Información Gral

Travestis de las fuerzas de seguridad podrán usar el uniforme femenino

Lo dispuso la ministra Garré para el ámbito de la Policía Federal, Prefectura y Gendarmería. Los detenidos federales transexuales también tendrán derecho a celdas acordes a su identidad.

Jueves 01 de Diciembre de 2011

Los travestis y transexuales alistados en la Policía Federal y en las fuerzas de seguridad nacionales podrán usar uniforme femenino e ir a los baños y vestuarios de mujeres si así lo prefieren, según una resolución firmada por la ministra de Defensa, Nilda Garré.

La nota dispone que la misma situación corra para los detenidos en cárceles federales, quienes deberán ser alojados en celdas acordes a su identidad sexual.

La resolución debe leerse, desde otro costado, como una obligación de la Policía Federal y de todas las fuerzas de seguridad a respetar la identidad sexual autopercibida de travestis, transexuales y transgénero tanto de los agentes de los distintos organismos como de los detenidos y de cualquier ciudadano que realice un trámite en sus dependencias.

La instrucción de Garré a los jefes de la Policía Federal, la Gendarmería, la Prefectura y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) apunta, explica el sitio web del Ministerio de Seguridad, a respetar el "derecho a ser quien se es". Y es de cumplimiento obligatorio en todas esas fuerzas.

La resolución 1.181/2011 fue firmada el 25 de noviembre. "Toda persona que se identifica como mujer pasará a usar el uniforme femenino y los baños y vestuarios de mujeres", confirmó la directora de Derechos Humanos del Ministerio, Natalia Federman.

Lo mismo para los detenidos. Todos aquellos que se identifiquen como hombres deberán usar las celdas y baños masculinos y todas las detenidas que se identifiquen como mujeres, las celdas y baños femeninos. Para quienes "no se identifican con el binomio masculino/femenino", está previsto el alojamiento en celdas separadas.

Dado que no existe mecanismo para corroborar, en los casos en que surgieran dudas sobre la veracidad de la identidad sexual autopercibida de un detenido, este sería también alojado en una celda especial.

Federman dijo que, al menos por el momento, no hay inversiones previstas para el alojamiento y explicó que por ser tan baja la población de detenidos trans debería alcanzar con usar instalaciones ya existentes, como las celdas para menores en desuso en muchas comisarías.

Cualquier integrante de las fuerzas de seguridad que desee realizar la adecuación registral del género debe solicitarlo al Centro Integral de Género de la institución que forma parte.

Esos centros, que están terminando de conformarse, deberán estipular las condiciones de trabajo adecuadas, incluyendo la vestimenta y uniforme, el uso de instalaciones diferenciadas por sexo (baños, vestuarios) y "la asignación de tareas que correspondan según su identidad". Esto último es para algunas tareas muy específicas, como que quien se identifica como mujer no tenga que realizar un cacheo a un hombre y viceversa.

La resolución establece que en ningún caso se exigirá cirugía de reasignación sexual ni tratamiento hormonal para la concesión del trámite. Y que a las personas trans que no estén en las fuerzas de seguridad, los efectivos deberán tratarlas por su género autopercibido y con el nombre de pila que adoptaron.

También dispone que haya charlas y asesoramiento para "evitar conductas homofóbicas". "La idea es que haya capacitación y sensibilización para evitar situaciones de discriminación", resaltó Federman, al tiempo que puso de relieve que "en este momento hay personas trans en las fuerzas y no han tenido ningún inconveniente".

La medida de Garré fue celebrada por la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (Falgbt), que hace pocas semanas se había reunido con la ministra". "Celebramos la resolución y ya estamos trabajando con los ministerios de Seguridad de varias provincias para que resoluciones similares se extiendan a todo el país", expresó Esteban Paulón, su presidente, en un comunicado.

Diputados dio media sanción a la ley de identidad de género

La Cámara de Diputados dio media sanción y giró al Senado el proyecto de ley que habilita el reclamo de la rectificación en el DNI del sexo y el cambio del nombre de pila ante la sola solicitud del interesado.
  La norma establece que el trámite, que se realizará ante el Registro Nacional de las Personas, no necesita requisitos específicos, salvo la propia solicitud del interesado y tampoco requiere someterse a diagnósticos médicos, psiquiátricos, ni a cirugía. Tuvo 167 votos a favor, 17 y en contra y siete abstenciones.
  La media sanción es un “hecho histórico” que “implica un reconocimiento como personas, reconocimiento que nos negaban”, dijo Claudia Puccini, de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).
  Lohana Berkins, titular de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (Alitt), destacó que “la presidenta habla de mejorar la calidad institucional y la aprobación del proyecto demuestra que lo estamos logrando” y recordó “a las 800 travestis que murieron sin saber que este día podía llegar”.
  El proyecto aprobado en Diputados establece que las personas puedan modificar su sexo y nombre en el DNI sin trámite judicial ni otro requisito.
  El titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, el rosarino Agustín Rossi, aseguró que la aprobación de la ley de identidad de género “demuestra que somos una sociedad más tolerante”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario