Información Gral

El 70 por ciento de los incendios forestales se produce en los países africanos

Lo refleja un nuevo mapa hecho por la Nasa con datos recopilados por satélites. Millones de hectáreas ardieron en todo el mundo, pero Africa es, lejos, la  región más castigada.

Viernes 21 de Octubre de 2011

El 70 por ciento de los incendios que se registran en la Tierra afectan a países africanos, según se refleja en un nuevo mapa elaborado por la agencia espacial estadounidense Nasa a partir de datos recopilados por satélites.

En el otro extremo se encuentra América del Norte, que representa sólo el 2 por ciento de la superficie quemada en todo el mundo.

En la última década millones de hectáreas de terreno han ardido en todo el mundo, pero Africa es, con creces, el continente más castigado por el fuego.

Una topografía animada de la Nasa muestra con detalle las zonas que han sufrido incendios entre julio de 2002 y julio de 2011 en Africa, América, Asia, Australia, Rusia y algunos países europeos.

Para elaborarla se han utilizado datos recabados por los instrumentos Modis (MODerate Resolution Imaging Spectroradiometer) de los satélites Terra y Aqua, que fueron lanzados al espacio en 1999 y 2002, respectivamente. Durante el tiempo que han estado en órbita, los dos instrumentos han detectado más de 40 millones de incendios.

Desde hace varios años, la agencia espacial estadounidense lleva a cabo un completo seguimiento de los incendios que se producen en todo el mundo mediante el uso de satélites, aviones y herramientas terrestres. Los datos son utilizados por los científicos para estudiar de qué modo el fuego afecta al medio ambiente a escala local, regional y global.

El mapa ofrece una muestra de los datos recopilados por satélites que los científicos utilizan para entender la distribución global de los incendios y determinar en qué zonas y de qué forma la frecuencia de incendios puede estar relacionada con el cambio climático y el crecimiento de la población. Y es que monitorear los incendios forestales aporta a los investigadores información valiosa para comprender mejor la evolución del clima terrestre, el estado de los ecosistemas y el ciclo global de carbono.

En su página web, la Nasa muestra un video animado de algo más de un minuto de duración en el que se realiza un recorrido por los distintos continentes para mostrar las zonas afectadas por el fuego. Desde Australia hasta América del Norte se marcan en rojo las áreas que han sufrido incendios entre 2002 y 2001, tanto fuegos provocados con fines agrícolas como no intencionados.

Entre las zonas afectadas hay bosques de eucaliptos, amplias zonas de pastizales, campos agrícolas, sabana o selvas tropicales.

Según destaca la Nasa en una nota de prensa, los datos globales reflejan que Africa sufre el 70 por ciento de los incendios que se producen en todo el mundo. Por ejemplo, de julio a septiembre de 2006 se registró en la sabana de Africa central una gran oleada de incendios. La mayoría de ellos estaba relacionada con prácticas agrícolas aunque las tormentas también fueron responsables de numerosos fuegos.

Si se hace balance de la superficie total que ha ardido en todo el mundo en los últimos 20 años, el 50 por ciento pertenece a Africa. La principal causa fue la quema de pastizales en la sabana durante la estación seca, según la Nasa.

En la animación también se subrayan los catastróficos incendios que han afectado a Rusia, donde la superficie calcinada tarda mucho tiempo en reforestarse.

En EEUU. En lo que respecta a EEUU, una de las zonas que menos superficie quemada registra cada año, los incendios forestales que sufrió el oeste del país son menos visibles en la animación que los fuegos controlados con fines agrícolas en el sureste del país. También pueden apreciarse los graves incendios que ha sufrido Texas este año.

El próximo 28 de octubre, la Nasa lanzará desde la base aérea de Vandenberg (California, Estados Unidos) un nuevo satélite (National Polar-orbiting Operational Environmetal Satellite System Preparatory Project) con el objetivo de recopilar datos que ayuden a comprender los cambios que se producirán en el clima a largo plazo y poder mejorar así las previsiones meteorológicas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario