Economía

Falleció Griesa, el juez que obligó al país a pagarles a los fondos buitres

El magistrado falló a favor de fondos de inversión que compraron bonos en default para hacer juicio a la Argentina y obtener alta rentabilidad

Martes 26 de Diciembre de 2017

El controvertido juez neoyorkino Thomas Griesa, quien falló a favor de los fondos buitre en el juicio iniciado tras la reestructuración de la deuda defaulteada en 2001, falleció ayer a los 87 años de edad.

Griesa llegó a dictar sentencia en casi todas las demandas iniciadas contra la Argentina por organizaciones de ahorristas y también por fondos buitres, quienes tenían en su poder bonos que no habían ingresado a los canjes de 2005 y 2010. Por esos canjes se reestructuró el 95 por ciento de la deuda que se había tomado en los años 90, a instancia de funcionarios que volvieron con el actual gobierno.

Desde junio pasado, el magistrado se había jubilado por padecer graves problemas de salud y los casos que llevaba su juzgado pasaron a Loretta Preska, quien también instruye la demanda por la expropiación de YPF.

Ya durante las audiencias por el juicio de la deuda era visible el delicado estado de salud. Algunos abogados llegaron a decir que se dormitaba en el transcurso de las audiencias o formulaba repetidamente las mismas preguntas. Muchos dudaban, incluso, de su total entendimiento del tema que juzgaba.

Aunque fueron muchas las resoluciones que adoptó contra la Argentina, la más trascendente fue la que dictó en diciembre de 2011, cuando consideró que el Estado nacional había violado la cláusula de trato igualitario (pari passu) al pagar los servicios de deuda emitidos en los canjes 2005 y 2010 y no hacerlo con los emitidos con anterioridad.

El magistrado ordenó pagar a inversores que compraron títulos ya en default para multiplicar su rendimiento a través de juicios contra el Estado argentino en los tribunales neoyorquinos. Y les reconoció el total reclamado; es decir, sin aplicarles el descuento que le hacía a más del 93 por ciento de los acreedores que entraron al canje. Esta interpretación demencial les aseguró a los buitres un negocio fenonemal: ganaron 1.600 por ciento con la maniobra.

Tras los canjes de deuda llevados a cabo en 2005 y 2010, los títulos en poder de los holdouts eran equivalentes a alrededor del 7 por ciento de 81.800 millones de dólares que habían entrado en default en el año 2001.

El fallo de Griesa a favor del fondo Elliott de Paul Singer, y Aureluis, fue confirmado en segunda instancia. Como finalmente la Corte de Estados Unidos evitó tomar el caso, la sentencia quedó firme en 2014. El juez prohibió entonces a los bancos pagadores que transfirierarn el pago de la deuda a todos los acreedores. Organizaciones privadas de inversores especulativos que administran seguros de cesación de pagos, dijeron que se trataba de un default, a pesar de que el Estado depositó los fondos.

Los dirigentes políticos que en ese entonces estaban en la oposición y hoy están en el gobierno cerraron filas inmediatamente con Griesa, en quien vieron un aliado formidable para asfixiar financieramente a la administración de Cristina Fernández. Mauricio Macri fue el primero en decir que había que pagar. Cuando asumió en diciembre de 2015 ordenó a los funcionarios de Economía iniciar rápidas gestiones para hacerlo.

A fines de abril de 2015, el gobierno transfirió 9.300 millones de dólares a los buitres.

El vínculo de Griesa con la Argentina por el tema de la deuda en default tuvo su puntapié inicial en 2002 con el juicio iniciado por los fondos Old Castle y Lightwater. El "embargador serial", como lo definió en su momento Cristina, nació en la ciudad de Kansas, en el Estado de Misuouri, el 11 de octube de 1930. El 15 de junio de 1972 el presidente Richard Nixon lo designó juez del Distrito Sur de Nueva York.

El Ministerio de Finanzas no hizo consideraciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario