El Mundo

El canciller de Biden prometió "ganar la competencia con China"

Anthony Blinken, nuevo secretario de Estado, fue interrogado en el Senado, que debe ratificar su nombramiento

Miércoles 20 de Enero de 2021

Estados Unidos regresará a “la primera línea” mundial junto a sus aliados históricos para “ganar la competencia con China”, volverá al acuerdo nuclear con Irán si Teherán cumple su parte y promoverá “la solución de dos estados” en el conflicto Israel-Palestina, aunque no cambiará a la embajada de Jerusalén, anticipó el designado titular del Departamento de Estado, Antony Blinken.

Las definiciones fueron parte de un texto que se conoció temprano y de la presentación que hizo después Blinken ante el Senado, que le está tomando examen para decidir si avala su designación. Blinken prometió “romper” la política unilateralista de la administración de Donald Trump y regresar a la “primera línea” mundial.

“Podemos revitalizar nuestras alianzas fundamentales. Juntos, estamos en una posición mucho mejor para contrarrestar las amenazas planteadas por Rusia, Irán y Corea del Norte y defender la democracia y los derechos humanos”, sostuvo el texto que Blinken leyó ante los legisladores.

El anticipo del elegido por el presidente Joe Biden constituye una reafirmación de lo que el líder demócrata prometió en su campaña: darle un giro total a los 4 años de Trump, que desplazó a sus aliados históricos, despreció a los organismos multilaterales y rompió acuerdos internacionales.

Biden planea volver a una política exterior más tradicional y para ello eligió a varios de los diplomáticos que trabajaron durante la administración de Barack Obama.

Blinken explicó que ese regreso de Washington a la “primera línea” será de forma colectiva, porque “ninguno de los grandes desafíos” del momento “puede ser resuelto por un país actuando solo”. “El liderazgo estadounidense sigue contando”, remarcó el diplomático, cuya designación será decidida por el Senado en los próximos días.

Consultado por el senador republicano Marco Rubio sobre la política hacia Venezuela, Blinken dijo acordar con los pasos dados por el gobierno de Trump en este tema, incluido el reconocimiento como mandatario encargado al opositor Juan Guaidó, a la vez que calificó de “brutal dictador” al presidente Nicolás Maduro.

Pero a la vez planteó buscar “una mejor manera” para que las sanciones impuestas presionen solo a los responsables de abusos y violaciones a los derechos humanos en Venezuela y pidió “hacer más por la crisis humanitaria” en el país caribeño.

El dúo Biden-Blinken encara varias fechas límites inminentes que pondrán a prueba su firmeza y capacidad de diálogo. La primera será con Moscú, su antiguo rival, con los que tienen hasta el 5 de febrero para extender el tratado clave de desarme nuclear New Start.

La administración Biden, que quiere dejar atrás la política de Trump de acercamiento al presidente ruso, Vladimir Putin, tendrá que encontrar la manera de negociar con la presión del calendario.

Otro tema candente es el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015, al que Biden se comprometió a regresar, tras la salida unilateral de Trump, a lo que siguió al salida unilateral de Irán, que actualmente lo está incumpliendo pese a los reiterados pedidos de los demás firmantes del acuerdo (Rusia, China, Alemania, Reino Unido y Francia).

La nueva administración tendrá que levantar las sanciones que los republicanos impusieron y fueron endureciendo hasta el final de su mandato.

Asimismo, tendrá que asegurarse de que Teherán vuelve a cumplir las restricciones nucleares impuestas en el acuerdo que fueron dejadas de lado por el régimen islámico después de que Trump abandonara el pacto. “Si Irán vuelve a cumplir (el acuerdo), nosotros también“, señaló Blinken.

“Pero usaremos eso como plataforma con nuestros aliados y socios, que volverán a estar del mismo lado que nosotros, para buscar un acuerdo más fuerte y duradero“, insistió, y se comprometió a estar “muy atento a los próximos pasos” de Teherán.

Bajo ese acuerdo, rubricado en 2015, se levantaron las sanciones internacionales sobre Irán a cambio de un rigurosa supervisión de su programa nuclear.

Sobre la cuestión israelí-palestino, Blinken adelantó que la administración Biden impulsará “la solución de dos estados”, porque esa es “la única manera” de resolver el conflicto, aunque reconoció que no es una solución “realista” en el “corto plazo”.

Trump apoyó incondicionalmente a Israel y buscó aislar al liderazgo palestino, apoyando solo un estado limitado y desmilitarizado. La Autoridad Palestina nunca aceptó contactarse con el magnate que, además, decidió el traslado de la embajada a la disputada ciudad de Jerusalén.

“La única forma de asegurar el futuro de Israel como un estado judío y democrático y de dar a los palestinos un estado al que tienen derecho es a través de la llamada solución de dos estados”, aseveró, en cambio, Blinken.

Con todo, reconoció que “siendo realista” es realmente difícil ver “perspectivas a corto plazo para avanzar en eso”, y juzgó “importante asegurarse que ninguna de las partes tome medidas que dificulten aún más el ya complejo proceso“.

En este contexto, al ser interrogado por el senador republicano Ted Cruz, Blinken señaló que Biden no va a revertir la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y mantendrá la embajada allí.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS