El Mundo

La enfermedad de Trump hunde a EEUU en un estado de confusión política

A un mes apenas de las cruciales elecciones en las que buscará su reelección, el presidente debió internarse por Covid-19

Viernes 02 de Octubre de 2020

Un país que ya se encontraba en estado de nerviosismo por una devastadora catástrofe sanitaria, la pandemia de Covid-19, y una turbulenta temporada política se enfrentó a una nueva fuente de incertidumbre: los Estados Unidos se despertaron este viernes con la noticia de que el presidente Donald Trump había contraído coronavirus. Y horas más tarde, el presidente era llevado en helicóptero para ser internado en un hospital, donde recibiría un tratamiento experimental con nuevos fármacos. En el plano político, sólo se sabe que suspendió toda su agenda, y esto incluye el próximo debate presidencial con el candidato demócrata Joe Biden. A solo un mes de las cruciales elecciones del 3 de noviembre en las que buscará la reelección, la enfermedad de Trump abre un enorme interrogante sobre el futuro político inmediato del país.

La noticia de la internación conmovió a Estados Unidos y llegó apenas horas después de que la Casa Blanca comunicara por la mañana que tanto el presidente como su esposa Melania, que también dio positivo al test que se hicieron ambos el jueves a la noche, tenían sólo "síntomas leves" y estaba de "buen ánimo". La Casa Blanca habló de un traslado por precaución y subrayó que el mandatario atenderá sus deberes desde un despacho ubicado en el centro médico naval de Washington, donde tradicionalmente se atienden los presidentes. La noche del jueves, Trump comunicó por Twitter que él y su esposa habían dado positivo al test.

Leer más: Internaron a Trump por coronavirus

Trump, ha afirmado en un video en Twitter publicado poco antes de ingresar en el hospital Walter Reed, que “está llevando muy bien” el proceso de recuperación del coronavirus. Trump agradeció el "apoyo" recibido y afirmó que iba al hospital para asegurarse de que "las cosas funcionen". Además, aseguró que su esposa, Melania Trump, que dio positivo como él, se encuentra en buen estado.

Pese a todos estos intentos oficiales por calmar al público y rebajar el impacto de la noticia, es indudable que la política de Estados Unidos sufrió un shock. La sorprendente novedad inyectó aún más confusión en el liderazgo del país en un momento de profunda tensión nacional, analizó la CNN. Asimismo, el optimismo de los tuits de Trump y luego de su equipo de colaboradores no pueden ocultar "la sensación generalizada de desestabilización que se produce cuando el país lucha por salir de una crisis que definirá a una generación, y cuando su política parece deteriorarse hasta alcanzar nuevos mínimos", agregó con dramatismo el canal de noticias de Atlanta, un fuerte crítico de Trump.

En este contexto, los futuros del mercado de valores se derrumbaron. Y desde dentro de la Casa Blanca, los asistentes describieron una sensación de pánico mientras trabajaban para determinar quién más en los niveles superiores del gobierno podría haber contraído el Covid.

La ayudante de la Casa Blanca Hope Hicks dio positivo el jueves, lo que se reveló horas antes del diagnóstico positivo de Trump, la noche de ese día. La presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, dio positivo el miércoles y el senador Mike Lee, republicano de Utah, anunció que también había dado positivo este viernes. Lee estaba en la Casa Blanca el sábado pasado, cuando Trump anunció a su nominada a la Corte Suprema, la jueza de cámara Amy Coney Barrett.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden dio negativo al testeo, después de compartir un escenario de debate con Trump el martes pasado. Trump parecía cansado en el transcurso del jueves antes de dar positivo a la prueba de coronavirus, según personas que interactuaron con él. El senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur que actúa como asesor informal del presidente, dijo que habló con Trump y lo halló "de buen humor", añadiendo que preguntó sobre las audiencias de la Corte Suprema.

El jefe de la mayoría republicana del Senado Mitch McConnell dijo en Twitter que habló con Trump, describiéndolo como "de buen humor" y diciendo que los dos "hablaron de trabajo", sobre la nominación de Trump a la Corte Suprema, que debe aprobar la Cámara alta. "A toda máquina", respondió McConnell cuando se le preguntó sobre la nominación, refutando cualquier especulación de que la enfermedad de Trump podría retrasar el proceso de confirmación.

No mucho después, el senador Lee anunció el resultado positivo de su test. Miembro del Comité Judicial del Senado, Lee se reunió con la jueza Barrett el martes en el Capitolio, y ninguno de los dos llevaba barbijo.

¿Por qué siguió con la agenda?

Después del test positivo de Trump, las preguntas se arremolinaron sobre por qué el presidente procedió con su agenda todo el jueves. Esto incluyó un vuelo para asistir a un acto de recaudación de fondos en Nueva Jersey, a pesar de estar en estrecho contacto durante el viaje con su ayudante Hope Hicks, quien era conocida por haber dado positivo al test ese mismo día.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, admitió que se sabía del diagnóstico positivo de Hicks antes de que el helicóptero presidencial "Marine One" despegara para ir a Nueva Jersey al acto de recaudación de fondos. Algunos miembros del personal fueron retirados del Marine One, lo que hizo que se cuestionara el porqué del viaje, ya que el presidente se puso en contacto con numerosos seguidores en el club donde se hizo el acto.

"No voy a entrar en esta discusión", respondió Meadows ante los cuestionamientos del periodismo. "Puedo decirles sobre Hope Hicks que lo supimos justo cuando el Marine One despegaba. De hecho, sacamos a algunas de las personas que han estado viajando y en contacto cercano. Fue la razón por la que se informó es que ya habíamos empezado a contactar con el rastreo justo antes de ese evento". Una explicación bastante confusa y que refleja muy bien el caótico ambiente de trabajo en la Casa Blanca de Trump, famosa por su desorden organizativo.

Una persona que asistió al evento de recaudación de fondos en Nueva Jersey dijo que Trump apareció cansado. Agregó que la suposición que hicieron todos era que Trump estaba agotado por la campaña. Otras personas que interactuaron con Trump dijeron que su voz sonaba ronca, aunque la suposición, antes de que diera positivo, era que se debía a sus recientes mítines, en los que usa y abusa de su voz.

Investigación detectivesca

Yendo para atrás en la investigación detectivesca de cómo el virus "rompió la burbuja" de aislamiento dispuesta por la Casa Blanca en torno al presidente Trump, el portal especializado Politico.com señala que la ayudante Hope Hicks, había caído enferma durante un viaje de campaña a Minnesota, el miércoles. Después de un acto el miércoles por la noche en Minnesota, Hicks se quedó a bordo del avión presidencial mientras otros ayudantes de Trump iban al mitin. Más tarde, Hicks se aisló a sí misma en el avión para el viaje de regreso a Washington.

Para el jueves por la mañana, Hicks había dado positivo al test de Covid-19, provocando un frenesí en toda la Casa Blanca. Sin embargo, llegó a subirse al helicóptero presidencial para participar del acto en Nueva Jersey. Este viernes, mientras la Casa Blanca y la campaña de Trump se apresuraban a trazar un nuevo plan para octubre con un presidente hospitalizado, los ayudantes y el equipo médico de Trump lanzaban un ejercicio de rastreo de contactos: deben diseccionar los movimientos e interacciones del presidente, de docenas de ayudantes y quizás de cientos de partidarios a lo largo de una serie de eventos de amplia asistencia, desde la presentación de la jueza nominada a la Corte Suprema el sábado pasado hasta el primer debate presidencial en Cleveland el martes y el acto de recaudación de fondos de Nueva Jersey el jueves. Para este último acto, el presidente ya sabía de la amenaza que acechaba a su equipo. No estaba nada claro si Hicks o Trump, él mismo o alguien más, era la fuente de la introducción del virus en la "burbuja" de la Casa Blanca. Se estaba realizando un esfuerzo apresurado por localizar a las personas que habían interactuado con el presidente en los últimos días, incluidos los secretarios de gabinete y los altos funcionarios del Ala Oeste de la Casa Blanca. Tanto Ivanka Trump como Jared Kushner, que son asesores principales de Trump, dieron negativo al test de coronavirus hoy por la mañana, dijo la Casa Blanca, así como Barron Trump, el hijo de 14 años del presidente y de la primera dama Melania Trump.

Biden

El candidato presidencial demócrata Joe Biden envió sus "oraciones por la salud y la seguridad" del presidente Trump y la primera dama mientras hablaba en un acto Grand Rapids, Michigan. Biden dijo que "esto no es una cuestión de política. Es un recordatorio vigoroso para todos nosotros de que tenemos que tomarnos este virus en serio. No desaparecerá automáticamente", remachó Biden, quien ha tenido ante el Covid una posición diametralmente opuesta a la de Trump. Mientras el presidente siempre se ha mostrado sin barbijo en público _hasta que hoy marchó a internarse al hospital_ Biden siempre ha usado en público la mascarilla. Y ha criticado ácidamente la evidentemente fallida política de Trump frente a la pandemia, dado que Estados Unidos, con algo mas de 200 mil fallecidos, es el país con más muertos por Covid-19 en el mundo. El ex vicepresidente dijo que se ha hecho dos pruebas de Covid-19 desde hoy a la mañana. Biden dio negativo hoy temprano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario