Policiales

Diego Ochoa fue sobreseído por instigar un crimen y dos tentativas de homicidio

El “Panadero”, ex líder de la barra de Newell’s, fue desligado de la muerte del “Quemadito” Rodríguez y de los ataques a ese joven y a Matías Pera. Ya había recibido falta de mérito.

Sábado 24 de Octubre de 2015

Diego “Panadero” Ochoa, quien fuera líder de la barra brava de Newell’s Old Boys, fue sobreseído en tres causas penales que lo tenían como el principal implicado: se trata de los delitos de homicidio triplemente calificado por ser consumados por precio o promesa remuneratoria, ocurridos con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, agravado por el uso de armas de fuego y en carácter de instigador. Uno de esos hechos fue consumado y la víctima fue Maximiliano “Quemadito” Rodríguez; y los otro dos quedaron en grado de tentativa: uno en perjuicio del mismo “Quemadito” y otro contra su ex ladero en la tribuna, Matía Pera.

   En cada uno de esos expedientes, Ochoa ya había recibido la falta de mérito por parte de la Cámara de Apelaciones en lo Penal que revocó los procesamientos de primera instancia, pero la fiscalía a cargo de Luis Sciappa Pietra apeló la resolución y pidió nuevas medidas a fin de introducir más pruebas, las que no alcanzaron a revertir la situación planteada y ahora el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola emitió el nuevo fallo sobreseyendo al “Panadero”. A entender del magistrado, “las pruebas incorporadas en nada modifican el marco incriminante respecto de Ochoa, y no permiten modificar la resolución de la Cámara de Apelaciones que en su momento lo beneficio”

Los hechos. Sobre “Panadero” Ochoa había cuatro imputaciones y, tras el nuevo fallo judicial sólo quedó vinculado a una de ellas: la instigación o autoría intelectual del asesinato de Roberto “Pimpi” Caminos, ocurrido el 19 de marzo de 2010 en la puerta de un bar que funcionaba en Servando Bayo al 1400, hecho que va camino al juicio oral (ver aparte) y por el cual ya fueron condenados como ejecutores materiales René Ungaro, Carlos Alberto “Betito” Godoy y Emanuel Suárez.

   En cuanto a los hechos por los cuales fue sobreseído Ochoa, son el crimen de Maximiliano “Quemadito” Rodríguez, perpetrado el martes 5 de febrero de 2013 a las 18.30 en la esquina de avenida Pellegrini y Corrientes, cuando caminaba junto a su novia y una bala 9 milímetros disparada desde corta distancia le perforó el cráneo. Por entonces, “Quemadito” se movía con muletas porque una semana antes lo habían baleado (según testigos fueron unos 30 disparos) frente a su casa de Coronel Arnold al 3200, en otro de los episodios imputados a “Panadero”.

   Y, además, le achacaban el brutal ataque a tiros que sufrió su ex ladero Matías Pera, el 21 de noviembre de 2010 en Isola al 100 bis, cuando el joven recibió al menos cinco balazos que pusieron en juego su vida después de que participara del episodio en el cual Ochoa fue bajado del paravalanchas leproso por un grupo de hinchas que quizo desplazarlo del reinado de la hinchada.

Idas y vueltas. El juzgado de Instrucción 9, que estaba a cargo de Javier Beltramone, procesó en octubre de 2013 a Ochoa por los crímenes de Maximiliano Rodríguez y Caminos y por las tentativas de homicidio del propio “Quemadito” y de Pera. Esa decisión fue apelada por los defensores Ignacio Carbone y Juan Ubiedo, y en diciembre de 2014 lo Sala de la Cámara Penal integrada por Daniel Acosta, Adolfo Prunoto y Otto Crippa revocaron tres de los procesamientos.

   Respeto del ataque y posterior homicidio de Rodríguez, los camaristas entendieron que Ochoa “estaba debilitado como jefe de la barra y no se encontraba en condiciones de procurar una venganza por el episodio en el que había sido bajado a golpes del paravalanchas”. A la vez, detallaron que “Quemadito” podía haber orientado sus proyectos hacia el comercio de estupefacientes u algún otro emprendimiento mafioso que le dejara dinero y de donde podría haber venido el ataque. Respeto de la balacera sobre Pera, los magistrados sostuvieron que el juez instructor dejó dudas respecto de la resolución.

   Las causas volvieron entonces a Instrucción 9, donde Ochoa había recibido la falta de mérito. Pero en marzo de este año el fiscal Luis Schiappa Pietra solicitó una batería de medidas (prueba documental, análisis de listas sábana de celulares secuestrados, informe de la Side sobre el teléfono del acusado, y un informe de la Secretaría de Delitos Complejos sobre la situación económica y financiera de todos los acusados y sus familiares). Con los resultados de estas pruebas, la defensa de Ochoa solicitó el sobreseimiento de su cliente en las dos tentativas de homicidio y el crimen de Rodríguez, lo que fue admitido por el juez Donnola, al entender que “la prueba producida luego de la resolución de Cámara no modificó la situación procesal del acusado”.

   Vale aclarar que por el crimen de “Quemadito” fueron enviados a juicio a cuatro hombres ya procesados. Se trata de Héctor David Rodríguez, a quien se le atribuye haber ejecutado el disparo fatal; y Sergio Federico Acosta, Walter Acosta y Jesús Romano acusados de ser partícipes primarios del hecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS