Miradas

Los fantásticos libros voladores

"Los fantásticos libros voladores del señor Morris Lessmore", una encantadora historia sobre el amor por la lectura.

Sábado 10 de Agosto de 2019

El señor Morris Lessmore ama la lectura. Vive en un hotel de Nueva Orleans acompañado de una pila de libros. Pero también le gusta escribir y por eso tiene siempre a mano un cuaderno de tapas rojas donde escribe metódicamente sobre su vida. Allí deposita sus alegrías y angustias, sus sueños y saberes, Pero una mañana un fuerte huracán destroza el sitio donde estaba, lo arrastra muy lejos y todo el mundo que él conoce desaparece de golpe. Todo se vuelve gris y triste. Hasta que mira hacia el cielo y ve a una joven volando gracias al impulso de los libros, atados como un racimo de globos. Arriba todo es color y alegría. Ella le arroja uno de esos libros voladores que en sus páginas tienen un simpático Humpty Dumpty que lo invita a seguirlo hasta una vieja casona apartada. Es una gran biblioteca y en su interior decenas de libros voladores con ansias de ser leídos.

Así arranca Los fantásticos libros voladores del señor Morris Lessmore, ganador del Oscar al mejor corto animado en 2012. Escrito y dirigido por el ilustrador William Joyce, el corto es una conmovedora alegoría sobre los beneficios de una buena lectura y sus poderes curativos. Como muestra basta ver la escena donde un viejo libro bastante maltrecho y olvidado logra revivir cuando vuelve a ser leído. El corto animado es mudo, con los cuál basta con dejarse llevar por la música, los gestos y acciones de los personajes para disfrutarlo a pleno. Para los más cinéfilos, algunos paisajes narrativos remiten a El Mago de Oz, mientras que las expresiones gestuales del personaje son, en cierta forma, un homenaje a las películas de Buster Keaton.

Pero fue su viejo mentor y el paso del huracán Katrina en 2005 por Nueva Orleans los gérmenes que inspiraron al autor y director a contar la historia de los libros voladores de Lessmore. Cuando comenzó a trabajar ilustrando libros infantiles, Joyce tomó al ilustre Bill Morris, vicepresidente de Literatura Infantil en Harper Collins durante casi medio siglo, como su mentor. En 2003, cuando Morris estaba muy enfermo, Joyce fue a visitarlo y le hizo una ilustración que reflejaba su pasión por los libros.

Desde entonces, Joyce tuvo la idea de alguna vez contar la historia de Morris, hasta que el azote del huracán Katrina lo impulsó a hacerlo. “Las calles estaban llenas de libros, arrancadas de bibliotecas y casas, y me pareció un símbolo perfecto de lo que había pasado. Que la gente estaba buscando de nuevo sus historias”, reveló el ilustrador y cineasta en una entrevista publicada en el sitio Letras Libres (letraslibres.com). Recordó que tras el paso del Katrina, lo que se veía por las calles “Era un panorama bastante peculiar porque se habían juntado objetos de tamaño y peso similares. Miles de libros amontonados formando un lodo gris y seco. Además, había unos cinco millones de libros donados a los refugios donde estaban quedándose los niños que habían perdido todas sus pertenencias, donde no tenían privacidad ni televisión, ni manera de escapar. Pero en cuanto comenzaron a leer se perdieron completamente en los mundos de sus libros. Fue una visión impresionante”.

Embed

Creer en la magia

Nacido en Luisiana en 1957, William Joyce es un destacado escritor, ilustrador y director de cine y televisión. Entre sus obras literarias, dirigidas en especial al público juvenil, se encuentra la saga de libros de Los Guardianes de la infancia, luego llevada al cine como El origen de los guardianes. La Revista Newsweek lo consideró una de las cien personas favoritas del nuevo milenio y sus ilustraciones han sido tapa de The New Yorker. En el mundo del cine, trabajó en los bocetos de los personajes de Toy Story y Bichos; y produjo Robots (2005) y Epic (2013).

En una entrevista de 2012, el autor y director de corto afirmó: “Nuestros niños necesitan creer en algo mágico y mejor que la realidad. Algo que los inspire, que los haga creer, algo heroico”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario