La ciudad

La Terminal de Omnibus de Rosario permanece casi desierta

Tiene no más de 10 locales abiertos, pero el movimiento es poquísimo, a la espera del regreso de la actividad.

Sábado 17 de Octubre de 2020

La Terminal de Omnibus Mariano Moreno está casi desierta, con nula actividad, pero con la expectativa de que se reactiven los viajes terrestres de larga distancia como lo anunció esta semana el gobierno Nacional. Mientras se esperan definiciones concretas, la estación de Santa Fe y Cafferata mantiene todas la boleterías de las empresas de transporte cerradas desde marzo, mínimos servicios, como el del Banco Municipal, el destacamento policial, la unidad sanitaria y no más de diez locales entre bares, quioscos, farmacia y regalerías, que buscan imprimirle algo de vida a las deshabitadas plataformas.

Pocos osados o solitarios caminantes se acercan a la desolada terminal de ómnibus de Rosario que, desde marzo, cuando se impuso la cuarentena luce con andenes vacíos, ahora ocupados por unos pocos autos particulares, boleterías cerradas, bares con sillas sobre mesas repletas de polvillo, y la mayoría de los negocios con las persianas bajas, al menos hasta que llegue la “nueva normalidad”.

El escaso movimiento está marcado por las combis que arriban diariamente con personas repatriadas, procedentes de otros países desde el aeropuerto de Ezeiza, como el caso del Alejo Apud, entrenador del tenista rosarino Renzo Olivo, quien llegó ayer al mediodía desde Estados Unidos y se encontró con La Capital.

Los no más de diez negocios que abrieron en junio cuando se flexibilizaron las medidas vivieron de las escasísimas ventas a los empleados del Banco Municipal y de la seguridad del edificio, miembros de la fuerzas policiales que son trasladados en grupos por la mañana y por la noche a sus lugares de origen, y algún vecino olvidadizo que se quedó sin cigarrillos, caramelos, algún protector gástrico, preservativos o la “pastilla azul”, según contaron en el lugar.

A pesar de todo, para la farmacia la situación significó algo de ingresos, según describió Solana, una de las empleadas. Distinguió como dato llamativo que el sildenafil (conocido como Viagra), los preservativos y los protectores gástricos se vendieron muy bien. “La gente esta sola y, bueno, quiere pasarla bien”, explicó la joven con soltura, aunque espera la llegada de los micros para que se potencie la actividad comercial.

terminal de colectivos bondis omnibus coronavirus pandemia

Algunos quioscos o regalerías, la agencia de lotería, la librería y un local de telefonía trabajan con horario corrido, de 8 a 19. Mientras acomodaba vajillas, mesas, tiraba carteles con precios devorados por la inflación y desempolvaba utensilios, una joven encargada de un bar fue muy gráfica al describir el panorama ante una consulta de este diario: “Si no hay colectivos, no tenemos clientes, es corta”.

Contundente, la chica indicó que la terminal tiene su propia reglamentación en relación a los bares (no necesariamente se ajusta a las disposiciones para los locales que están a la calle) y mientras se esperanzó por una pronta definición, aprovechaba para acondicionar el espacio. El único bar abierto es Muba, de la cooperativa de trabajadores que recuperaron el espacio. Con un par de clientes en sus mesas ayer le daba algo de vida al lugar.

Todas las boleterías de las empresas de transporte ubicadas en el largo pasillo que da por Santa Fe estaban cerradas, y los blindex de los mostradores tapados con cartones, diarios o carteles informativos. Las únicas abiertas eran las Nº 27, de la empresa Singer, y 30, de Nuestra Señora de la Asunción, pero solo para giro o retiro de dinero, o pago de impuestos.

Ante alguna información poco clara, una joven brasileña, estudiante de Ciencias Médicas, se acercó a una de esas ventanillas que ofrece viajes a su tierra natal. Preguntó si le vendían pasajes, pero la respuesta fue negativa. “Hace un año que estoy acá, quiero volver a San Pablo vía Florianópolis, pero no se puede. Y pregunté por los vuelos, pero sale uno por semana y son carísimos”, dijo.

terminal de colectivos bondis omnibus coronavirus pandemia

Las autoridades de la Terminal decidieron no hacer anuncios oficiales hasta tanto la provincia avance en la adhesión al decreto nacional 221/2020, que levantó las restricciones al transporte terrestre de pasajeros de media y larga distancia, y también a los vuelos regulares internacionales y de cabotaje.

En principio, trascendió que las grandes ciudades como Buenos Aires, Rosario, Córdoba o Santa Fe van a funcionar como puntos de conexión territorial. Pero seguirán cerradas las estaciones de los pueblos o ciudades más pequeñas, con lo que el traslado de las personas hacía o desde esas ciudades obligaría a realizar otras conexiones.

La estación busca recuperar algo de movimiento con vistas a una temporada 2021 que asoma repleta de incertidumbre. Salvo que la situación sanitaria dé un vuelco rotundo, no hay demasiadas expectativas de recuperación.

En relación a los comercios, el ente que administra la terminal decidió no cobrar los alquileres, por lo tanto no hubo cierres definitivos, sino temporales hasta que se vuelva a una cierta normalidad. Según pudo saber este medio, las autoridades locales aguardan el decreto nacional que ponga claridad sobre el regreso de los micros de larga distancia. Después, el Ministerio de Salud provincial deberá adecuar los protocolos.

Mientras se espera por una reunión entre los gobernadores (sería la semana próxima) para avanzar sobre esa cuestión, las empresas de transporte igualmente hacen números. Si, como se dice, podrán hacer un viaje diario y con el 30 por ciento de la capacidad de pasajeros, no les cerraría la ecuación en relación a los costos de combustible, peaje o mantenimiento de unidades.

El repatriado que trabajó en Roland Garros

Parte del movimiento que mantiene viva a la Terminal de Omnibus Mariano Moreno es la llegada cotidiana de repatriados. Atrás quedaron las imágenes de los micros con decenas de personas que regresaban de destinos internacionales después de angustiosos trámites. Ahora con un solo servicio de combis alcanza para el traslado de los pasajeros desde Ezeiza.

Ayer al mediodía el único sentado en una de esas unidades era Alejo Apud, el entrenador del tenista rosarino Renzo Olivo, que tuvo una activa participación en torneo Roland Garros en París (Francia), y también en otra competencia en Barcelona (España).

Cansado por el viaje, Alejo aceptó la charla con La Capital. “Vengo de Estados Unidos. Pero estuve un mes afuera en una gira con Renzo Olivo, en Francia y España. Además soy entrenador de la escuela de tenis del Club Regatas. Aclaralo, por favor”, pidió especialmente el joven de 28 años.

terminal de colectivos bondis omnibus coronavirus pandemia

Luego de llenar una declaración jurada con todos sus datos, Alejo fue revisado por las profesionales del puesto sanitario “Melvin Jones” de la estación. La médica Valeria Morbiducci y la licenciada en enfermería Blanca Millán Lara le tomaron la temperatura y le realizaron el chequeo clínico de rigor.

Sin síntomas   

El joven no presentó síntomas, pero los agentes policiales le notificaron el decreto nacional por el que está obligado a realizar una cuarenta de 14 días. Antes él aclaró que tanto en Francia como en España estuvo bajo estrictos protocolos.

“Fue todo muy riguroso, nos hicieron test cada dos días; íbamos del club al hotel y no nos dejaron hacer turismo. Incluso, luego de esos controles, te dan una credencial de apto que te habilita la entrada a los torneos. Sin embargo, de acuerdo a la situación de acá, pareciera que ahora corro más riesgo de contagiarme ahora”, indicó Apud, consciente y al tanto de la complicada situación sanitaria.

Por lo pronto, en París dispusieron un toque de queda desde las nueve de la noche hasta las seis de la mañana y nuevo estado de emergencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS