Cartas de lectores

El negocio de vender armas

¿No se han tergiversado las cosas? Veamos. Un día alguien se "peleó" con otro. Necesitó armas pesadas. Nuestro país las tenía, entonces las vendió y le "pateó" el negocio a alguien.

Jueves 03 de Enero de 2008

¿No se han tergiversado las cosas? Veamos. Un día alguien se "peleó" con otro. Necesitó armas pesadas. Nuestro país las tenía, entonces las vendió y le "pateó" el negocio a alguien. Los gobernantes son solamente administradores de nuestros recursos, pero creen que son propios. Vender armas es un negocio muy rentable y lucrativo. Entonces las personas se transforman en inmorales. Eramos garantes de paz entre Ecuador y Perú, pero le mandamos armas a uno de esos países. Claro que de cada tres, sólo una andaba. Los ciudadanos, como propietarios de las cosas del Estado, sólo queremos saber: ¿en cuánto se vendieron las armas, dónde fue depositado el dinero, quiénes participaron en la venta, cuánta comisión recibieron? Nadie responde y a los ciudadanos nos consideran estúpidos. Basado en la forma que se actuó, fui personalmente a un cuartel y pedí que me dieran un rifle para matar pajaritos. Pasé 25 días en un pabellón para reos peligrosos y con chaleco de fuerza. O sea que no es tan fácil sacar un arma de un cuartel. ¿Cuántas sacaron, quién lo autorizó, quién hizo "evaporar" el dinero, dónde está? No preguntaré más, ya que me "volverán" a encerrar. Pero sigo pensando, alguien se "embolsó" muchísimo dinero y no rindió cuentas. ¡Qué coincidencia! Igual a los congresales, ministros y jerarcas nacionales. Está bien. No digo más, pero la dejo "picando"

Juan Bell, 92061605

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario