Series

Crítica de la serie de Netflix "Secret City": El poder en las sombas

Anna Torv, que encarnó a la detective del FBI Olivia Dunham en la exitosa serie "Fringe", vuelve a la televisión con el thriller político "Secret City" que acaba de estrenar Netflix. Solo por ella basta ver esta serie que sigue los pasos de "House of Cards", pero en Austalia.

Viernes 06 de Julio de 2018

Que la mujer ocupa un lugar central en el mundo de hoy Netflix lo sabe mejor que nadie, por eso cuando elige nuevos títulos para su catálogo lo hace con el pañuelo verde atado al cuello o en la muñeca, como más les guste. Ya no intenta seducirlas con comedias románticas ni Cenicientas que sueñan con el príncipe azul. Ni a palos. Ahora apuesta a heroínas fuertes, valientes, sexys y también luchadoras, que no se doblegan ante Dios, ni el marido y mucho menos el patrón. El modelo Mujer Maravilla del nuevo milenio.

Trailer Secret City


Harriet Dunkley, la protagonista de "Secret City", da la talla. La serie fue producida en Australia y, aunque los conflictos parecen distantes -a quién le importan los ejercicios militares chinos en los mares del sur-, las intrigas palaciegas que narra no tienen nada que envidiarle a las que acá revuelven las tripas del poder. En clave de thriller político, la serie mantiene el suspenso hasta el final y lo hace, sencillamente, porque no se extiende más allá de lo necesario. Son seis capítulos de una hora cada uno, justos para un finde nublado y frío.


secret01.jpg

De qué se trata: Una joven activista australiana se prende fuego a lo bonzo en China para reclamar por los derechos humanos en el Tíbet. Un estudiante de informática aparece muerto con el vientre abierto al medio en una playa de Camberra. Las dos muertes parecen no tener relación, pero la tienen, lo descubre una inquieta periodista, Harriet Dunkley, que por meter las narices donde no debía está a punto de que su carrera se vaya al demonio. No le importa, va más allá. Emprende una investigación que revela una intrincada trama política en la que nadie es lo que parece ser.


secret06.jpg

Por qué hay que verla: Harriet Dunkley es el arquetipo de la heroína moderna, inteligente, corajuda, sexy y, sobre todo, libre, como alguna vez lo fue James Bond, no tiene reparos en animarse a lo prohibido, ya sea meterse con los pesos pesados del gobierno o acostarse con quien le venga en ganas cuando le venga en ganas y pasarla bomba. Y lo más seductor de todo es que la interpreta Anna Torv, la actriz australiana que dio vida a la agente del FBI Olivia Dunham en "Fringe", la serie de culto creada por J.J. Abrahams, el cerebro detrás de los éxitos de "Lost" y "Westworld".


secret04.jpg

Historia de fondo: El equilibrio del mundo pende de un hilo. No en la ficción sino en la realidad. Un incidente que luce insignificante para el gran público puede ser el disparador de una crisis capaz de asomar al mundo al abismo de la aniquilación. Pasa más a menudo de lo que se imagina y es una amenaza letal. Pasó en la crisis de los misiles, durante la Guerra Fría, pero también otras tantas veces que no aparecieron en las noticias. "Secret City" desnuda esa situación con un caso que es más real que la ficción y que pone los pelos de punta.


secret03.jpg

Para que sepas: "Secret City" fue pensada como una miniserie de seis episodios con final abierto, pero el suceso que tuvo dentro y fuera de Australia entusiasmó a sus creadores, que realizaron una segunda temporada. Está inspirada en los dos primeros libros de la saga literaria del periodista australiano Chris Uhlmann, una celebrity a escala global que se hizo famosa por destrozar a Donald Trump antes y después de las elecciones en Estados Unidos. Se trata de "The Marmalede Files" y "The Mandarin Code", ambos protagonizados por las periodista Harriet Dunkley.


secret02.jpg

Lo que importa: Como las teorías conspirativas, que pueden ser verdad o no pero siempre agitan la paranoia que todos inevitablemente llevamos dentro, "Secret City" agita fantasmas que no existen, pero que los hay los hay. ¿Puede la suerte del mundo estar atada a la atracción fatal de dos amantes sin corazón? Seguramente no, pero si la historia se cuenta adecuadamente uno puede creérsela, el dispositivo narrativo, que evoca las artes de la intriga de la irresistible y mortal Mata Hari, funciona a la perfección y el thriller político llega al clímax. Ese es el juego que juega la serie.


secret00.jpg

Entrelíneas: Nada de lo que pasa en "Secret City" sería posible sin el cinismo de los políticos. Son todos dignos herederos de Maquiavelo, capaces de la peor de las atrocidades por lograr lo que quieren, que puede ser un contrato jugoso, seguir en el poder o un amor clandestino. Para lograrlo, como decía el bueno de Dr. House, todos mienten. La cuestión es quién lo hace mejor, si el ministro de Defensa que quiere favorecer el comercio exterior con China, la senadora que impulsa una ley para controlar el espionaje interno o el marido que calló que se sentía mujer y que cuando lo dijo ya era tarde para lágrimas.


secret05.jpg

Alerta spoilers: Como toda buena historia de misterio, en "Secret City" todos, absolutamente todos, salvo la investigadora, son sospechosos y hay que llegar al final para saber quién es quién. Lo interesante es ver qué papel juegan las agencias de inteligencia -el verdadero poder en las sombras- en las escaramuzas de la política. Es una fantasía, claro, pero tiene puntos de contacto con la realidad y estremece. Se parece y mucho a la trama que en nuestro país desnudó la muerte del fiscal Alberto Nisman y que reveló a Jaime Stiuso, un villano inesperado que siempre estuvo ahí, entre bastidores, y no lo sabíamos.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});