Turismo

El legado de los Jesuitas

Los recorridos por las estancias se posicionan en la oferta turística de la provincia mediterránea de Córdoba

Domingo 20 de Abril de 2008

El "Camino de las Estancias Jesuíticas", en la provincia de Córdoba, reconocido por la Unesco como patrimonio de la humanidad, se ha posicionado entre los productos turísticos de este territorio con mayor demanda en el exterior. Este circuito constituye un itinerario turístico cultural que permite descubrir y conocer los valores patrimoniales y la importancia a nivel mundial de estos lugares históricos. Las estancias están ubicadas en las localidades de Alta Gracia, Jesús María, Colonia Caroya, Santa Catalina, La Candelaria, y Córdoba Capital, con su Manzana Jesuítica.

"El producto, si bien comenzó oficialmente antes, desde la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, se le dio el espaldarazo definitivo que lo ubicó entre los productos con mayor demanda en el exterior", explicó el encargado de Productos Turísticos de la Agencia Córdoba Turismo, Adrián Bozzoletti. Destacó que "este producto está dentro de todo un proyecto de turismo cultural que incluye al turismo idiomático y académico. Es el legado más importante de lo que dejaron los jesuitas en Córdoba, pero también en la Argentina", remarcó Bozzoletti.

Puntualizó que "en la provincia de Misiones lo que hay son ruinas, acá en Córdoba están totalmente enteras" las construcciones. "No son ruinas, sino construcciones que están en pié", remarcó el funcionario. Las estancias de Alta Gracia y Jesús María son propiedad de la Nación; las de Colonia Caroya y La Candelaria, del gobierno cordobés; la de Santa Catalina es privada; y la del centro de la capital provincial pertenece a la orden religiosa. "Las estancias como atractivo de demanda extranjera están detrás del golf, la caza de palomas, y el turismo idiomático, en la provincia", precisó Bozzoletti.

Paisajes y tradición

Este circuito es la ocasión para descubrir paisajes, tradiciones y costumbres que marcan la identidad de Córdoba cultural y turística. En el lapso de tiempo comprendido entre 1599, año de la llegada a Córdoba de la orden religiosa Compañía de Jesús, y 1767, cuando se produce la expulsión por el Rey Carlos III de España, la Compañía de Jesús estableció un sistema cultural, social, religioso, económico y territorial único en América Hispana que marcó el desarrollo cultural, económico y territorial de la provincia.

El sistema, centrado en la ciudad de Córdoba, se organizó alrededor de las empresas educativas y espirituales de la compañía, dando origen al colegio Máximo en 1610, a la Universidad en 1622, al colegio Convictorio de Nuestra Señora de Monserrat en 1687 y al Noviciado. Para asegurar el sustento de esos emprendimientos culturales, se organizó y consolidó un sistema de estancias, establecimientos rurales productivos situados en el interior de la provincia. Las estancias fueron Caroya (1616), Jesús María (1618), Santa Catalina (1622), Alta Gracia (1643), La Candelaria (1678) y San Ignacio (1725), que es la única que se encuentra en ruinas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario