El Mundo

Venezuela: fuerte gesto de respaldo de Biden al opositor Guaidó

Su embajador en Washington fue invitado al acto de asunción del presidente electo de los EEUU

Jueves 14 de Enero de 2021

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, invitó formalmente a su toma de posesión al embajador venezolano en Washington, Carlos Vecchio, nombrado por la Asamblea Nacional reconocida por la Casa Blanca y comandada por Juan Guaidó, que a la vez es "presidente encargado". El fuerte gesto de Biden despeja especulaciones sobre que su gobierno podría ser mas ambiguo ante el régimen de Nicolás Maduro que Donald Trump y da un fuerte espaldarazo a Guaidó y su "gobierno encargado".

Fuentes diplomáticas y venezolanas han confirmado que el embajador Vecchio se halla entre los invitados, algo que entre los aliados de EEUU en la región y Europa se interpreta de la única manera posible: como una señal de continuidad en la política de la Casa Blanca hacia Venezuela.

El embajador Vecchio ha representado en EEUU al "gobierno encargado" de Venezuela, opositor al régimen chavista, desde que fue nombrado en 2019. En ese cargo, ha participado en reuniones de alto nivel en Washington, tanto en la Casa Blanca como en el Departamento de Estado, para avanzar hacia una apertura a la democracia en Venezuela. Vecchio acompañó a Guaidó en su visita del año pasado a la Casa Blanca y el Capitolio, punto final de su gira internacional. En esa visita, Guaidó no solo fue recibido por el presidente Donald Trump, sino también por los máximos líderes del Partido Demócrata, al que pertenece Biden.

Tras cuatro años de duras sanciones por parte de Donald Trump, el gobierno entrante de Biden aún no ha formulado una política concreta hacia Venezuela, aunque tanto el nuevo secretario de Estado, Antony Blinken, como el consejero de Seguridad Nacional, Jacob Sullivan, han defendido en varias ocasiones en el pasado la utilidad del régimen de sanciones.

Llamado de la Iglesia a Maduro

La Iglesia venezolana exigió esta semana al régimen de Nicolás Maduro que tenga "la suficiente entereza, racionalidad y sentimiento de amor al país para detener este mar de sufrimiento del pueblo venezolano", por lo que recomendó "un cambio radical en la conducción política". A través de un comunicado, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) hizo saber al al Gobierno chavista su preocupación por la crisis que atraviesa la nación e insistió en "avanzar hacia una transición democrática".

En el texto, la jerarquía católica considera que las cuestionadas elecciones del 6 de diciembre, usadas por el chavismo para hacerse con el control del Parlamento, estuvieron amañadas, juicio que comparten la OEA; la Unión Europea y casi 60 naciones democráticas de cuatro continentes. Por ello, reclamó un "acto de valentía" al Gobierno de Maduro para que facilite cuanto antes la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias "en condición de libertad e igualdad de todos los participantes".

Para la CEV, el nuevo Parlamento de absoluta mayoría chavista y con una falsa oposición de complemento, "no ayuda a resolver los problemas del pueblo ni crea la confianza para la recuperación del país". En su opinión, la instalación de esta falsa Asamblea Nacional "carece de fundamento democrático, en medio de un revanchismo, de una descalificación hacía líderes de la oposición, de amedrentamientos y amenazas de persecución".

La consulta popular que puso en marcha el líder opositor Juan Guaidó, también fue juzgada por la cúpula eclesiástica, y aunque los organizadores del evento de la oposición aseguraron que la consulta contó con una significativa participación el 12 de diciembre, para la CEV "eso no avizora en un futuro inmediato la concreción de sus resultados".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS