Educación

Adolescentes en casa: sentimientos y emociones que genera el aislamiento

Estudiantes de escuelas secundarias cuentan cómo viven este tiempo de pandemia, entre incertidumbres, anhelos y enseñanzas.

Sábado 12 de Septiembre de 2020

Distanciados de sus afectos, de la escuela y sus rutinas, estudiantes del nivel secundario de distintas escuelas de Rosario manifiestan cómo se sienten tras seis meses de cuarentena. Hablaron con La Capital sobre la incertidumbre que genera esta situación, y que “nunca imaginaron estar viviendo algo así”.

Sin clases presenciales desde el 16 de marzo, Yago, Milena, Regina y Víctor reflejan las sensaciones y pensamientos que tienen la mayoría de los adolescentes de su edad. Con proyectos inconclusos, horarios alterados y conectados a una pantalla la mayor parte del día, expresaron algunas de sus preocupaciones, y también se mostraron optimistas. Coinciden que este tiempo les deja una enseñanza y el valor por las cosas simples, aunque el encuentro con amigos y amigas es lo que más extrañan.

“Antes de la pandemia, estábamos muy enganchados con la tecnología y cuando había una reunión familiar o con amigos siempre estábamos pendientes del celular. Ahora nos estamos dando cuenta que eso no es lo que necesitamos sino el vínculo con la otra persona", asegura Yago David Chandia, alumno de 3º año en la Escuela de Educación Técnica Nº 656 Juana Elena Blanco. Esta es la enseñanza que le gustaría que dejara este tiempo de pandemia.

"Extraño mucho el entorno que genera la escuela, acá compartimos muchas cosas y pasamos casi todo el día entre amigos y compañeros. A la mañana en el aula y por la tarde en el parque", cuenta el chico de 14 años sentado un rato en el patio de su escuela. Ese día había asistido para colaborar en la entrega de bolsones y material de estudio, una tarea que cada quince días realizan los comedores escolares.

Yago David (2).jpg
Yago cursa en la secundaria de la Juana Elena Blanco.

Yago cursa en la secundaria de la Juana Elena Blanco.

El valor de los afectos

“Al principio de la cuarentena —dice Yago— tuve un poco de miedo porque mi mamá trabaja en un supermercado, un lugar con mucha circulación de gente. Después las cosas se fueron normalizando un poco y se me pasó”. El adolescente se comunica con la mayoría de sus amigos por las redes sociales aunque no todos tienen internet. También los encuentros con la familia son ahora por mensajes de WhatsApp y videollamadas.

Entre las actividades que tenía previstas para este año iba a empezar el gimnasio, y también había decidido hacer fútbol. “Aunque mucho no me gusta, voy a probar porque un compañero dice que atajo bien”, dice.

El estudiante de la Técnica 656 reconoce con gracia que limpiar es una de las actividades que lo ayuda a distraerse en este contexto, además de escuchar música y hacer las actividades de la escuela. Para un alumno que no le gusta faltar a la escuela y el año pasado tuvo asistencia perfecta, extraña aprender con el profesor en la clase. En la Escuela Juana Elena Blanco los docentes optaron por enseñar a través de Zoom y grupos de WhatsApp, y para quienes no tiene conectividad existe la opción de retirar los cuadernillos en la escuela.

Aunque Yago asume que es un poco tímido y no le gusta mucho hablar, es el presidente del centro de estudiantes de la escuela. Comprometido con la tarea de representar a sus compañeros y compañeras, asegura no estar de acuerdo con la decisión del Ministerio de Educación de no realizar evaluación numérica y de concepto mientras se mantengan suspendidas las clases presenciales. "Siento que hay chicos que tienen posibilidades de entregar las cosas, y no lo hacen porque no ponen voluntad y saben que pasarán igual de año", sostiene el alumno, que cada vez que puede ayuda a sus compañeros en matemática, una de sus materias preferidas.

Yago David Chandia

Empezar o terminar una etapa

Para Milena Moreno Escobar, alumna de 1º del Complejo Belgrano y Regina Ortolani, estudiante de 5º año en el Superior de Comercio, este año iba a ser diferente. Para una, representaba el inicio de la secundaria y para la otra, concluir una etapa. Sin embargo, aseguran que tratan de pasarla lo mejor posible, continuando una rutina y acostumbrándose a esta realidad que les toca vivir.

Tras finalizar los cursillos y asistir solo dos semanas a clases presenciales, Milena apenas alcanzó a conocer a su nuevo grupo de compañeros y compañeras. “Aunque pasamos poco tiempo juntos, ahora hablamos todos los días y jugamos al Minecraft”, cuenta animada la chica de 13 años.

"Cuando empezó todo esto, quizás estaba un poco asustada pero siempre me ayudó mi familia. No le tengo miedo al virus aunque sé que ahora debo tener más cuidado, lavarme las manos y todo eso. No imagino cómo será el próximo año en la escuela, pero calculo que todo el tiempo tendremos que cuidarnos para no enfermar", sostiene la estudiante.

En el Complejo Belgrano, los cursos tienen clases por Zoom todos los días, algo que ayuda a Milena a mantener una rutina.

milena4.jpg

"Por suerte tengo computadora y buen acceso a internet para las clases", dice Milena.

"Al principio fue raro y algo totalmente nuevo, por suerte tengo computadora y buen acceso a internet para las clases, así que pude entregar tranquila y a tiempo todas las tareas", dice Milena. Rescata también "el apoyo de los docentes y la posibilidad de aprender cosas nuevas".

La adolescente reconoce que el aislamiento social es lo más difícil: “Como ya me acostumbré a hacer todo dentro de mi casa, me cuesta cada vez que tengo que salir”. Además de las clases virtuales, Milena aprovechó este año para estudiar inglés con su mamá que es profesora y quiere aprender skate junto a una amiga. En este tiempo de aislamiento se unió a un grupo de WhatsApp de seguidores de una serie de videojuegos. “Está bueno encontrar a chicos y chicas interesados en lo mismo que vos”, señala sobre este entretenimiento que disfruta, justo ahora que en la escuela está aprendiendo a crear videojuegos y programar.

Milena Moreno Escobar

Esas pequeñas cosas

"Esta situación nos hizo valorar aquellas cosas que antes veíamos simples y no sabíamos que eran tan importantes", admite Regina Ortolani. Asegura que ella se siente diferente y que la sociedad también cambiará. Para la joven de Superior de Comercio que no pudo viajar con su curso a Bariloche y con panorama incierto respecto de su graduación o de cuándo podrá inscribirse en la universidad, dejar de compartir momentos con sus seres queridos fue una de las cosas que más la afectó.

Esperábamos con ansias 5º año con experiencias que seguro serían inolvidables pero no tiene sentido mencionarlo ante esta realidad compleja que nos toca vivir y deja a mucha gente sin trabajo”. Acostumbrada a tener muchas ocupaciones entre la escuela, danza y los entrenamientos, y las reuniones de fines de semana con amigos y familia, no es lo mismo seguir en contacto por videollamadas. “Hace falta ese abrazo y ese beso, pero trato de transitar estos meses de la mejor manera posible, siguiendo con mi rutina habitual y adaptándola a las nuevas circunstancias. Siempre hay que verle el lado positivo a las cosas porque me sirvió para desacelerar y recordar cuáles son mis objetivos. A veces uno está a mil y se olvida el motivo”, resalta la chica de 17 años, focalizada en estudiar una profesión que le guste. El año próximo comenzará a cursar la carrera de contador público en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

"Jamás imaginé que algo que veía tan lejano llegaría a nuestro país. Los primeros días fueron de total incertidumbre, sentí miedo al no conocer con exactitud qué era el Covid-19 y su propagación. Pero a medida que pasaban las semanas, comencé a tranquilizarme", reflexiona. En el Superior de Comercio Libertador General San Martín, los alumnos y alumnas siguen conectados y tienen clases a través del Campus Virtual de la UNR. A través de esta plataforma se desarrollan los temas de todas las materias y pueden interactuar con profesores y compañeros por medio de chats, foros o cursado virtual.

Regina Ortolani

Como alumno de 4º año de la Escuela Marcelino Champagnat Nº 3.161, Víctor Toledo también expresa algunos de sus sentimientos. Afirma que lleva muy bien este tiempo de cuarentena aunque ahora sabe que debe incorporar muchos cuidados. “Salir, hacer las compras o pasear ya no resulta tan fácil”, dice. También le preocupa que los científicos tarden mucho en desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

“Me afecta no estar cerca de mis compañeros y amigos —dice Víctor— pero por suerte sigo teniendo contacto por WhatsApp”. El estudiante cuenta que en su escuela se organizaron con este recurso para seguir conectados. “Armaron un grupo para cada año de la secundaria y así nos pasan actividades de literatura, matemáticas, geografía, inglés y muchas más materias”, destaca.

"Hace falta ese abrazo y ese beso, pero trato de transitar estos meses adaptando mi rutina a las nuevas circunstancias"

>> Leer más: Los centros de estudiantes en tiempos de cuarentena

LOS JÓVENES Y EL ADULTOCENTRISMO

Incertidumbre, angustia, tristeza, aburrimiento, son algunos de los sentimientos que los jóvenes están experimentando durante la pandemia por coronavirus, según se lo expresaron a representantes del Ministerio de Salud de la Nación durante un encuentro con más de 20 organizaciones de todo el país.

Según informó el director de Adolescencias y Juventudes, Juan Carlos Escobar, “las principales preocupaciones están relacionadas con la salud mental como incertidumbre, angustia, tristeza, aburrimiento. A mayor edad, mayor dificultad en la convivencia familiar”. Por esa razón, Escobar pidió dejar de lado la mirada “adultocéntrica” sobre los jóvenes y “ser atentos, cálidos, sin ser demasiado intrusivos”.

“Esta etapa de la vida —agregó Escobar— se caracteriza por la socialización fuera del ámbito familiar, necesaria para la construcción subjetiva. La pandemia produjo una disrupción de esta, además de una hiperpresencia familiar”. Y resaltó que de todas maneras “cerca del 80 por ciento de les chiques cumplen con las medidas del aislamiento social preventivo y obligatorio”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario