Información Gral

El asesinato del "frasco de ketchup" hace furor en la web

Un falso crimen, simulado con el famoso adherezo color rojo, se convirtió en una de las historias más leídas en internet. Sucedió en Brasil, a partir del encargo que le hizo una mujer a un sicario para que matara a la amante de su marido. El asesino a sueldo cobró pero no cometió el crimen, además se puso de novio con la víctima.

Lunes 26 de Septiembre de 2011

Un hombre fue contratado para cometer un crimen. Cobró mi dólares por la tarea pero nunca llegó a concretarla porque la conocía a la víctima desde la infancia. Para quedarse con el dinero y no tener que cometer el asesinato montó una escena macabra. La autora intelectual del crimen descubrió el engaño por casualidad. La notica dio la vuelta al planeta a través de internet.

Esta historia ocurrió en la localidad de Pindobaçu, a 400 kilómetros de la ciudad brasileña de Salvador, y contiene ribetes insólitos que generaron una fuerte repercusión en la prensa. Los protagonistas son cuatro: una mujer despechada, una amante, un sicario y un frasco de ketchup.

María Nilza Simoes sospechaba que su esposo la engañaba con Erenildes Aguiar Araújo, alias “Lupita”, y la mandó a matar. Para lograr su objetivo le pagó mi dólares al sicario Carlos Roberto de Jesús. Luego de tomar el dinero, este hombre se dio cuenta que conocía a “Lupita” desde su infancia. Entonces, decidió no ejecutarla.

De Jesús y “Lupita” montaron una escena macabra para engañar a Simoes. La mujer se acostó en el suelo boca arriba, el sicario la embadurnó en ketchu para fingir la sangre y le colocó un machete. Tomaron fotografías para demostrar que el trabajo se había realizado.

La sorpresa de Simoes llegó cuando, poco después de haber recibido la foto del supuesto cadáver, vio a la víctima con su verdugo. Al hacer la denuncia porque había sido estafada por el sicario (que le “robó” los mil dólares) ambos fueron detenidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario