Pandemia

Usar o no la vacuna de AstraZeneca se transformó en un dilema mundial

Los gobiernos europeos no salen de las dudas ante reportes de que causa coágulos. Francia, Alemania, España e Italia la suspendieron

Martes 16 de Marzo de 2021

Países desarrollados del mundo enfrentan esta semana un difícil dilema: permitir el uso de la vacuna de AstraZeneca o suspenderlo ante reportes de que causan coágulos sanguíneos.

  La situación ha dividido a los gobiernos, obligando a los líderes a evaluar los riesgos de suspender el uso de dicha vacuna en momentos en que muchas naciones, especialmente en Europa, están sufriendo dificultades logísticas en su campaña y enfrentándose a sectores de la población reacias a inyectarse.

  La Agencia Europea del Medicamento (EMA), si bien ayer avaló su uso, informará el jueves sobre una eventual relación entre el fármaco y la formación de coágulos o trombos, que pueden provocar flebitis e incluso embolias pulmonares.

   El Instituto Médico Paul-Ehrlich, que asesora al gobierno alemán, dio cuenta de una “acumulación sorprendente de una forma específica de trombosis venosa cerebral (formación de coágulos en las venas del cerebro) muy inhabitual, asociada a un déficit de plaquetas sanguíneas”, lo que ocasionó que Alemania suspendiera el uso de la vacuna como medida preventiva. Francia, España e Italia siguieron el ejemplo.

   Entre más de 1,6 millones de inyecciones con la vacuna de AstraZeneca en Alemania solo siete casos de trombosis venosa cerebral fueron registrados en el país.

   Hasta el momento no hay ninguna prueba de causa-efecto entre la vacuna y estas afecciones.

   La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) reiteró ayer que el “número de casos tromboembólicos entre las personas vacunadas no parece ser más elevado que entre la población”.

   El doctor Alain Fischer, responsable de la campaña de vacunación en Francia, admitió que se trata de un número “reducidísimo de casos”, pero explicó que lo que interesa a los especialistas es el carácter atípico de estos casos.

   Al respecto, algunos especialistas sostienen que es el propio virus el que puede provocar coágulos sanguíneos por lo que es posible que “algunos de los problemas que se observan ahora no se deban a la vacuna sino al Covid” entre gente infectada antes de ser vacunada, según Stephen Evans, de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, citado por el organismo británcio Science Media Centre.

   “Seguimos firmemente convencidos de que las ventajas de la vacuna de AstraZeneca en la prevención de la Covid-19, asociadas al riesgo de hospitalización y muerte, son superiores al riesgo de estos efectos secundarios”, declaró la máxima responsable de la EMA, Emer Cooke.

   “Detener esta campaña a sabiendas de que existe semejante circulación del virus sería irresponsable, porque es una protección segura y eficaz contra esta enfermedad”, aseguró ayer el ministro belga de Sanidad, Frank Vandenbroucke.

   Por su parte, la infectóloga Odile Launay, miembro del Comité de vacunas anticovid creado por el Gobierno francés, advirtió que “sea cual sea la decisión que tome” la EMA el jueves “será difícil en términos de comunicación”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS