Cultura y Libros

Angélica Gorodischer será homenajeada en la Biblioteca Nacional

La novelista dialogará con el director de la entidad, Alberto Manguel, en el marco de la bienvenida a la Argentina de la narradora canadiense Margaret Atwood

Domingo 10 de Diciembre de 2017

La novelista dialogará con el director de la entidad, Alberto Manguel, en el marco de la bienvenida a la Argentina de la narradora canadiense Margaret Atwood

La novelista Angélica Gorodischer será homenajeada en la Biblioteca Nacional, en Buenos Aires, en el marco de los actos por la llegada a la Argentina de la escritora canadiense Margaret Atwood. Gorodischer será reconocida como "referente de la distopía en nuestro país".

El próximo jueves 14 de diciembre, en la sala Juan L. Ortiz, la autora de Bajo las jubeas en flor y Floreros de alabastro, alfombras de Bokhara, entre tantas y siempre exitosas obras, dialogará con el también escritor y director de la Biblioteca, Alberto Manguel.

Con antelación Agustina María Bazterrica, Marcelo Burello, Martín Felipe Castagnet y Juan Mattio abordarán la temática "La sombre del futuro: inquietudes tecnopolíticas en la literatura distópica".

Gorodischer nació el 28 de julio de 1928. Sus padres, el comerciante Fernando Félix Arcal y la poeta Angélica de Arcal, se habían casado en 1924 y se habían mudado de Rosario a Buenos Aires. En 1936 la familia regresó a Rosario. Rodeada de libros, ya de pequeña Angélica quería ser escritora. Estudió en la Escuela Normal Nº 2 de Profesoras. Empezó a cursar en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional del Litoral, pero abandonó para dedicarse a su familia. Trabajó de bibliotecaria en una editorial médica.

En 1963 obtuvo el primer premio del Club del Orden, que le significó la publicación de su primer libro, Cuentos con soldados (1965).

En 1964 ganó un concurso de la revista Vea y Lea con el cuento policíaco En verano, a la siesta y con Martina. Mientras, en 1988 le fue concedida una beca Fulbright, gracias a la cual participó en el International Writing Program de la Universidad de Iowa. En 1991, también con una beca Fulbright, enseñó en la University of Northern Colorado.

También organizó tres simposios sobre creación femenina en Rosario. El primero, bajo el título Encuentro Internacional de Escritoras en 1998, el segundo en 2000 y el tercero en 2002.

Se adjudicó numerosos galardones a lo largo de su prolífica carrera. Acaso el más trascendente sea el prestigioso Premio Mundial de Fantasía, que ganó en 2011.

Otro hito que debe ser evocado es la traducción al inglés que la célebre escritora de ciencia ficción Ursula K. Le Guin hizo de su novela Kalpa imperial.

Entre sus reconocidas obras, además de las mencionadas anteriormente, merecen recordarse Opus dos, Las pelucas, Casta luna electrónica, Trafalgar, Mala noche y parir hembra, Jugo de mango, Fábula de la virgen y el bombero, Prodigios, La noche del inocente, Doquier, Tumba de jaguares, Tres colores, La cámara oscura, Tirabuzón y Las señoras de la calle Brenner.

Un secreto que se revela cuando nadie lo esperaba

Rey de picas, de Joyce Carol Oates, Alfaguara, 232 páginas, $289.

Andrew J. Rush ha conseguido el aplauso del público y la crítica, un éxito con el que sueñan todos los autores. Sus veintiocho novelas policiales han vendido millones de ejemplares en decenas de países, y cuenta con un poderoso agente y un editor brillante en Nueva York. También tiene una esposa y tres hijos ya adultos, y es una gloria local en el pueblo de Nueva Jersey donde reside. Pero Rush esconde un oscuro secreto. La prolífica Carol Oates lo hizo de nuevo: esta novela atrapa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario