La Región

Por delitos de lesa humanidad condenan a 13 años a médico militar

La Justicia federal condenó a 13 años de prisión al médico militar de la ciudad de Paraná Jorge Horacio Capellino por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura.

Martes 06 de Noviembre de 2018

La Justicia federal condenó a 13 años de prisión al médico militar de la ciudad de Paraná Jorge Horacio Capellino por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura.

El galeno fue hallado culpable de "legalizar" tres homicidios y "controlar el estado de salud" de los presos políticos durante las sesiones de tortura a las que eran sometidos.

El juez federal de Concepción del Uruguay Pablo Seró aplicó una condena de 13 años de prisión a Capellino, profesional médico del Ejército que cumplía funciones en el Hospital Militar de Paraná. Según la acusación, convalidada por el veredicto judicial, había "legalizado" tres homicidios y controlaba el estado de salud de los presos políticos torturados en el centro clandestino de detención que funcionaba en el Batallón de Comunicaciones del Ejército, en Paraná.

Tres años atrás, el juez federal de Paraná Leandro Ríos confirmó las imputaciones, dio por concluida la instrucción y pidió que se designe al magistrado que tendrá a su cargo el dictado de la sentencia. La causa, que tramitó en el sistema penal escrito, terminó en el juez de Concepción del Uruguay Seró que ayer comunicó la sentencia por videoconferencia.

Capellino tenía el grado de teniente primero de sanidad y médico del Hospital Militar de Paraná, donde se desempeñaba como profesional del servicio de Clínica Médica. La acusación se basó su intervención en los homicidios de Pedro Sobko y de las dos víctimas de la Masacre de La Tapera, Juan Alberto Osuna y Carlos Fernández, la madrugada del 25 de julio de 1976 hacia ese nosocomio, luego del simulacro de enfrentamiento que las fuerzas represivas montaron en la vivienda de calle Rondeau 1396.

Los restos de Osuna fueron recuperados por sus familiares, mientras que los de Fernández siguen desaparecidos. En su declaración indagatoria, Capellino negó haber hecho el traslado, pero reconoció que estuvo presente en la vivienda de calle Rondeau para constatar la muerte de ambas víctimas.

Por otra parte, se le atribuye haber sido partícipe del asesinato de Sobko, ocurrido el 3 de mayo de 1977, ya que fue quien firmó el certificado de defunción mediante el cual dio cuenta de la muerte de un "NN masculino" por anemia aguda debido a herida de bala en hipocondrio derecho, por "accidente".

Sobko no murió por accidente sino que fue asesinado en plena avenida Ramírez, de Paraná, y frente a numerosos testigos, luego de que se escapara del baúl de un auto en el que era trasladado tras su secuestro. Los restos de Sobko siguen desaparecidos.

También se acusó a Capellino de haber estado presente en una sesión de tortura a un preso político, controlando el estado de salud de la víctima, en dependencias del Hospital Militar, y también de haberle efectuado vejaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});