La ciudad

Asesinaron de un tiro a un taxista en un aparente intento de robo en la zona sur

Gerónimo Tomás Escobar tenía 57 años y fue atacado en Callao y Centeno tras dejar a un pasajero minutos después de las 5 de la mañana. Los restos del infortunado chofer serán inhumados este mediodía en el cementerio La Piedad.

Viernes 14 de Febrero de 2020

Un taxista de 57 años fue asesinado de un disparo ayer a la madrugada cuando, según los primeros datos, fue abordado con fines de robo al finalizar un viaje en Callao y Centeno, en el corazón del barrio Itatí. Allí, luego de dejar a un pasajero, fue atacado por al menos dos personas que lo emboscaron y le efectuaron un solo disparo desde afuera del auto que le impactó en la zona intercostal izquierda. Alcanzó a escapar, pero falleció luego de ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). En repudio a lo ocurrido los gremios que nuclean a los peones y titulares de taxis decretaron un paro que se extendió hasta las seis de hoy.

"El Correntino", como le decían amablemente a Gerónimo Tomás Escobar sus compañeros de la parada de taxis 20, en la estación de servicio de Ovidio Lagos y Doctor Riva, llegó a trabajar a cerca de las 23.30 del miércoles a ese lugar, como todos los días desde hace varios años.

Después de hacer algunos viajes volvió a su parada. Cerca de las 5 de la mañana una persona se acercó hasta su taxi y le pidió que lo trasladara a la sucursal del banco Macro ubicada en Saavedra y Ovidio Lagos, a tan sólo cinco cuadras de allí en dirección al norte.

Aunque no está confirmado y son elementos sobre los cuales se podrán echar luz luego de obtener imágenes de cámaras de videovigilancia y datos del GPS del vehículo, al parecer el pasajero se bajó con el auto en marcha, pidió que Escobar lo esperara mientras realizaba una extracción del cajero automático y retomó el viaje.

El Corsa Classic patente OFK 214 RA 2939 giró en U y regresó por Ovidio Lagos hacia el sur. Al llegar a la intersección con Biedma dobló al este para el lado de Callao, y circuló por esa arteria nuevamente al sur hasta llegar a la esquina con Centeno, donde terminaba el recorrido.

La secuencia no es clara, pero según trascendió, el pasajero se bajó del auto y en ese segundo el chofer fue rodeado del lado del conductor por al menos dos personas con supuestas intenciones de robo. No se sabe si hubo forcejeo o Escobar se defendió, pero en esa instancia recibió un único y certero disparo en la zona intercostal izquierda.

Luego se constató que tal vez por la resistencia que pudo ofrecer, los ladrones no alcanzaron a sustraerle la billetera ni otros elementos de valor del interior del taxi, aunque desde Fiscalía confirmaron que hasta el momento no se pudo encontrar el teléfono celular de la víctima.

Ultimos instantes

Malherido, el hombre logró escapar y como pudo manejó dos cuadras para volver a la estación de servicio de Ovidio Lagos y Doctor Riva, donde los playeros y compañeros alertaron a la empresa de radiotaxi 482-2222 para la que trabajaba. Los operadores de inmediato llamaron al 107 para pedir una ambulancia que se demoró más de la cuenta (ver aparte), mientras Escobar se desangraba y alcanza a balbucear parte de lo ocurrido.

Como los médicos no llegaban, un patrullero trasladó al hombre agonizante hasta el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Horas después, el director del efector, Germán Camiletti, brindó detalles de la letal agresión que sufrió el taxista.

"Ingresó con un disparo en la zona torácica abdominal sin orificio de salida, y por un mal estado general y de hipotensión se lo pasó al quirófano. Pese a la intervención inmediata, el nivel de sangrado era tan grande que falleció en el procedimiento", indicó.

En la estación de servicio Puma quedó estacionado el auto que manejaba Escobar. El habitáculo estaba prolijamente ordenado: un paquete de cigarrillos rubios a medio terminar acomodados debajo del aparto de GPS, un encendedor, una gamuza amarilla doblada simétricamente sobre el tablero y una botella vacía de agua saborizada en el asiento del acompañante.

Según contó Rita, su mujer, a la mañana debía llevar el auto al mecánico por una revisión integral. Luego tenía previsto seguir trabajando, como desde hacía trece años.

La Fiscalía ofreció un parte oficial del hecho en el cual, si bien describe superficialmente lo ocurrido, no hace referencia al recorrido previo del taxi hasta el banco.

La fiscal Marisol Fabbro, a cargo de la investigación, ordenó medidas para dar con el pasajero que llevo el taxista a la zona donde luego fue agredido. Por eso solicitan que se presente en la Unidad de Homicidios Dolosos en turno, en plata baja del Centro de Justicia Penal (CJP). ubicado en Sarmiento 2850.

Además intervino el Gabinete Criminalístico para relevar la zona, buscar rastros en el vehículo de la víctima, tomar testimonios a posibles testigos y chequear cámaras de seguridad. Esas evidencias atadas a los informes de GPS del auto, el odómetro y otros elementos, podrían servir para reconstruir parte de lo ocurrido en el crimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario