Economía

El progresismo explora un nuevo frente político con Sergio Massa

Procurando aplacar las especulaciones, los dirigentes negaron un acuerdo electoral. Hubo un llamado a "salir de la grieta".

Martes 23 de Octubre de 2018

Con la vocación de agrupar a sectores del progresismo y a radicales y peronistas que hayan abandonado las orgánicas de sus partidos de origen, el socialismo dio ayer un paso adelante y sentó, entre otros, a Sergio Massa (Frente Renovador, FR) junto a Miguel Lifschitz, Antonio Bonfatti y Mónica Fein. Sueñan con un nuevo frente político que plantee un programa compartido y, de ese modo, el año próximo recoger el desencanto que, se presume, vive una buena parte de los casi trece millones de argentinos que votaron a Mauricio Macri en noviembre de 2015.


A su vez, la oposición más consecuente contra el macrismo (peronismo kirchnerista y distintas izquierdas, que trabajan el armado de un gran frente opositor) no estarían incluidas en la sociedad que imagina el PS.

La exploración para el armado de un nuevo frente político electoral, a nivel nacional, que ensaya el socialismo, tendrá a Lifschitz como pieza principal. Y se define como opositor bifronte: tanto de Macri como de Cristina Kirchner. "Sin incluir al peronismo en su conjunto", aclaró el gobernador de Santa Fe, aludiendo —sin mencionarla— a la fuerza opositora principal que adversa contra el gobierno nacional: el peronismo kirchnerista.

La novedosa puesta en escena que concretó el socialismo tendió un puente de confortabilidad al Frente Renovador justo en un día muy complicado: a la misma hora en que Massa se sacaba la foto con los santafesinos en el Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro) de Buenos Aires, a menos de mil metros de allí, en el Congreso nacional, cinco diputados encabezados por Felipe Solá se iban del bloque del FR, dejándolo sólo con 14 integrantes. Al menos cinco de estos últimos estuvieron en la casa de los socialistas: Alejandro Grandinetti, Graciela Camaño, Marco Lavagna, Mirta Tundis y José de Mendiguren.

Con todo, este "inicio de conversaciones" del socialismo, que trae la novedad de sentar a la mesa a peronistas, también incluyó a Diego Bossio, diputado nacional por Buenos Aires que ingreso a la Cámara baja en 2015 con la boleta electoral de Daniel Scioli, pero que en la actualidad expresa a un peronismo cercano a la Casa Rosada, referenciado en Juan Manuel Urtubey (gobernador de Jujuy).

Luego, Ricardo Alfonsín, el hijo del ex presidente, quien viene jugando (aunque sin desvincularse) en el límite de la alianza Cambiemos que integra su partido, la UCR, también dijo presente.

Finalmente, Margarita Stolbizer (GEN), quien ya hizo su experiencia electoral con Massa en 2017, también fue de la partida en el Cemupro. Otro tanto el dirigente Humberto Tumini (Libres del Sur), ahora ya sin su carta electoral más relevante, Victoria Donda, quien emigró hacia el interbloque con Solá y el Movimiento Evita.

A su turno, Lifschitz propuso un eje: "Salir de la grieta, que nos empobrece, porque hay dos proyectos que hablan del pasado, uno en sentido positivo y el otro en sentido negativo. El desafío por delante es construir un proyecto inclusivo, con un programa político y con gente que pueda exhibir una ética pública, respetuosa de los principios republicanos".

Cuando La Capital lo consultó sobre si imagina un frente opositor que pueda incluir al PJ en su conjunto, el jefe de la Casa Gris lo desestimó. "Sería inviable hoy en la Argentina. El peronismo ofrece una gran fragmentación, distintos proyectos, ideas y dirigentes que no compatibilizan", aseveró.

Según evaluó Massa, a su turno, "la Argentina vive un momento grave que necesita de humildad y sensibilidad". Tras resaltar que "la agenda de país debe estar por encima de las candidaturas", agregó que los liderazgos se podrán dirimir, llegado el momento, "como en la Concertación chilena".

Por su parte, Bonfatti, presidente del PS nacional, no quiso dar nada por cerrado con antelación. "La foto que vemos no se corresponde con la película del futuro, todo irá cambiando. Los meses que se vienen serán muy complicados en lo económico y social. La película se construye dialogando. Nadie sabe qué ocurrirá en el futuro", avisó.

A modo de ejemplo, aportó los casos de Estados Unidos y Brasil, donde "nadie pensaba que Donald Trump y Jair Bolsonaro iban a ganar las elecciones". A su entender, lo peor sería "cerrar un acuerdo electoral con anticipación".

"Debemos crear una masa crítica de argentinos y luego los candidatos surgirán solos", pronosticó el actual titular de la Cámara de Diputados santafesina.

Sin candidatura

La intendenta Mónica Fein descartó ayer ir por otro mandato en el Palacio de los Leones. "Dos períodos están bien, me encantó pero no creo que me lo pida el partido ni que sea bueno para la ciudad", aseveró la socialista, en declaraciones a Radio 2. Además, Fein desechó una candidatura a la Gobernación. "Para nada", dijo la intendenta.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});