..

El obispo Pagura, ciudadano ilustre de Arroyo Seco

El obispo metodista Federico Pagura fue declarado ciudadano iluste de Arroyo Seco, y será homenajeado el martes próximo por el Concejo municipal de esa ciudad. La distinción se dispuso "en...

Jueves 06 de Junio de 2013

El obispo metodista Federico Pagura fue declarado ciudadano iluste de Arroyo Seco, y será homenajeado el martes próximo por el Concejo municipal de esa ciudad. La distinción se dispuso "en honor a su vasta trayectoria, incansable e invalorable aporte en el campo del ecumenismo y la defensa de los derechos humanos en todo el mundo", reza el documento sancionado por el cuerpo.

Por ello, el próximo martes a las 12.30, se le entregará el diploma en el recinto del Concejo, ubicado en Belgrano 698.

Pagura nació en Arroyo Seco en 1923. Casado, con dos hijos, se recibió de maestro y se graduó después en el Seminario Teológico Unidos de Buenos Aires. Hizo posgrados en Estados Unidos y ya licenciado en teología, fue ordenado pastor de la Iglesia Metodista en 1950.

En los considerandos de la ordenanza se recuerda que el pastor es hijo de la inmigración: sus abuelos paternos llegaron en los años 20 a Argentina procedentes de Friuli, en el norte de Italia y por parte materna tiene origen indígena, de la tribu Quom, del norte del país. Fue su abuelo Natalio, organista y sacristán, quien reunió en una fe cristiana inconformista orígenes tan dispares.

Trayectoria. El obispo metodista fue primero pastor y superintendente en varios lugares en la Iglesia Evangélica Metodista Argentina. Fue elegido obispo de Costa Rica y Panamá, residió en San José de Costa Rica entre 1969 y 1973. Volvió a Argentina y se asentó en Mendoza, donde fue "llamado al servicio" entre 1973 y 1977. Trabajó también al frente de la Comisión Evangélica Latinoamericana de Educación Cristiana y desde 1977 a 1989 y presidió el consejo de obispos de la Iglesia Metodista Argentina.

Aunque se retiró del ministerio activo en agosto de 1989, no deja de ejercer cargos de responsabilidad. Desde su constitución en 1978 en Oaxtepec, México, fue el primer presidente del Consejo Latinoamericano de Iglesias, junto con otros dos presidentes de Chile y Puerto Rico. Dejó su cargo en febrero de 1995 y fue nombrado miembro de la junta directiva del Instituto Vida y Paz, con sede en Uppsala (Suecia) hasta 1998. También dirigió la Comisión Misión Mundial y Evangelización del CMI.

En Argentina preside el Movimiento Ecuménico pro Derechos Humanos desde la dictadura militar. Una bomba estuvo a punto de acabar con la vida de su esposa, su hija y su suegra. "Esto nos afirmó más que nunca a trabajar en defensa de la vida de nuestros compatriotas", dijo.

Sin rodeos. La ordenanza que lo declara ciudadano ilustre destaca especialmente la carta que le envió al presidente de Estados Unidos, Barak Obama, y a la secretaria de Estado Hillary Clinton: "Lamentablemente los hechos, tanto en relación con el bloqueo a Cuba, la multiplicación de bases militares en Colombia, la permanente presencia de vuestra cuarta flota en aguas del Atlántico sur, la continuidad abierta o encubierta de vuestra prolongada política belicista en Medio Oriente, y la ambigua cuando no hipócrita política relacionada con el origen y posterior desarrollo del conflicto en Honduras, han desinflado en muy corto tiempo las expectativas y esperanzas que también gran parte de las iglesias latinoamericanas y caribeñas habían depositado en la nueva administración estadounidense", les espetó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario