la vida real. Galo lo ignoró y siguió jugando. Pero después de eso le siguió apareciendo el mensaje una y otra vez, hasta que se cansó y decidió aceptar”. Así comienza El mejor sueño, el cuento que Lorenzo Iñiguez escribió junto a sus amigos León, Joaquín y Thiago. “Como todos los días jugamos al Fortnite y es el juego que más nos gusta, se nos ocurrió hacer una historia”, cuenta el alumno interesado en las historias de aventuras y seguidor de la saga de Harry Potter.

Jazmín Favaro, Candela Delari y Candelaria Loza son las autoras de El deseo fantástico, una historia donde ellas son las protagonistas. “Vamos a un parque acuático donde una de nosotras sueña que tenemos alas y somos hadas. Nuestro cuento es fantasía pura, nos salió del alma”, admiten las chicas con gracia y explican cómo se organizaron para escribir en grupo en una de las experiencias que más disfrutaron en pandemia: “Cada una aportaba algo y hacíamos videollamadas. Tuvimos que cambiar el final y lo consultamos con la seño”.

Valentina Visentin narra en Meli y su dulce amiga la historia de una niña que conversa con una abeja en el jardín de su casa. La producción de Tiziano Colombinos se llama Un niño especial y habla del bullying que tolera un chico de parte de sus compañeros de fútbol. Reconoce que le gustan mucho las historietas y mangas, y que hubiese preferido publicar otro de sus cuentos en el libro, pero quizás su seño eligió esta historia por el mensaje que transmite al final. “Nunca hay que burlarse de los demás, pues los hacés sentir mal y nunca sabés qué puede pasar en el futuro”, reflexiona. A Emma Catena y Juana Vega les gustan los libros de misterio y suspenso, por eso pensaron en escribir Villa Blanca, la historia de una familia que sobrevive en su casa al tsunami que arrasa a toda una ciudad.

lavarden4

Pedro y oliver

Un día como todos los otros, Pedro dormía. Pero en su cama también lo hacía alguien más. Era su perro, llamado Oliver Twist. Al día siguiente, el niño se despertó en su habitación, pero la notó un poco distinta, como si se hubiera mudado. Al cabo de unos segundos Oliver le dijo: —Hola, Pedro. ¿Dormiste bien? El joven, confundido, pero a la vez contento de que su perro hablara, le preguntó si podía hacer más cosas. Oliver le dijo que sí. Al momento, empezó a volar y después a hacer trucos con la patineta.ç

Pedro le preguntó si podía hacer una máquina del tiempo para darle un último abrazo a su abuelo. El perrito le dijo que sí con lágrimas en los ojos. Después de todo eso, empezaron a jugar muchos juegos. Anocheció y se desearon las buenas noches. Al día siguiente todo volvió a la normalidad y lo mejor fue que su abuelo no se había ido al cielo. Pedro se sentó a comer con todos sus familiares, pusieron la tele y Alberto anunció la cuarentena...

Pedro Castro

El Barcelona campeón

Barça se preparaba para jugar contra el Real. El DT tenía casi todo el equipo completo. Habían entrenado día y noche para jugar contra el Real Madrid. Iban primeros y el Real, segundo.

Llegado el día del encuentro, estaban terminando de cambiarse, cuando el arquero se lesionó y el técnico, apurado, puso a Neto. El jugador suplente entró a la cancha y... ¡le metieron cinco goles!

De repente, un viento invadió la cancha y empujó la pelota hacia el arco del Real Madrid con gran fuerza. Todos observaban que la fuerza era tanta que los jugadores del Real no podían avanzar. ¡Cinco veces seguidas entró la pelota al arco!

Los jugadores del Real no quisieron continuar el partido. Todos en la cancha se fueron preguntándose de dónde venía esa fuerza misteriosa que no los dejó jugar. Sin embargo, ni la radio ni la televisión mencionaron palabra alguna al respecto...

Benjamín Schilman y Matías Lujan Coria.

Un granjero muy humilde

Había una vez un granjero muy humilde que tenía una esposa y tres hijos. Él plantaba mucho, pero sus cultivos tardaban demasiado en crecer y dar frutos.

Un día estaba caminando cerca de su cultivo y vio una planta tan gigante que decidió sacarla. Él solo no pudo, entonces llamó a su familia y tiraron todos, pero no pudieron sacarlo. ¡Era imposible sacar esa verdura! Finalmente se dieron por vencidos.

Al día siguiente, la planta había crecido aún más, hasta había cambiado de color, era de un amarillo brilloso. Nuevamente intentaron sacarla, pero no pudieron, era demasiado pesada. Luego de pensar y pensar decidieron cortarla. Así fue como este granjero humilde se convirtió en un granjero millonario, pero no malgastaba su dinero.

Una mañana se levantó y se dio cuenta que seguía siendo humilde. Extrañado, habló con su mujer al respecto. Ella le aseguró que nunca habían crecido plantas gigantes y que tampoco habían sido ricos. Jamás pudo explicarse qué había sucedido. Sin embargo, algo le quedó como enseñanza: comenzó a regalar verduras al necesitado y también las vendía a los que las podían pagar, pero lo más importante fue que nunca perdió sus ganas de sembrar.

Helena Abrudsky.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario