La ciudad

La mansión Astengo fue a remate y ya tiene nuevos dueños

La hermosa casona de Córdoba 1860, más conocida como mansión Astengo, fue a remate el 21 de diciembre pasado y encontró nuevo dueño. Después de permanecer doce años cerrada y de un proceso judicial que terminó en la subasta, el inmueble logró ser vendido...

Martes 04 de Enero de 2011

La hermosa casona de Córdoba 1860, más conocida como mansión Astengo, fue a remate el 21 de diciembre pasado y encontró nuevo dueño. Después de permanecer doce años cerrada y de un proceso judicial que terminó en la subasta, el inmueble logró ser vendido, aunque el martillero a cargo de la licitación, Anselmo Solari Pacheco, aseguró que el nuevo propietario de la casona no quiere por el momento revelar datos sobre la compra ni sobre el uso que le dará.

Para el patrimonio arquitectónico de Rosario se trata de una buena noticia.

De hecho, la mansión está ubicada en una de las cuadras del Paseo del Siglo más homogéneas en lo que hace a protección y preservación, vecina por ejemplo de la sede del Rectorado de la UNR, el Colegio de Escribanos y la Federación Gremial del Comercio y la Industria.

La casona cubre 1.437 metros cuadrados y consta de tres plantas —incluyendo un subsuelo— conectadas por una majestuosa escalera principal de madera (y otra de servicio). También tiene un maravilloso jardín con galería que llega hasta el centro de manzana.

En su interior se destacan dos lucernarios y una gran cantidad de aberturas con vitrales.

Los pisos y algunas de las paredes de la casona ostentan trabajo de marquetería, mientras que en tres de sus techos se destacan frescos de Salvador Zaino, un pintor italiano que se radicó en Rosario a finales del siglo XIX y ejecutó, entre otras obras, nada menos que la decoración del foyer del teatro El Círculo.

Orden judicial. Por orden del Juzgado Civil y Comercial de la 14ª Nominación, la casona se remató con un precio base de 7 millones de pesos (1,8 millón de dólares), valor que incluso podía ser mejorado a través de la puja y que hace un mes llevó a Solari Pacheco a confiar en que fuera una institución —una fundación, una cámara empresaria, una entidad financiera— la que se quedara finalmente con ella.

Pero tanto ese dato como el precio final que se pagó por la mansión Astengo y el destino que se dará al inmueble permanecen en el misterio. Sólo resta confiar en que sus nuevos dueños le den el trato que el patrimonio de Rosario se merece.

Protegida

La mansión Astengo es una de las casonas protegidas que figura en el catálogo de inmuebles de valor patrimonial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario