Escenario
Domingo 30 de Abril de 2017

Cuatro estrenos renovaron la cartelera de la pantalla grande en la ciudad

"Personal shopper", el más allá está más acá; "La promesa", ilusión en la barbarie; "Los padecientes", psicología y misterio.

"Personal shopper", el más allá está más acá

CaIificación: ****. Intérpretes: Kristen Stewart, Lars Eidinger, Sigrid Bouaziz, Anders Danielsen Lie y Ty Olwin. Dirección: Olivier Assayas. Género: Drama. Salas: Del Centro, Monumental, Showcase y Village.

Maureen no tiene un sólo gesto de felicidad. Trabaja de asistente de compras (de ahí "Personal shopper") y viaja de París a Londres a comprar los últimos diseños de ropa y costosas joyas de Cartier para Kyra, una celebrity que no está para ese tipo de tareas supuestamente menores. Maureen tiene un novio trabajando en Arabia con quien se comunica por Skype, una jefa omnipotente a la que pocas veces le ve la cara y un hermano gemelo, Lewis, que acaba de morir y le dijo que le iba a dejar una señal. Lewis era medium y Maureen también tiene esa habilidad para conectarse con el más allá. El director Olivier Assayas pone el foco en los fantasmas y los expone coqueteando con los géneros de terror y suspenso para hablar de los miedos internos y de la vulnerabilidad de la soledad. Y también echa luz sobre las dificultades de elegir trabajos y cómo repercute hacer una tarea que a priori es placentera pero al tiempo es poco menos que una tortura. Maureen no puede salir de su propia prisión. Está tan sola que hasta se engancha con un desconocido que le envía mensajes en su celular, en el único momento de la película en que asoma el género policial. Assayas tiene ese pulso suficiente como para meter al espectador en ese infierno de Maureen. Todo lo demás, lo hace Kristen Stewart, en un papel inmejorable. Juntos invitan a ver que el más allá está más acá.

Por Pedro Squillaci


"La promesa", ilusión en la barbarie

Calificación: ***. Intérpretes: Christian Bale, Oscar Isaac, Charlotte Le Bon. Dirección: Terry George. Género: Histórica. Salas: Hoyts, Del Centro, Monumental, Showcase y Village.

La crueldad de la guerra se apodera de la pantalla grande con esta película basada en el drama del genocidio armenio. Situada en Constantinopla y Siroun, al sur de Turquia, este filme seduce por los paisajes montañosos y despojados, mientras el horror de la violencia relata los hechos ocurridos durante la Primer Guerra Mundial. Lo interesante de este filme es que no se focaliza en la guerra al cien por ciento, sino que cuenta un triángulo amoroso en medio de la barbarie, demostrando las adversidades a las que debe someterse el amor en tiempos de guerra. Mikael (Oscar Isaac) es un estudiante de medicina armenio que está comprometido con una mujer que no ama, mientras que Ana (Charlotte Le Bon) es una bella maestra franco-armenia, que está en pareja con Chris (Christian Bale), un periodista de Associated Press muy comprometido en difundir la verdad sobre lo que estaba sucediendo en ese momento. El director irlandés Terry George, quien ya había llevado a la pantalla grande el drama de otro genocidio, en "Hotel Rwanda" (2004), logra crear el clima hostil de la guerra con la ilusión del amor, lo cual resulta un combo atractivo para disfrutar de 133 minutos de séptimo arte.

Por Luciana Boglioli


"Los padecientes", psicología y misterio

Calificación: *. Intérpretes: Benjamín Vicuña, Eugenia Suárez, Nicolás Francella, Pablo Rago y Ángela Torres. Dirección: Nicolás Tuozzo. Género: Thriller. Salas: Monumental, Del Centro, Showcase, Hoyts y Village.

Basada en el best seller del mediático Gabriel Rolón, y con una pareja protagonista (Benjamín Acuña y la China Suárez), más mediática todavía, "Los padecientes" es la típica película que aspira a ser un tanque en la taquilla. Y es muy probable que lo consiga. El resultado cinematográfico, sin embargo, es un policial de lo más endeble y que encima, por momentos, llega a irritar con sus pretensiones. La historia empieza cuando Paula Vanussi (Suárez), una joven de clase acomodada, le pide al prestigioso psicólogo Pablo Rouviot (Vicuña) que actúe de perito de parte para declarar inimputable a su hermano, que está acusado de haber matado a su padre, un empresario involucrado en negocios turbios. Pero Rouviot —que escribió libros sobre Lacan pero él se cree que es Sherlock Holmes— sospecha que el acusado no es el culpable y así empieza a investigar a toda la familia Vanussi. La naturalidad no existe en "Los padecientes": los personajes son esquemáticos, son sólo títeres al servicio de la trama. En el mismo tono, los diálogos son acartonados y declamatorios, y además incluyen "reflexiones" pretendidamente profundas. Sobre el final la película se vuelve morosa y previsible, y termina por derrapar cuando apela al morbo con escenas que intentan hacer referencia a "Ojos bien cerrados".

Por Carolina Taffoni


"Mío o de nadie", la suma de todos los arquetipos

Calificación: **. Intérpretes: Rosario Dawson, Katherine Heigl, Geoff Stults y Cheryl Ladd. Dirección: Denise Di Novi. Género: drama/thriller. Sala: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

La suma de todas los estereotipos se dan en “Mío o de nadie”, un título muy entrador y certero para esta película sobre una mujer despechada tras su divorcio y su locura posterior. La historia tiene antecedentes célebres, como “Atracción fatal”, y la interpretación de Katherine Heigl, una de las protagonistas -su personaje es Tessa, rubia, platinada, de modales perfectos- acentúa los rasgos de la mala de la película hasta llevarlos hasta el límite de la caricatura.

   Su ex marido David -alto, rubio, atlético, exitoso, “el príncipe azul” lo llaman en el filme, interpretado por Geoff Stults- se enamora y compromete con Julia, la heroína, a cargo de Rosario Dawson -morocha, impulsiva y con una pasado de violencia de género-. En el medio queda la hija del exmatrimonio a la que Tessa somete a tortura sicológica tal como se verá, lo padeció ella por parte de su madre, interpretada por Cheryl Ladd, ex “Los ángeles de Charlie”. Cuando Tessa se entera de los proyectos de boda entre David y Julia, y luego comprueba que su hija se está encariñando con la nueva novia, pierde los modales y deja salir el monstruo que siempre llevó adentro.

Por Rodolfo Bella

Comentarios