Tango chino: abrazados al otro lado del mundo
Exclusivo suscriptores

Tango chino: abrazados al otro lado del mundo

Desde Shanghái, la autora relata una singular experiencia como bailarina en el país asiático: Culturas disímiles conectadas por intercambios comerciales y culturales
11 de diciembre 2021 · 04:50hs
  • 22:41 China / 9:41 Argentina
  • Mamá: Agos estas?
  • 23:58 China / 10:58 Argentina
  • ya seeee te fuiste a la milongaaaa! besote
  • mensaje de whatsApp

Hace dos años vine a vivir a China por una oferta laboral en una universidad en Shanghái, donde después supe que viven 19 millones de personas. En ese momento me pareció una buena idea, contraté a una profesora particular de chino que venía a domicilio y empecé a familiarizarme con las principales informaciones para vivir acá, como por ejemplo saber que no funcionan Google, ni Facebook, ni WhatsApp, si no se baja una aplicación primero. Que se consigue yerba por Internet, que hay un par de bodegones entre la oferta gastronómica en caso de necesidad y que el clima es húmedo como en Rosario. Con esos datos me embarqué en noviembre de 2019. Viajé durante más de 30 horas para llegar y después de un almuerzo con el que sería mi jefe -en chinglish y con jetlag- pasé toda la tarde descompuesta hasta que me quedé dormida.

Así comenzó mi aventura asiática en este país del cual no sabía nada, que nunca me imaginé conocer y tampoco prever que dos meses después iba a desencadenarse una pandemia.

Rolando Luque en 2018 junto a María Eugenia Schmuck al recibir su distinción como artista distinguido en el Concejo Municipal.

Adiós al reconocido cantante rosarino de tangos Rolando Luque

Facundo Bagnis, un tenista que elige el perfil bajo y ve al tenis como su trabajo.

Facundo Bagnis: "Tomé mi carrera de una manera muy amateur"

Una vez transcurrido el primer año, mis conocimientos de chino no habían avanzado demasiado pero sí me había adaptado a la ciudad, que por ser la más cosmopolita del país hace que el proceso sea amable, aun sin hablar el idioma. Tenía un par de amigos argentinos y de otros países latinoamericanos pero la mayoría se habían ido y no tenían posibilidades de volver. Mis redes laborales y sociales eran bastante más chinas que internacionales, entonces busqué ampliarlas más allá de los restaurantes italianos.

tangochino 2 - ph Te Amo Tango Lounge - 20180719040857188 (1).jpg

Siempre me gustó bailar tango: había aprendido en Rosario y volver a hacerlo, en este contexto, también me pareció buena idea. Hace más de veinte años vivía en un departamento que compartía con dos amigas entrerrianas por calle San Martín, entre San Lorenzo y Urquiza, justo enfrente del hotel Savoy. Era mi primer año en la Universidad de Rosario, cursaba en la Siberia pero de camino a casa veía bailar tango en un salón contiguo del hotel, que tenía un ingreso por San Martín. Hasta que un día crucé y así empecé a aprender a bailar en el piso de damero del Savoy. Yo era una de las más jóvenes en la clase y bailaba con unos zapatos con poco taco que me habían quedado de algún cumple de 15.

Para ese momento no iba a las milongas sino a las peñas con los compañeros de facultad y a los bares con nombres de ciudades, pero a veces cuándo volvía a Pergamino los fines de semana a ver a mis padres iba a una que se hacía en el salón de una asociación española porque ahí encontraba a los amigos de mi padre, Miguelito y Cacho -los fijos- y algunos otros inmigrantes italianos que conocían a mi familia. En Buenos Aires frecuenté un tiempo las milongas y tomaba alguna clase pero sin mucha constancia, sobre todo iba con una amiga a La Viruta pero estaba fuera del ambiente así que disfrutaba más de ir a tomar algo a la Catedral del Tango y me gustaba mucho “Lo de Roberto”.

Volviendo a Shanghái, el siguiente paso fue contactarme con un profesor argentino a través del grupo de compatriotas y fui al estudio donde daba clases. Resulta que era la escuela más antigua de la ciudad, que en 2021 cumplió trece años de actividad. Me sorprendió que un domingo a la tarde unas treinta personas tomaran la clase y después se quedaran a bailar. Desde las 15.30 hasta las 20. La clase, en inglés y en chino, denomina “líderes y followers” para diferenciar los roles que generalmente interpretan el hombre y la mujer y se comienza a aprender con el abrazo abierto, es decir que los pechos de ambos bailarines no llegan a tocarse. La profesora que da la clase es de Taiwán, fue la primera alumna de esa escuela, hace más de diez años, y se dedica al sector turístico: administra un petit hotel en las afueras de Shanghái y coordina grupos. En un momento de la clase suena Por una cabeza, pero es el ringtone del celular de uno de los alumnos.

Cuando me saqué suficientemente el óxido, me puse el único vestido negro que me había traído de Argentina, los zapatos que me compré en Taobao -el sitio de compras online chino- y me fui a experimentar, y perderme, en el circuito chino de las milongas.

En un departamento a dos cuadras del subte 9 suena un tango, las luces de colores dibujan círculos en las paredes de color celeste y dan una tonalidad azulada a todo el ambiente, alrededor de la pista hay pequeñas mesas con manteles y una barra para pedir un trago -inclusive un Fernet con Coca-; unas diez parejas bailan abrazadas en un quinto de piso de un edificio que no se entiende si son oficinas o vive gente. Son las 9 de la mañana de un viernes en Argentina y las 10 de la noche del mismo viernes que ya termina en Shanghái.

tangochino 4 - WechatIMG63 (1).jpeg

El tango ofrece varias posibilidades durante la tarde y noche: se puede bailar de martes a domingos en diferentes prácticas y milongas. Los sábados y domingos hay más de un lugar y horario para elegir. Se puede comenzar los sábados a la tarde en un salón en un primer piso ubicado en una calle céntrica llena de cafés, restaurantes y extranjeros. Allí lo frecuentan alrededor de veinte personas, comienza a las 14 y continúa hasta las 18. Después de esa primera sesión los tangueros van a comer, ya que es perfecto para el horario de cena chino y permite llegar a tiempo a la siguiente milonga que comenzará a partir de las 20, “Shirley”. Es la milonga más grande. Fue creada hace tres años en un salón antiguo con columnas de madera al que podríamos imaginar en el microcentro porteño. En el mismo lugar funciona la escuela de tango “Carlos Gardel”.

Otra de las milongas se llama Te Amo y cumplió 500 milongas el 25 de agosto de 2021. Comenzó en 2017, aunque tiene un antecedente en un café durante el año anterior: quien lo organiza pensó en buscar un lugar nuevo después de pasar un mes en el verano porteño recorriendo milongas. Dice que muchos no saben qué significa "te amo", que en un principio pensó en llamarla “Gossip” como rumor o, mejor, chisme. Los miércoles y domingos a partir de las 20 llegan los bailarines y bailarinas a un local ambientado como una versión libre de Moulin Rouge pero donde suena tango, el trago más famoso es el Long Island y los DJ -en su mayoría hombres y chinos- se alternan pero también pasan música frecuentemente un coreano y algún argentino que está de paso. Entre 30 y 70 aficionados aproximadamente transitan cada noche y por lo general son personas que bailan desde hace más de un año. Es decir, los principiantes -sobre todo hombres- no las frecuentan. En su mayoría son parejas heterosexuales pero algunas mujeres hacen de líderes, aunque son pocas, alrededor de diez. De hecho, conozco dos que solo lideran durante la milonga, otras alternan roles por tandas, cambiándose los zapatos.

Los precios de las entradas van desde 60 a 80 yuanes (entre 9 y 12 dólares), generalmente con una bebida, y algunas sirven fruta cortada como sandía a modo de tentempié.

Y de repente ahí me encontraba, desde el Savoy a Te Amo, confundida, deambulando entre tangos, valses y milongas, una mezcla entre Gastón Pauls en La suerte está echada, de Sebastián Borensztein (2005) y los textos de Marita Carozzi (Así se baila el tango, 2015), donde describe y analiza su recorrido etnográfico por las milongas porteñas.

Lo mismo ocurre en Beijing, hay milongas casi todos los días de la semana en lugares tan diversos como salones ambientados para la enseñanza de danza clásica con espejos en las paredes y barras, un departamento o un restaurante donde se va armando la milonga mientras otros todavía están cenando. La de los viernes a la noche se llama Vida Mía y los domingos Caricias, organizadas por la misma persona. Esta última tiene la particularidad de que los DJs son argentinos y pasan música online desde Argentina mientras las parejas bailan en la noche pekinesa.

tangochino 5 - afiche te amo 33491336_378905952595094_2595962049989181440_n.jpg

Durante al menos una tanda musical no se escucha tango sino una selección de temas como Mil pasos, de Soha, Dreams, de Fleetwood Mac, To tango tis Nefelis, de Haris Alexiou, y Ariele e Calibano, de Sineterra, y también en algunas milongas puede sonar hacia el final de la noche una tanda especial con música china, con canciones que algunos prefieren tristes y románticas de artistas como Jay Chou.

Siempre se baila con pistas y no hay milongas con orquesta en vivo. El único antecedente en lo que llevo de mi estancia fue un concierto de bandoneón organizado por el Instituto Cervantes con la participación de Wang Dan, la primera bandoneonista china que estudió en Argentina.

Franco es DJ además de bailarín, eligió ese nombre italiano porque es fanático de películas como El padrino. Cuando le pregunté por qué le gustaba el tango y cómo lo descubrió, me dijo que cree que nació tarde, porque le gusta todo lo que es viejo: la música, la moda, el cine y, por supuesto, el tango.

Este año se realizó la onceava edición del festival internacional de tango de Shanghái durante tres días en el salón de un hotel con más de cuatrocientos asistentes, según confirmaron los organizadores. Consiste en varias sesiones de milonga, ocho en total de entre cuatro y cinco horas de duración con diferentes DJ -una sola mujer-, que comienzan a la tarde y llegan a hasta la madrugada y alternan diferentes códigos de vestuario como oriental chinoiserie de los años 20: The Great Gatsby, y por color Hot Chili Pepper, Purple Dream o Deep Blue Sea. La versión Covid incluyó intervenciones online de parejas argentinas desde ciudades italianas, Viena y Buenos Aires que se exhibieron de manera virtual. El pase libre para los tres días comprado anticipadamente costaba 1100 RMB (170 dólares aproximadamente) y entre 170 y 330 RMB cada milonga (26 y 51 dólares respectivamente).

Del 10 al 12 de septiembre los bailarines tuvieron cita en la ciudad de Chongqing, conocida por su gastronomía picante y ubicada en el centro de China, para pasar otros tres días y madrugadas bailando en lo que fue la cuarta edición de ese festival. Concurrieron unas 250 personas de las cuales diez eran extranjeros. Acá los códigos de vestuarios estuvieron más en sintonía con la naturaleza: “Una noche maravillosa en el jardín”, “Un encuentro con el bosque”, “El viento junto al río”, por lo que se veía mucho verde y azul en los vestuarios femeninos y hermosos vestidos con flores. El espacio elegido para la milonga era menos lujoso que en el festival de Shanghái y por momentos se confundía con un cumpleaños de 15 o una fiesta de graduación.

Como parte del calendario de festivales, en abril se realizó uno en Sanya, que es uno de los destinos turísticos preferidos por los locales por sus playas, y estaba previsto un festival de tango en la ciudad de Xiamen durante el verano pero fue reprogramado.

Hay profesores argentinos que trabajan en China dando clases como freelancers, y se mueven entre Beijing, Guangzhou, Shanghái y la pujante Chongqing, que son las ciudades con más estudios de tango. Ahí ofrecen clases grupales y privadas, y se quedan alrededor de dos meses. En Shanghái y Hangzhou hay dos escuelas cuyos dueños son argentinos. A veces también participan como jurados en competencias locales. Durante la pandemia algunas escuelas también decidieron hacer clases online con parejas argentinas por zoom.

Tenía curiosidad por saber cómo los chinos conocen el tango y porque empiezan a tomar clases. Sobre esto pensaba que muchos habían visto Happy Together, la película de Wong Kar-wai (1997) donde uno de los personajes trabaja en el bar Sur en San Telmo, pero no era muy mencionada como referencia al igual que La lección de tango, de Sally Potter (1997), a la que solo unos pocos nombraban como antecedentes de su acercamiento al tango.

Le pregunté a una de mis conocidas chinas que habla inglés y me contó que empezó bailando salsa y un compañero le indicó dónde bailar tango. Desde que baila tango, lo prefiere.

Un hombre de más de sesenta años conoció el tango a través de una amiga que volvió de EEUU y a partir de ahí empezó a aprender y ella fue su primera pareja de baile, hace más de una década. Me contó que fue a milongas en Buenos Aires y en París, aprovechando viajes de trabajo para bailar.

“El tango me salvó” escuché dos veces en el relato de un empresario de Taiwán que vive y trabaja en China, y quedó separado de su familia muchos meses por la pandemia. La segunda fue una ascendente bailarina, muy solicitada en las milongas, que me contó que se siente muy presionada por su familia para casarse porque tiene casi treinta años, proviene de una ciudad del interior chino y tiene una relación desde hace largo tiempo con su pareja.

En una milonga me acerqué a hablar con una mujer de unos 50 años que estaba sola, me contó que descubrió el tango en Tailandia, donde vivió por más de dos décadas. Estaba probando diferentes clases de danza de salón y se enamoró. Coincidió con su divorcio y dice que se aferró al tango, y la ayudó a transitar ese momento. Sin embargo, también dice que baila menos de lo que quisiera.

Tango chino, entre chinos y extranjeras

Una tanda consta de cuatro tangos seguidos que terminan con otro tema, de otro género, para marcar el final de la tanda. La pareja baila la tanda completa a partir del primero o segundo tango. La pausa entre tandas permite descansar, tomar algo y cambiar de pareja.

El mayor problema que encontré es que me pasaba varias tandas esperando que alguien me sacara a bailar. A veces he contado hasta cuatro tandas sentada, es decir dieciséis tangos mirando a los demás bailar y sintiéndome frustrada. Así conocí a mis primeras amigas del tango: casualmente eran otras extranjeras, dos francesas y una húngara. Mi primera teoría, entonces, fue que a las extranjeras las sacan a bailar menos y me pregunté cómo le iría a una china en una milonga argentina. Me di cuenta de que no tenía que ver con el nivel de la bailarina, ya que muchas chicas más nuevas bailaban más. Odiaba ver cuando alguna se cambiaba los zapatos porque le dolían los pies de tanto bailar y yo seguía sentada en el mismo lugar por horas.

Sostuve esta teoría de “extranjera” por un tiempo pero después fui sumando otros argumentos. Otro punto importante fue considerar que había otras extranjeras que bailan más que yo. ¿Cómo hacen? ¿Miran más? ¿Son más persistentes?

El segundo argumento fue que no me sacaban mucho porque no me conocían, porque son tímidos y quizás no hablan inglés -y mi chino sigue siendo básico-. Se los pregunté a algunos hombres durante una cena y uno dijo que él cuando ve a una extranjera asume que baila bien, lo que habla más de la autoestima del líder que de la seguidora. “El buen bailarín se ve en la mirada”, me respondió un profesor de tango de origen chino. Sin embargo, unos días después en una milonga lo vi bastante concentrado en su celular y cuando bailó ya sabía con quien quería bailar.

Pensé que cuanto más fuera a las milongas me volvería una cara familiar pero el tema es que después de un tiempo, el ambiente es el mismo, son las mismas personas, y los que no me sacaban, seguían sin hacerlo. De hecho, conocí a personas en Beijing a quienes después vi en Shanghái. Lo siguiente que pensé -descartando opciones- es que era invisible, que no me veían, hasta que un hombre que me sacó a bailar me dijo que me había visto la semana anterior en una milonga y recordaba que yo tenía puesto un vestido rosa. Otro ejemplo para descartar la teoría de mi invisibilidad fue otro hombre chino, al que había visto al menos en cuatro milongas en un promedio de dos semanas, y a quien alguien en común nos presentó, por lo que tuvimos una miniconversación y todas las otras veces que lo encontré nos saludamos, pero nunca me invitaba a bailar. Una noche me encontré con su mirada y dudé hasta el último minuto de que fuera para mí, hasta que se acercó lo suficiente como para que no hubiera dudas. Cuando me paré aceptando su “cabeceo” él dijo “¡finalmente!”, y yo no podría haber estado más de acuerdo.

Mientras tanto seguía yendo a las milongas y alternaba entre ser paciente o preguntar yo directamente a los hombres e invitarlos a bailar, y salvo dos o tres excepciones, accedían. Mi staff permanente de milongueros eran los extranjeros: un argentino, un mexicano, un serbio y un griego, cuando los encontraba siempre me sacaban a bailar.

Y había una zona gris de potenciales líderes que me invitaban a bailar, para mi sorpresa, que eran hombres de entre 50 y 60 años, que llevan mucho tiempo bailando tango, muy caballerosos que no se muestran tímidos, hablan algo de inglés y que inclusive conversan entre tango y tango.

Mi próximo paso fue cuando decidí preguntarles a las mujeres chinas cómo hacían ellas y se sintieron animadas a darme consejos. Me sorprendió también saber que se han sentido frustradas muchas veces por la competencia -un término que conocen bien en China- con chicas más jóvenes. Una de ellas de alrededor de cuarenta años fue muy clara con sus indicaciones: “Tenes que trabajar en tus habilidades. Si querés bailar no te sientes cómoda y relajada, sentate sola, lejos de tus amigas y cambiá de lugar durante la noche”.

Otra de las consultadas destacó el aspecto social del tango y se ofreció para presentarme a la gente. Dice que hizo amigos, que es un buen plan ir a cenar antes con los compañeros de clase y afirmó que el 80 % de quienes bailan con ella en la milonga son sus amigos.

Algo que me sorprendió, en mi proceso de tratar de entender cómo funciona acá, es que los “mejores bailarines” -que llamaremos “expertos”- nunca sacaban a bailar ni siquiera a sus amigas chinas, sino solo a las que son calificadas de “avanzadas” porque frecuentan esas clases. Entendí entonces que hay ciertos grupos de personas que bailan entre ellas: promedian los treinta años, van a todas las milongas, algunos también son DJs y se sientan siempre juntos. Hay dos en particular que por su estilo me parecen graciosos, uno viste una camisa negra con ananás como si estuviera en Hawái y otro baila con una especie de collar blanco que parecen auriculares, pero en realidad son dos pequeños ventiladores que le refrescan el cuello.

Es decir, yo había estado mirando en la dirección equivocada a los del grupo al que no pertenezco, pero hay otros. El mapa se completaba entre los “expertos”, los “experimentados”, el de los “extranjeros” que son más relajados y ya entendimos que son “mi presa fácil” y el de los “chinos tímidos” que recuerdan el color de mi vestido, que por cierto me gusta mucho.

Para mi cumpleaños sucedió algo curioso: una amiga italiana le dijo al dueño de la milonga que era mi cumpleaños y me ofrecieron a modo de regalo un “snowball”. Es decir, durante un tango diferentes hombres me sacaron a bailar y ¿adivinen qué?: fueron siete hombres, sí, siete expertos, que nunca me habían invitado a bailar, ni antes ni después de mi cumpleaños.

Por último, me parece importante agregar algo más sobre los extranjeros, especialmente los argentinos. Los profesores de tango argentinos no bailan mucho en las milongas, creo que van más a relajarse y tomar algo en un ambiente donde conocen a todos. El más joven de ellos describió que se siente codiciado por las miradas de las mujeres, que son persistentes.

Otros dos conversan en un salón contiguo a la pista en el Festival Internacional de Tango de Shanghái, están tomando una cerveza. Me acerco a saludar y les pregunto si no bailan por causa del piso, que era bastante feo. Dicen que no es por el piso pero hacen caras, entonces les pregunto si es que “no hay códigos”. No es que sea adivina, pero es algo que en las clases repiten mucho sobre cómo comportarse en la milonga para no lastimar a nadie, de que hay pasos que no pueden usarse porque requieren más espacio y cómo respetar la línea de danza imaginaria, entre otros consejos.

De hecho, me parecía muy repetitivo el mensaje hasta que una vez me pegaron una patada mientras estaba en la milonga, ¡sentada!

tangochino 1 - 1531136281 edit (1).jpg

La última tanda

Mi amiga Jenny aprendió a bailar tango en Hungría y recuerda que escuchó por primera vez Piazzolla cuando era adolescente en un concierto en su tierra natal. Frecuenta mucho las milongas y ella misma se reconoce como “una cara conocida”, además a su favor tiene un nivel de chino avanzado. Según su punto de vista, no son los hombres los que eligen sino la mujer cuando decide mantener o desviar la mirada. Me pareció interesante mencionarlo al final de esta crónica sobre mi experiencia en el tango en China como performer.

El tango chino adquirió características propias en las cuales crece, se mantiene pero sobre todo existe con fuerza desde hace más de una década. Al mismo tiempo, vi personas de diferentes nacionalidades bailando tango que, aun con códigos diferentes, entienden el lenguaje de la danza.

¿“Llevamos el tango en la sangre”, como dicen por ahí? Lo cierto es que saber bailar tango permite llevarlo conmigo donde vaya, pero aun así necesito de otro para bailar.

Volví al tango porque estoy lejos pero también porque sabía cómo hacerlo, cómo hacer algo que me identifica en un país tan lejano y distinto. Sin embargo, eso también genera una tensión. La situación de encontrar a un compañero de baile muchas veces me incomodó, conectar físicamente con un desconocido, dejarse llevar pero a la vez estar atenta con el cuerpo para saber intuitivamente cómo responder a una marca sigue siendo desafiante y ahí radica para mí lo fascinante de la danza: el encuentro con otro siempre es una experiencia diferente, más allá de lo controvertido de los códigos.

Creo que quería tanto bailar porque cada vez que lo hacía cerraba los ojos y extrañaba un poco menos. Y además porque cuando se produce “el encuentro” y se siente la conexión, uno se dice a sí mismo: “¡Finalmente!”.

Ver comentarios

Las más leídas

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Polémica porque al hijo de Rosatti no le sacaron el auto pese a manejar borracho

Polémica porque al hijo de Rosatti no le sacaron el auto pese a manejar borracho

Una youtuber rosarina consiguió que sus seguidores le paguen el alquiler

Una youtuber rosarina consiguió que sus seguidores le paguen el alquiler

Edición impresa

lunes 10 de enero de 2022

latapa.jpg

"Fuerza, Pablo": el deseo de pronta recuperación para Javkin se volvió tendencia en redes

El intendente rosarino anunció que le detectaron una patología prostática por la que deberá ser tratado. Políticos de diferentes fuerzas, personalidades locales y ciudadanos se unieron para llevarle un mismo mensaje

Fuerza, Pablo: el deseo de pronta recuperación para Javkin se volvió tendencia en redes
Qué es una patología prostática y qué estudios de detección temprana existen
La ciudad

Qué es una patología prostática y qué estudios de detección temprana existen

La ciudad

Al intendente Javkin le detectaron una patología prostática, por la que deberá ser tratado

Leonel Vangioni, a un paso de volver a Newells luego de 10 años
ovacion

Leonel Vangioni, a un paso de volver a Newell's luego de 10 años

Una youtuber rosarina consiguió que sus seguidores le paguen el alquiler
TENDENCIAS

Una youtuber rosarina consiguió que sus seguidores le paguen el alquiler

Argentina podría convertirse esta semana en el lugar más cálido del planeta
Información General

Argentina podría convertirse esta semana en el lugar más cálido del planeta

Dejanos tu comentario
Las más leídas
Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Polémica porque al hijo de Rosatti no le sacaron el auto pese a manejar borracho

Polémica porque al hijo de Rosatti no le sacaron el auto pese a manejar borracho

Una youtuber rosarina consiguió que sus seguidores le paguen el alquiler

Una youtuber rosarina consiguió que sus seguidores le paguen el alquiler

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito

Rosario Central: el capitán Emiliano Vecchio se viene con todo

Rosario Central: el capitán Emiliano Vecchio se viene con todo

Lo más importante
Fuerza, Pablo: el deseo de pronta recuperación para Javkin se volvió tendencia en redes
La ciudad

"Fuerza, Pablo": el deseo de pronta recuperación para Javkin se volvió tendencia en redes

Qué es una patología prostática y qué estudios de detección temprana existen

Qué es una patología prostática y qué estudios de detección temprana existen

Al intendente Javkin le detectaron una patología prostática, por la que deberá ser tratado

Al intendente Javkin le detectaron una patología prostática, por la que deberá ser tratado

Leonel Vangioni, a un paso de volver a Newells luego de 10 años

Leonel Vangioni, a un paso de volver a Newell's luego de 10 años

Ovación
El fútbol argentino posterga el inicio de la Copa de la Liga por una semana
Ovación

El fútbol argentino posterga el inicio de la Copa de la Liga por una semana

Leonel Vangioni, a un paso de volver a Newells luego de 10 años

Leonel Vangioni, a un paso de volver a Newell's luego de 10 años

Rafa Nadal consideró que lo más justo es que Djokovic juegue el Abierto de Australia

Rafa Nadal consideró que "lo más justo" es que Djokovic juegue el Abierto de Australia

La Justicia australiana ordenó la liberación de Djokovic pero no se sabe si podrá jugar

La Justicia australiana ordenó la liberación de Djokovic pero no se sabe si podrá jugar

Policiales
Billetera Santa Fe  sigue por ahora con los días y  beneficios vigentes

Por Lucas Ameriso

La Ciudad

Billetera Santa Fe sigue "por ahora" con los días y beneficios vigentes

Repavimentarán tramos de las calles San Lorenzo, Santa Fe y San Luis

Por Nicolás Maggi

La Ciudad

Repavimentarán tramos de las calles San Lorenzo, Santa Fe y San Luis

La Justicia australiana ordenó la liberación de Djokovic pero no se sabe si podrá jugar
OVACIÓN

La Justicia australiana ordenó la liberación de Djokovic pero no se sabe si podrá jugar

Rafa Nadal consideró que lo más justo es que Djokovic juegue el Abierto de Australia
OVACIÓN

Rafa Nadal consideró que "lo más justo" es que Djokovic juegue el Abierto de Australia

Aguas Santafesinas suspende la atención presencial hasta nuevo aviso
LA CIUDAD

Aguas Santafesinas suspende la atención presencial hasta nuevo aviso

Un fuerte sismo de 5.7 grados en escala Richter sacudió Tucumán durante la madrugada
Información General

Un fuerte sismo de 5.7 grados en escala Richter sacudió Tucumán durante la madrugada

Pescadores reclaman su espacio en la desembocadura del arroyo Ludueña

Por Tomás Barrandeguy

La Ciudad

Pescadores reclaman su espacio en la desembocadura del arroyo Ludueña

Con el objetivo de bajar la inflación, se viene la nueva lista de Precios Cuidados
Economia

Con el objetivo de bajar la inflación, se viene la nueva lista de Precios Cuidados

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito
La Ciudad

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito

Vetar o no los cambios a la ley tributaria, una cuestión de peso para la Casa Gris

Por Javier Felcaro

Política

Vetar o no los cambios a la ley tributaria, una cuestión de peso para la Casa Gris

Algunos en nuestro espacio tienen la posición de que explote todo, dijo Morales
Política

"Algunos en nuestro espacio tienen la posición de que explote todo", dijo Morales

Claves de la condena a perpetua por la violación y femicidio de una nena
Policiales

Claves de la condena a perpetua por la violación y femicidio de una nena

El Papa Francisco planteó que las vacunas son la solución más razonable contra el coronavirus
Pandemia

El Papa Francisco planteó que las vacunas son "la solución más razonable" contra el coronavirus

Esperanza: condenaron a once años a un hombre  que abusó de una niña
LA REGIÓN

Esperanza: condenaron a once años a un hombre que abusó de una niña

Vizzotti dijo que se estudia disminuir el tiempo de aislamiento por Covid
Pandemia

Vizzotti dijo que se estudia disminuir el tiempo de aislamiento por Covid

Rosario reportó poco más de mil nuevos casos de Covid y no hubo muertes
Pandemia

Rosario reportó poco más de mil nuevos casos de Covid y no hubo muertes

Camino de la Cremería: reanudan los trabajos en la ruta provincial N° 25
LA REGIÓN

Camino de la Cremería: reanudan los trabajos en la ruta provincial N° 25

Empleados del municipio de Venado se perfeccionan en diferentes áreas
La Región

Empleados del municipio de Venado se perfeccionan en diferentes áreas

Un argentino quiere el águila del Graf Spee para hacerla volar en pedazos
Información General

Un argentino quiere el águila del Graf Spee para "hacerla volar en pedazos"

Ingenieros apoyan la exploración petrolera frente a la costa bonaerense
Información General

Ingenieros apoyan la exploración petrolera frente a la costa bonaerense

Condenado por matar de diez balazos a un adolescente en Santa Fe
Policiales

Condenado por matar de diez balazos a un adolescente en Santa Fe

Cómo fue la secuencia final en la vida de un joven asesinado de un puntazo

Por Leo Graciarena

POLICIALES

Cómo fue la secuencia final en la vida de un joven asesinado de un puntazo

El presidente Fernández prepara el viaje a China para el 5 de febrero
Política

El presidente Fernández prepara el viaje a China para el 5 de febrero

Ritondo será ungido jefe del interbloque JxC durante la cita de febrero en Santa Fe
Política

Ritondo será ungido jefe del interbloque JxC durante la cita de febrero en Santa Fe

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba
La Región

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Otra vez se suspendieron los cruces a la isla desde La Fluvial
La Ciudad

Otra vez se suspendieron los cruces a la isla desde La Fluvial

Hubo 73.319 contagios en las últimas 24 horas en Argentina y 27 muertes
Pandemia

Hubo 73.319 contagios en las últimas 24 horas en Argentina y 27 muertes

La ley española ahora trata a las mascotas como seres sintientes
Información General

La ley española ahora trata a las mascotas como seres sintientes

Masiva bicicleteada para pedir justicia por la mujer atropellada en Palermo
Información General

Masiva bicicleteada para pedir justicia por la mujer atropellada en Palermo

Incendio en Nueva York: 19 personas murieron, entre ellos nueve niños
Información General

Incendio en Nueva York: 19 personas murieron, entre ellos nueve niños

Video: muertes tras un derrumbe sobre lanchas con turistas en Brasil
Información general

Video: muertes tras un derrumbe sobre lanchas con turistas en Brasil