Edición Impresa

Preso en la causa Monos aparece en fotos de un operativo de la Federal

Se trata de un hombre de 45 años que está acusado de proveer teléfonos a la banda. El juez pidió a la fuerza que le diga si es empleado y qué hace en las imágenes.

Sábado 06 de Julio de 2013

Un hombre de 45 años acusado de tener estrechos vínculos con la banda de Los Monos, al punto de que está preso por integrar con ellos una asociación ilícita, aparece en fotografías de un aparente procedimiento antidrogas de la Policía Federal utilizando insignias, armas y pertrechos de esa organización. El hallazgo impulsó al juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, a cargo de la causa que investiga bandas criminales, a remitir las imágenes a la superioridad de esta fuerza con sede en Buenos Aires, para que le informen si la persona en cuestión pertenece a la dotación de la Policía Federal. Y en ese caso con qué lugar de destino, qué grado y qué remuneración.

La persona que aparece en las fotos es Alejandro Ríos, de 45 años, quien la semana pasada fue detenido acusado de proveer equipos de comunicación a los miembros de la familia Cantero, que lidera la banda de Los Monos, y de manipular sus celulares y aparatos de radio para entorpecer los seguimientos judiciales. Las fotografías lo muestran junto a otras personas que utilizan elementos con identificación de la Policía Federal en lo que parecen ser operativos antinarcóticos.

En ellas se ven a varias personas usando implementos policiales frente a una estación de servicio YPF, sustancias empaquetadas que parecen ser estupefacientes y un remise o taxi de la ciudad de Posadas.

La situación abre varias vías de investigación. En una pesquisa donde están expuestas las relaciones entre miembros de las redes criminales y empleados de distintas fuerzas de seguridad, lo que motivó cinco detenciones de policías santafesinos, es un indicio más de estos oscuros vínculos, utilizados por las bandas para obtener información e impunidad.

Si Alejandro Ríos no es policía federal, como se presume, la cuestión a definir es cómo pudo obtener elementos de esa fuerza: en las fotografías se lo ve portando un arma larga, un chaleco con la sigla de la Policía Federal Argentina y una placa colgada que pertenece a esa institución.

Pero además es de interés para la causa establecer quiénes son los policías que aparecen en las fotos en una relación fraternal con Ríos, también conocido como "Negro Ale": si son empleados de la Policía Federal, en qué situación están tomadas las imágenes y si se trataba de un procedimiento regular de la fuerza.

Hace nueve días, el jueves 27 de junio, se allanó la vivienda de Alejandro Ríos, y un negocio llamado Call 911, en 27 de Febrero al 1000. De allí efectivos de la División Judicial de la Unidad Regional II secuestraron 200 aparatos de telefonía, 250 baterías para celulares, 150 plaquetas y carcasas plásticas de los equipos. La crónica publicada por La Capital el día siguiente indicó que los investigadores se llevaron de allí una credencial de la Policía Federal sin foto y una gorra perteneciente a la misma fuerza.

Con Los Monos. Fuentes de la causa señalaron que la pesquisa deja en claro que Alejandro R. tenía una relación estrecha con Claudio "Pájaro" Cantero, asesinado el 26 de mayo pasado, y con su hermano de crianza Ramón "Monchi" Machuca.

El contacto entre Alejandro Ríos y los hermanos Cantero era regular: se reunían para jugar al fútbol o a las cartas y para cenar. El día de su detención este diario consignó que se le atribuían a Alejandro Ríos contactos fluidos con personal policial.

Sea cual fuera la respuesta al oficio emitido por el juez Vienna, toda la circunstancia parece salpicar a la Policía Federal: hay un hombre preso por asociación ilícita, Ríos, conectado a bandas criminales, que aparece con pertrechos de esa institución. Y según suponen en la Justicia provincial también con empleados de la fuerza federal.

Las fotos remitidas a la Policía Federal aparecieron en el disco rígido de una computadora secuestrada en Zeballos al 700, según fuentes de la causa, donde vive Alejandro Ríos. De las escuchas se desprende que personas vinculadas a los Cantero dejaban en el negocio de Ríos flotas de teléfonos, que ellos llaman planteles, que se renovaban con distinta periodicidad: en ocasiones mensualmente y en otras cada quince días. El propósito era imposibilitar el eventual seguimiento judicial de sus actividades. Los planteles a renovar estaban integrados por una decena de aparatos de marcas Nextel y Blackberry.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS