Información General

Cómo jugar al póker: reglas, pasos y estrategias para ser ganador

Un juego de cartas que es pura y exclusivamente estratégico, ganar no depende solo de la buena suerte.

Viernes 04 de Diciembre de 2020

El póker (también llamado póquer) es un juego de cartas que es pura y exclusivamente estratégico, ya que para ganar no se depende solo de la buena suerte con las cartas: hay que estar atento a las jugadas de los oponentes. Cada partida involucra de 2 a 7. Para muchos, aprender a jugarlo es difícil, pero una vez que se empieza es fácil seguirle el hilo. Cada partida genera tanta adrenalina que es un juego adictivo.

El objetivo es conseguir la mejor combinación de 5 cartas y superar a los contrarios para poder ganar las apuestas que se van efectuando en el correr del juego, el cual se lleva a cabo con los naipes especiales de póker que son 52. Otra opción es lograr que los contrincantes se vayan retirando de la partida para poder obtener la victoria.

Pero no todo es cuestión de las cartas que se tienen. A veces la estrategia y la actitud hacen que los rivales se achiquen ante uno que muestra aires de tener la mejor jugada, aunque tal vez no sea así. Ahí es cuando la táctica se pone en juego y se intenta convencer a los demás de que deben retirarse porque no tienen posibilidades de ganar.

pocker1.jpg
juego de poker

juego de poker

La historia del póker

Si bien no existen certezas, se cree que el póker fue inventado por los chinos cerca de 900 años antes de Cristo, como una variante del dominó. Otras teoría rastrean su origen al juego francés "Poque" o al juego persa "As nas". También están quienes lo vinculan al juego alemán "Pochspiel".

Tampoco hay acuerdo sobre de dónde viene la palabra "póker". En Estados Unidos aseguran que viene de la jerga callejera, de la palabra "poke", palabra usada por ladrones. Y es común que se asocie a los jugadores de póker con ladrones o timadores, que pretenden tener mejores cartas de las que realmente tienen para asustar a sus oponentes y lograr ganar aún cuando no tengan mucho en la mano. Otros sostienen que la palabra mágica "hocus-pocus" (algo así como el "abracadabra") derivó en "poke" y se convirtió luego en "poker", por la magia de este entretenimiento.

Lo cierto es que más allá de su dudoso origen y bautismo, hoy el póker es un juego regulado por leyes que se desarrolla en diferentes salones de juego y casinos alrededor del mundo y también de forma online. Sus partidas se han convertido en un evento deportivo, con competiciones y torneos internacionales.

Las jugadas en el póker

Las jugadas también son llamadas “manos”. Son las distintas combinaciones de cartas que se puede tener en el póker para lograr ganar la partida.

En orden de mayor a menor valor, son las siguientes:

Escalera real: consiste en tener 5 cartas consecutivas del mismo color cuya secuencia sea 10, J, Q, K, A. Mientras tanto, también existe la escalera de color que es la secuencia de 5 naipes del mismo palo en escalera.

Póker: de las 5 cartas, 4 son iguales en cuanto a su valor y 1 es diferente. Por ejemplo: 4 ases y un 7 es un póker de ases.

Full: será un Full cuando tengamos 3 cartas iguales de cualquier palo junto a otras 2 también iguales de cualquier palo.

Color: 4 cartas del mismo palo formarán esta jugada. En el caso de que haya un empate, el jugador que tenga la mayor carta ganará, por ejemplo en esta imagen la mayor es la Q.

Escalera: esta jugada se dará cuando se forma una secuencia de naipes en escalera sin importar el palo.

Pierna o trío: cuando obtenemos 3 cartas iguales y otras 2 que nada tienen que ver, conseguimos una pierna o trío.

Par doble o doble pareja: se forma un doble par o doble pareja cuando tenemos en la mano dos cartas del mismo valor, otras dos con el mismo valor y una que no tenga conexión con las otras.

Par o pareja: esta jugada se da cuando sólo tenemos 2 cartas de un mismo valor. En caso de empate, el par de mayor valor será el ganador, y si este continúa la más alta de las tres restantes puede definirlo.

Carta alta: cualquier otra jugada que no sea ninguna de las anteriores será considerada como carta alta.

Póker clásico

Un jugador comienza repartiendo 5 cartas a cada participante que, contrario a como suelen ser los juegos de mesa, se dan para el lado en que funcionan las agujas del reloj.

La partida se desarrollará por turnos, comenzando con el participante ubicado a la izquierda de quien repartió. El primero podrá comenzar jugando, eligiendo apostar, o sino pasar. Una vez que alguien abra las apuestas, no se podrá elegir la opción de pasar el turno, sólo se las puede empatar o subir sino, el jugador deberá retirarse del juego.

Cuando la primera ronda haya terminado, los jugadores deben decidir qué hacer: algunos de los participantes podrán efectuar el descarte, que implica elegir qué cartas cambiar para intentar obtener mejor que lleven a alguna "mano". No lo sabrán hasta mostrarlas. El descarte no es obligatorio por lo que si alguien no quiere cambiar cartas porque considera que las que le tocaron inicialmente en el reparto son buenas, dirá “servido” para indicar que no quiere descartar. La idea es que al cambiar cartas se puedan armar algunas "manos" como pierna, escalera, color, poker, por ejemplo.

Una vez que se hayan realizado los descartes necesarios y se hayan realizado otras apuestas, los jugadores que no se hayan retirado deberán mostrar sus juegos. Y ahí se ve quién tiene la mejor "mano".

Existen dos formas de ganar el juego. La primera es cuando un jugador hace una apuesta y ninguno de los otros la acepta e iguala, por lo cual no tiene que mostrar sus cartas y se lleva la partida. Y por otro lado, cuando dos o más jugadores igualan las apuestas, deben mostrar sus cartas y quien tenga la mejor jugada es el ganador.

Texas Holdem Poker

En este tipo de póker, muy jugado en la Argentina, hay otra dinámica. Se comienza por repartir las fichas. Una vez que los jugadores tengan sus fichas, el siguiente paso será elegir al jugador que comenzará desde el botón del croupier o dealer.

El Texas Holdem se juega con un crupier distinto en cada mano. El botón del dealer gira hacia la izquierda cuando se completa la mano. Para elegir al jugador que empieza desde el botón, se reparte una carta a cada jugador o se colocan tantas cartas como jugadores haya sobre la mesa. El jugador con la carta de mayor valor empezará desde el botón. Luego, se comienza como en el clásico con una apuesta inicial o también llamada a ciegas, pero esta puede ser de cualquier valor y si uno la aumenta, todos la incrementan. A partir de ese momento, se repartirá a cada jugador un total de dos cartas. Cuando los jugadores tienen sus cartas en mano, podrán subir sus apuestas hasta cuatro veces, siempre existe la posibilidad de abandonar, hasta que queda el total de jugadores activos.

Terminada esa etapa del juego, el croupier deberá posar sobre la mesa tres cartas boca arriba y una abajo. Comienza nuevamente una ronda de apuestas. El croupier, otra vez, pone una carta boca abajo del mazo y da vuelta la que ya estaba sobre la mesa, una ronda más de apuestas comienza. Por último, si siguen quedando jugadores sobre la mesa se devela la última carta. Allí, los jugadores deberán develar sus manos y la combinación mayor entre las de la mesa y sus cartas en mano, ganará.

Póker de tres manos

Este tiene una de las formas más sencillas de jugar, y por esa razón es de los más famosos.

Esta opción, consiste en tener una mayor combinación con tres cartas que el croupier, con eso ya se ganó. Al ser tan rápido, existen pocas combinaciones posibles, pero lo interesante es que se juega solo de a dos. Se comienza con un monto de apuesta parcial y las cartas cubiertas.

Cuando se develan, luego de tres rondas con subidas de apuestas, son todas a ciegas y según percepción. Se develan las cartas y la mejor combinación gana.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario