Edición Impresa

Alvear: cansados de la falta de espacios para aprender, realizan un abrazo solidario

Lo hará la secundaria 427. Es el anexo público que comparte el edificio con una entidad privada que condiciona el uso de lugares comunes.

Martes 03 de Diciembre de 2013

Mañana por la mañana los estudiantes y la comunidad educativa de la Escuela Secundaria Anexo 1.427 de Alvear realizarán un abrazo solidario para reclamar por los espacios necesarios para enseñar y aprender. La institución es pública, de gestión estatal, y funciona desde hace tres años en el turno mañana en el mismo edificio (es de la provincia) que por la tarde lo hace la Escuela Comercial Privada 8.187.

En tanto que desde esta última sostienen que "son los únicos que tienen el contrato de comodato sobre el uso del edificio, y la estatal ningún papel" que los autorice a estar. Un argumento que deriva, por ejemplo, que les cierren a la pública la biblioteca con candado. Lo insólito es el Ministerio de Educación de Santa Fe hasta ahora no ha tomado la decisión de resolver esta diferencia.

Son varios los reclamos del Anexo 1.427 de Alvear, que depende de la secundaria 427 de Pueblo Esther. Fue creado por la necesidad de cubrir la demanda de alumnos de la zona, más desde que la educación obligatoria alcanza a este nivel. Uno de los pedidos es funcionar con independencia, de hecho tiene 240 alumnos de 1º a 5º año.

Justamente el crecimiento de la matrícula y la urgencia de contar con más lugar hicieron más notorias las trabas que pone la Escuela Privada Comercial del turno tarde, que recibe el ciento por ciento de subsidio del Estado. Un rápido recorrido deja a la vista, además de un edificio deteriorado en su infraestructura, poco cuidado y caído de pintura, una minúscula sala para que funcionen juntas y tapadas de papeles la dirección y preceptoría; una sala de profesores dibujada con un tabique de madera, una biblioteca cerrada con candado al igual que otra oficina administrativa de la que sólo hace uso la institución privada, y como consecuencia para la pública armarios por los pasillos para guardar libros.

"Las tutorías académicas (ayuda a los alumnos con dificultad en una materia) las hacemos donde podemos, esto es en la sala de profesores si está desocupada, en la galería de entrada y hasta en los pasillos, lo mismo pasa si tenemos que conversar con algún padre", describió la vicedirectora de este anexo de Alvear, María Fernanda D'Angelo, como una pequeña muestra de cómo trabajan condicionados.

No es todo. El baño de varones cuenta con cuatro mingitorios, pero no tiene ni un solo inodoro. "Cuando un alumno tiene otra necesidad, usa el baño de los profesores", dijo la docente sobre un problema que afecta a los dos turnos.

D'Angelo y un grupo de profesores son claros en el pedido: "Debe haber un acuerdo entre las dos instituciones, a nosotros nos interesa convivir tranquilos". En la charla que mantuvieron con LaCapital, donde también se sumó la directora de la Secundaria Sede Nº 427, Lucrecia Vanelli, resaltaron todo el tiempo la importancia de que se asegure un acuerdo, porque se trata del lugar de trabajo en el que además aprenden los estudiantes.

"Desde febrero de este año que hemos pedido con más insistencia a la Regional VI, a Marta Díaz, que nos ayude a resolver esto. Hace un par de semanas nos habían convocado a una reunión a las dos escuelas, que primero se suspendió y luego se canceló", se lamentó D'Angelo, desilusionada con la indiferencia oficial y ofreciendo mostrar la documentación que avala estas demandas.

Cuando dos escuelas comparten un mismo edificio se redactan actas acuerdo. Un gesto que si bien se espera supere los papeles, simboliza de alguna manera un compromiso de trabajo mutuo. "En este caso nunca se firmó ese acta, porque en 2010 cuando llegamos a este edificio a ese convenio lo había redactado la escuela de la tarde, donde ponía, por ejemplo, límites al uso del patio. Para nosotros era inaceptable. Se tendría que haber hecho en el ámbito del Ministerio, pero éste nunca nos respondió", contó la vicedirectora.

Mañana a las 10 y luego del acto de fin de curso alumnos, profesores, directivos y toda la comunidad escolar harán un abrazo solidario a la escuela. Piden lo justo: no ser tratados como usurpadores, que construyan los espacios que hacen falta para enseñar, que independicen la secundaria y que como Estado garanticen la convivencia a las dos instituciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS