POLICIALES

Un joven está grave tras recibir balazos en el rostro y en el pecho en un oscuro episodio

La familia de la víctima, afincada en la Vía Honda, indicó que "no tenía broncas con nadie". Fue internado en grave estado en el Hospital de Emergencias

Jueves 25 de Marzo de 2021

Bulevar Avellaneda entre bulevar Seguí y las vías paralelas a Laguna del Desierto. Catorce cuadras en medio de los barrios Vía Honda y Avellaneda Oeste sacudidos por la violencia armada en los últimos años y que, según los vecinos, empeoró en los últimos cinco meses. Territorios en los que cualquier cosa parece posible de suceder. El miércoles al atardecer Franco Emanuel L., un pintor de obra de 22 años, fue atacado con ferocidad a balazos a pocos metros de su casa en Avellaneda 4400. Recibió impactos sobre el lado izquierdo del hemitórax sin orificio de salida y dos impactos en el rostro, también sobre el lado izquierdo, que le afectaron el mentón. “Mi sobrino no tiene nada que ver. El iba de acompañante en un auto, dispararon hacia el vehículo y lo hirieron”, explicó una tía del hombre atacado. “Mi sobrino no tiene antecedentes. El ataque no era para él”, agregó.

La charla con distintos vecinos a los largo de unos 400 metros entre Avellaneda al 4400 y las vías de calle Laguna del Desierto ubicaron el ataque a balazos en tres puntos diferentes con al menos dos mecánicas distintas. “Estos son los casos en los que será muy difícil saber fehacientemente cual fue la mecánica real de los ocurrido”, explicó un vocero de la pesquisa comandada por la fiscal Gisela Paolicelli. Los lugares señalados por los vecinos fueron en Avellaneda al 4400, casi frente a la vivienda de la víctima; por Avellaneda a 200 metros de Uriburu (pasando la vía de Cagancha) y en los 450 metros que separan las dos vías (paralelas a La Vincha y Cagancha).

Sobre el hecho, la tía del muchacho indicó que su sobrino estaba como acompañante dentro de un auto que fue atacado a balazos y él, sin tener nada que ver con las circunstancias motivadoras de la agresión, fue baleado en el pecho y en el rostro. Otros vecinos confiaron que Franco Emanuel L. esperaba en la calle la llegada de su hermano para ir a jugar al fútbol cuando fue atacado. Y la tercera versión, similar a la que tiene documentada la investigación, es que la víctima estaba sobre Avellaneda, unos 200 metros al norte de Uriburu, cuando varios desconocidos llegaron en un auto (cuyas características se preservan para no entorpecer la pesquisa) y sin mediar palabras lo balearon. “¿Balearon a uno por santo? Porque por santo no balean a nadie por acá”, explicó con una sonrisa uno de los vecinos consultados.

>>Leer más: Manantiales, la calle de la Vía Honda donde acecha la muerte a balazos

Territorio picante

Desde hace tiempo, al menos los dos últimos años, los vecinos de Vía Honda y Avellaneda Oeste se cansaron de contar que el territorio está preso de la narcocriminalidad y esa actividad está monopolizada por Ariel “Viejo” Cantero. Un emprendimiento personal que se desarrollaría por fuera de la marca de Los Monos. Los vecinos hablan de él sin mencionar su apellido, señal inequívoca del miedo que provoca. Entre sus “gerentes” se menciona a un tal “Willy” y a Nelson “Pandu” Aguirre. También en este sector de Vía Honda vive “Bibi”, de 29 años y sindicada como pareja del Viejo. Otro jugador mencionado el último año se apoda “Gitano”, presunto rival del “Viejo”. Y días atrás pudo saberse que en inmediaciones de Patagones al 3900, donde mataron a Ramos, viven parientes políticos de un peso pesado detenido en Piñero con el cartel de “preso de alto perfil”.

En el marco de la investigación del crimen de Dora Quiroga, ocurrido el 4 de febrero de 2020 en Manantiales al 3700, un informe de inteligencia citado entre las evidencias del crimen señala que “la zona estaría actualmente disputada por dos bandas narcos, una comandada por quien dice llamarse «Mono» y otra” liderada por el mismo “Pandu” desde la cárcel. Con ese telón de fondo se dirimen las peleas territoriales y esa es la realidad en la que residen los vecinos de esas barriadas.

>>Leer más: El trasfondo de una disputa narco que se cobró la vida de una mujer inocente

Según explicó la tía de Franco Emanuel L. la víctima del ataque trabaja como pintor de obra en distintas localidades de la provincia. “Esta semana, como hay mal tiempo, se vino para Rosario. El no está en nada raro. No tiene antecedentes”, indicó. Otra versión que había circulado es el año pasado este muchacho había sido herido a balazos, algo que la familia descartó de plano. “Mi sobrino no tiene problemas con nadie. No es habitual que ande por el barrio porque trabaja fuera de Rosario. Se tienen que haber equivocado de persona”, dijo la mujer.

Malherido Franco Emanuel L. fue trasladado pasadas las 19 del miércoles en un auto particular hasta el hospital Carrasco y por la gravedad de su cuadro fue derivado al Clemente Alvarez, donde quedó internado en grave estado. La fiscal Paolicelli comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que trabajaran sobre territorio recabando testimonios que permitieran dilucidar la mecánica del hecho, motivación del ataque e identidad de los agresores. Y también relevando la existencia de cámaras de videovigilancia públicas o privadas, que a simple vista no se visualizaban.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS