Cartas de lectores

Virtud o debilidad

Es increíble el poder de convicción mental, el dominio de los sentidos y la reubicación de la orientación que el ser humano posee sobre sí mismo. Hace dos semanas levantarme a las 6 me resultaba realmente una misión imposible de concretar.

Miércoles 09 de Enero de 2008

Es increíble el poder de convicción mental, el dominio de los sentidos y la reubicación de la orientación que el ser humano posee sobre sí mismo. Hace dos semanas levantarme a las 6 me resultaba realmente una misión imposible de concretar. Por más fuerza de voluntad que juntase no había despertador, ni claridad, ni llamado divino alguno que lograra despegar aquella nube de mi brazo y aquellos ojos de sus párpados. Hoy, a las 7 nada parece haber cambiado, pero todo por dentro sentimos algo extraño. Yo por lo pronto logré concluir con mi misión y adelantarme a mi gata cuando viene a llorar en mi balcón, sacar al perro antes que bendiga las plantas y ver a los rayitos del sol abrirse ante las primeras luces de su reloj. Quizás, si cambiara la maceta de lugar, otra vez me ganaría. O tal vez somos más fácil de controlar que una planta de jardín, que un perro y hasta que mi tortugo Manuelón.
María Soledad Spensieri
DNI 31.890.210

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario