Educación

Festejos por los cien años de "la Juana" de barrio Abasto

El 23 de abril la escuela de Mitre al 2300 celebra su centenario y el personal directivo rescata el legado y la figura de Juana Manso.

Sábado 20 de Abril de 2019

"Somos capaces de hacer historia y hacernos en la historia", dice la tarjeta que invita al acto para festejar el centenario de la escuela Nº 88 Juana Manso. El acto protocolar será el martes 23 de abril a las 10 y para la ocasión la institución educativa viene trabajando en una serie de actividades donde alumnos y alumnas son los grandes protagonistas.

En la dirección del establecimiento de barrio Abasto el movimiento en constante. Carpetas, llamados telefónicos y profesores que ingresan. Afuera se escuchan las voces de los chicos y chicas que juegan en el recreo. El día a día de las escuelas.

Para la jornada de festejos, el papá de una alumna preparó una canción que va a cantar todo el alumnado, a modo de cierre. Además, los chicos y chicas pintaron un mural en base a un dibujo guía sobre Juana Manso que realizó un artista plástico en una de las galerías de la planta alta, donde tienen clases los de la sala de 5, primero y segundo grado. Con el mismo artista, el año pasado se hicieron cinco bocetos para hacer el logo de los cien años. Tras una votación, eligieron uno que muestra a un grupo de chicos ingresando al edificio de Mitre al 2300.

manso1.jpg

Pero la impronta de los chicos está en cada detalle de los elementos que remiten al centenario. En la tarjeta que tiene de imagen un collage hecho por los chicos de quinto. En los afiches colgados en el hall de entrada de la escuela, donde se lee la frase "Ya somos parte de tu historia... Juana Manso" junto a los dibujos de los más pequeños, los de preescolar. También en los autorretratos que hicieron de los alumnos y alumnas y en los atrapasueños que regalarán como souvenires el día del acto.

Si bien la escuela está muy próxima al Normal 3, ubicado a tan solo una cuadra de distancia, en su gran mayoría los alumnos son del barrio Abasto. "El diálogo con los padres y madres es muy fluido, se acercan a la escuela y muchos de ellos son exalumnos de la escuela", cuenta Gabriela Nannini, directora de la Juana Manso.

A la centenaria institución asisten unos 500 chicos y chicas, desde nivel inicial (5 años) hasta séptimo grado. Además de las clases regulares, la escuela ofrece talleres de títeres, tenis de mesa y ensamble instrumental. Pero además, desde junio del año pasado se implementó la copa de leche, para lo cual la cooperadora encaró una importante remodelación de la cocina ubicada en la planta baja. "Observamos que algunas situaciones de la población escolar tenían que ver con que venían a la mañana sin desayunar o al mediodía sin el almuerzo. Pero por otro lado lo pensamos en función de ofrecerle a los alumnos la posibilidad de compartir el desayuno, no solo como una necesidad alimentaria y tratando de garantizar la ingesta diaria de calcio que hace falta", aclara la vice del turno mañana, Alicia Lamy.

A modo de meta a concretar, la docente cuenta que sobre la escuela hay dos casas que antiguamente fueron del director y del portero, pero que ahora están desahabitadas y en malas condiciones. El pedido de las directivas es que esos inmuebles en desuso pasen a ser parte de la escuela, para lo cual hará falta una inversión del Estado provincial para darle a esos espacios un fin pedagógico. Por ejemplo, ampliar el nivel inicial y habilitar allí salas de cuatro que son necesarias en el barrio.

manso3.jpg
manso2.jpg

Las maestras, las Juanas

La escuela de barrio Abasto fue fundada el 23 de abril de 1919 y recibió ese nombre porque ese mismo año se cumplieron cien años del nacimiento de Juana Manso. "Ella es considerada una de las primeras feministas, defendiendo el rol de la mujer y dándole protagonismo, más allá de su impronta personal, abriendo un abanico de posibilidades de concientización a todas las mujeres y a generaciones que hasta el día de hoy estamos retomando su pensamiento y sus palabras", apunta la directora.

Precisamente de ese legado de Juana Manso, dice que la escuela recupera mucho de su impronta, como el darle importancia al recreo no solo como un momento de descanso, sino que también sea un espacio de creación desde lo lúdico. Sobre este punto, la vice Lamy cuenta que tanto en la planta baja como en el gimnasio de planta alta hay un metegol, mesas de ping pong, equipos de sogas para que salten, se pintan rayuelas en el piso y en la biblioteca hay una variada oferta de juegos de mesa.

manso5.jpg

Claudia Ramis es la vicedirectora del turno tarde y destaca además que el hecho que la escuela esté en un barrio fue uno de los motivos que la acercó hace un año atrás al proyecto educativo de la Juana Manso. "Aparte hay una identidad en la escuela. Es la Juana y las maestras se sienten las Juanas, porque forman parte de esa identidad y les dicen los juanitos y las juanitas al alumnado".

"Además —agrega Ramis— ella fue una pionera y una adelantada a su época. Defendía la escuela mixta, laica, pública y para todos los sectores sociales. Pero aparte fue una de las primeras feministas porque se animaba a hablar delante de grandes auditorios, en una época donde no estaba permitido. Ahora que hablamos tanto del patriarcado, ese momento era cuando estaba en su mayor expresión".

En los días previos al gran festejo del centenario, las directivas eligen distintas frases de Juana Manso que, pese a estar expresadas en un lenguaje de la época, aún tienen plena vigencia. Y a modo de ejemplo, eligen una: "Rodéame la indiferencia y persisto; brisas glaciales se ciernen sobre mi cabeza y persisto; acaso la perseverancia de un apostolado que se desecha por inútil será la sola memoria que dejaré a mi patria".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});