Política

Mucho ruido político y motores aún calentando

La búsqueda de austeridad frente al déficit, los roces con la oposición y la seguridad marcan el pulso del debut del rafaelino.

Domingo 12 de Enero de 2020

El primer mes de Omar Perotti en la Casa Gris se consumió entre la confirmación de la austeridad como signo de los tiempos en la provincia, los cruces con el Frente Progresista (FPCyS) por la herencia, alimentados por la insistencia oficial en obtener herramientas que garanticen recursos, y la inquietud por una problemática que no diferencia veredas políticas: la seguridad, una de las prioridades fijadas por el rafaelino durante la campaña.

   Desde el 11 de diciembre pasado, y pese a contar con una transición récord de casi seis meses, peronistas y frentistas continuaron desandando una intensa confrontación.

   En ese marco, Perotti logró consagrar en la Legislatura provincial la reforma tributaria. Pero también vio naufragar en Diputados (la oposición es mayoría) la ley de emergencias, su ariete para enfrentar “una situación financiera deficitaria”. Al menos el rafaelino pudo equilibrar la balanza en el Senado, donde afinó la sintonía con seis justicialistas díscolos.

   A la par del mandato nacional, Perotti decretó el congelamiento por 180 días de los haberes superiores. Aunque lo anunció poco después de oficializar, sin la ley de emergencias en mano, la extensión del cronograma de pago de los sueldos. Eso sembró malestar entre los gremios docentes y de estatales, actualmente en aprestos para la inminente discusión paritaria. Y la administración pública entró en receso —por un mes— para su reorganización.

   Pero no hubo respiro: la sucesión de homicidios registrados en Rosario en los primeros días de 2020 copó la escena y renovó los roces con el Frente Progresista, en parte acicateados por los pronunciamientos del ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín.

   Es que, tras la segunda marcha por la muerte de Gonzalo Glaría en Rafaela, que sobre el final derivó en un escrache a la casa de Perotti, las sospechas apuntaron a la dirigencia opositora, Miguel Lifschitz incluido. El ex gobernador replicó con un pedido a fiscalía para que Saín sea citado a explicar los fundamentos de su acusación.

   En los últimos días, el mandatario santafesino viajó a la Capital Federal y multiplicó contactos con funcionarios del presidente Alberto Fernández, entre ellos María Eugenia Bielsa (ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat nacional y ex rival en las Paso) en pos de asegurar obras públicas, programas de gestión y financiamiento.

   Asimismo, Perotti procuró fortalecer respaldos al decretar la adhesión de Santa Fe al protocolo nacional de aborto no punible.

   La cada vez más cercana reactivación de la rosca en torno a la emergencia, que volverá a la Legislatura en formato de proyectos individuales a tratar en extraordinarias, pondrá nuevamente a prueba la capacidad de Perotti de imantar avales opositores (principalmente para liberar el camino en Diputados). Al mismo tiempo, intendentes y jefes comunales jugarán su juego en un contexto de crisis.

   Un mes con mucho ruido político y motores aún calentando.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario