Información Gral

Pánico en Marruecos por la aparición de una banda a machetazos por las playas

Todo el país se estremece ante la reaparición de las bandas Tcharmil, que siembran el terror en barrios pudientes y zonas turísticas. Los pandilleros parecían controlados pero reaparecieron.

Lunes 31 de Agosto de 2015

En Marruecos aparecieron las bandas Tcharmil y sembraron el pánico. Son grupos violentos de jóvenes marroquíes, procedentes en su mayoría de barrios marginales que mantienen en alerta a las fuerzas de seguridad y en estado de miedo generalizado a los ciudadanos.  

El fenómeno tcharmil no es nuevo pero renació en las últimas semanas. Los jóvenes pandilleros marroquíes aparecieron a principios del 2014 en Casablanca y otras localidades del norte de Marruecos. Pero una feroz represión, desatada especialmente en la capital económica del país, parecía haber controlado el movimiento. 

Cuando todo se creía controlado, al principio de este verano se reprodujeron los incidentes protagonizados por jóvenes tcharmiles. Hace pocas semanas, varias personas resultaron heridas en una playa de Rabat cuando se enfrentaron a un grupo de una decena de estos jóvenes, que atacaron indiscriminadamente a los bañistas con sus grandes cuchillos y machetes. El incidente se repitió poco después en Alhucemas.

La sociedad marroquí asiste con temor creciente a un renacimiento de este movimiento juvenil de jóvenes inadaptados, un trasunto magrebí de las maras centroamericanas, las bandas latinas o los ya desaparecidos canis del sur de España. Un grupo de representantes de la sociedad civil y de movimientos democráticos marroquíes lanzaba hace unos días un manifiesto público, en el que exigía a las autoridades que tomaran medidas.

El nacimiento del movimiento tcharmil (palabra procedente de un dialecto marroquí que hace referencia a un adobo de especias con que se condimenta la carne) agarró por sorpresa a las autoridades y a la propia Policía.

Los integrantess de estas bandas con fáciles de reconocer, ya que se visten de una manera particular. Usan grandes relojes y anillos, aparentemente de oro; peinados al estilo mohicano; zapatillas deportivas, originales o de imitación, y sobre todo grandes cuchillos o machetes que transportan en todas las posiciones posibles.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario