Edición Impresa

Rusia evacuará una estación en el Artico por una rotura en su base de hielo

Partió un rompehielos para desalojar del lugar a 16 investigadores. Temen que la contaminación provoque el colapso de la planta.

Lunes 27 de Mayo de 2013

Rusia realizará una frenética evacuación de la estación de investigación SP-40, luego de que se produjera una rotura en la base de hielo ubicada en el océano Polar Ártico. Uno de los rompehielos más potentes del mundo, el Jamal, con capacidad nuclear, partirá en breve del puerto de Murmansk para desalojar el campamento que alberga a 16 investigadores porque "la grieta crece dramáticamente", contó el director de la expedición Vladimir Sokolov, según consigna DPA.

Para llegar a la estación ártica en el mar de Beaufort, el barco de 75 mil caballos necesitará diez días y se calcula que la evacuación completa podría durar tres semanas.

"Nos estamos acercando a una auténtica situación de emergencia", dijo Sokolov a la agencia estatal de noticias Ria Novosti. La rotura del témpano de entre dos a cuatro metros de grosor no sólo ha puesto en peligro a los científicos y puede terminar en la pérdida completa de las instalaciones de investigación, sino que aceite lubricante y basura de la estación amenazan con contaminar terrenos vírgenes junto a Canadá.

Arriesgada misión. "Esperamos que el Kremlin tenga claro lo arriesgado de una maniobra como esta", dijo Vladimir Chuprov, de la organización medioambiental Greenpeace en Moscú. Ya en una ocasión, en 2010, Rusia tuvo que evacuar una instalación de investigación ante la amenaza de rotura de una base de hielo.

Desde octubre de 2012, la SP-40 investiga los cambios que se producen en la zona polar ártica a raíz del cambio climático. También en la Antártida, en el lado opuesto del planeta, Rusia es enormemente activa: en un paso histórico, investigadores rusos perforaron el año pasado casi cuatro kilómetros de hielo para descubrir el lago Wostok, de millones de años de antigüedad.

Los críticos advierten de la destrucción de un ecosistema prácticamente virgen, mientras científicos de todo el mundo tienen la esperanza puesta en estos proyectos para avanzar en el conocimiento del cambio climático.

Una zona caliente. Un estudio reveló que el Ártico experimentó un período ampliado de temperaturas calientes hace aproximadamente 3.6 millones de años, antes del inicio de las épocas glaciales, cuando la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra no era mucho más alta que los niveles que están siendo registrados.

La investigación sugiere que el Ártico sin hielo pueda ser una realidad en un futuro próximo.

Un equipo internacional de investigadores analizó en 2009 sedimento en un lago ubicado en la península de Chukotka (noroeste de Siberia), el lago ruso profundo más viejo y de gran interés científico. Las muestras permitieron a los científicos mirar detenidamente atrás en la historia del clima del Ártico hace 3,6 millones de años, durante el Plioceno y Pleistoceno temprano.

El trabajo " identifica por primera vez una historia larga, continua de aquella historia del Ártico y lo que llamó las zonas fronterizas árticas", dice Julia Brigham-Grette, una geóloga de la Universidad de Massachusetts. Estados Unidos.

Agregó además que el Ártico era caliente, con temperaturas de verano aproximadamente de 14 grados Fahrenheit (8 grados Celsius), más caliente que lo que ellos están registrando en la región hoy.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS