Información Gral

Una cartonera halló el cuerpo de Candela en un baldío de Villa Tesei

Candela Rodríguez, la niña de 11 años que estuvo desaparecida nueve días, fue hallada asesinada ayer dentro de una bolsa, con la cara destrozada, a la vera de la autopista del Oeste, en la localidad bonaerense...

Jueves 01 de Septiembre de 2011

Candela Rodríguez, la niña de 11 años que estuvo desaparecida nueve días, fue hallada asesinada ayer dentro de una bolsa, con la cara destrozada, a la vera de la autopista del Oeste, en la localidad bonaerense Villa Tesei, partido de Hurlingham, informaron fuentes de la investigación.

El cuerpo fue encontrado alrededor de las 15.30 por una cartonera que revolvía basura y vio la mano de la nena colgando de una bolsa de basura, concurrió a un kiosco de una terminal de micros cercano y le pidió a la dueña que diera aviso a la policía.

Los efectivos se trasladaron de inmediato al lugar, al igual que la madre de la chica, Carola Labrador, y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

"¡Por Dios, me mataron a mi hija!", gritó la mujer desesperada ante el propio mandatario y el fiscal de Morón a cargo de la investigación, Marcelo Tavolaro, cuando la llevaron al lugar del hallazgo para reconocer el cadáver.

Según las fuentes, hace tres días la tía de Candela recibió un llamado extorsivo en el que le decían que si el padre de la nena no devolvía un dinero, iban a matar a la pequeña, lo cual abona la hipótesis de que se trató de un secuestro extorsivo.

"Hasta que ese conchudo no devuelva la guita, a la nena no la vas a ver nunca más. Que (la madre de Candela) le pregunte al marido dónde dejó la guita", dijo un hombre en un llamado realizado a un teléfono que estaba intervenido y fue grabado por los investigadores.

El padre de la chica, Alfredo Rodríguez, purga una pena de tres años de prisión por integrar una banda de "piratas del asfalto" y el 25 de agosto declaró ante los investigadores que desconocía los motivos de la desaparición de su hija.

Rodríguez fue autorizado por el Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense para que Rodríguez salir durante dos horas del penal de Magdalena y concurrir a su casa para acompañar a su familia.

El lugar del hallazgo del cuerpo, donde la Policía Científica recolectó pruebas, es un ex corralón de materiales demolido hace seis meses donde ahora hay pastizales y basura, situado a pocos metros de la colectora del Acceso Oeste y la calle Benvenuto Cellini, a unos 500 metros del cruce con la avenida Vergara y a 35 cuadras de la casa de Candela.

Luis, un maletero que trabaja en una terminal de micros de larga de distancia situada a una cuadra del terreno, aseguró que tras el aviso de la cartonera fue hasta el lugar y vio que el cuerpo estaba en una bolsa de consorcio, sobre la vereda.

"Tenía una manito afuera", afirmó el hombre, en tanto que voceros policiales aseguraron que la nena tenía colocados los anillos que usaba cuando desapareció, así como unas "colitas" en el pelo.

Otra fuente afirmó que la niña fue asesinada tres días antes en otro lugar y arrojada después allí 24 horas antes del hallazgo, por lo que ahora es prioridad de los investigadores determinar dónde estuvo cautiva unos seis días.

Poco antes de confirmarse que el cuerpo pertenecía a Candela, el fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate, había adelantado que el cadáver "estaba desprovisto de ropa, con la cara destrozada y con aproximadamente tres días de muerta".

El fiscal remarcó que el lugar del hallazgo es "muy transitado y no puede haber estado la bolsa con ese cuerpo desde antes", por lo que se buscan testigos que puedan haber visto arrojarla cerca de este mediodía.

De acuerdo a estudios preliminares, la niña habría sido asesinada por asfixia y golpes en el cráneo y la cara, no obstante la causa fehaciente de la muerte será establecida tras la autopsia que se realizará en la morgue de Morón, situada en Peredo y Haití, del Barrio Policial, de Ituzaingó.

Candela había sido vista por última vez el lunes 22 de agosto, cuando salió de su casa ubicada en Coraceros 2552 de Hurlingham para encontrarse con unas amigas con quienes asistía a un grupo de scout, en la parroquia San Pablo Apóstol, de Villa Tesei.

La madre de la niña denunció su desaparición horas después y al día siguiente el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, y el jefe de la Policía bonaerense, Juan Carlos Paggi, se reunieron con ella para coordinar la búsqueda.

Desde entonces, se realizaron cientos de rastrillajes cerca de la casa de la niña y en todo el conurbano en los que intervino la Policía bonaerense con colaboración de Gendarmería y Prefectura.

El 24 de agosto, se realizó la primera marcha para pedir la aparición con vida de la niña y luego se multiplicaron a lo largo de los días, incluso hasta anoche.

Ante los ruegos de la madre para que le devolvieran a su hija con vida, se recibieron miles de llamadas al 911 para aportar datos, pero en ningún caso fueron de interés para el expediente.

Debido a que con el correr de los días no había novedades de Candela, el gobierno provincial ofreció una recompensa de 100.000 pesos para quien brindara datos fidedignos sobre el paradero de Candela y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ofreció "todo el apoyo" a Carola, a quien recibió en su despacho de la Casa de Gobierno.l (Télam y DyN)

Cronología del caso

22 de agosto


• La policía recibe una denuncia realizada por Carola Labrador, la madre de Candela, quien afirma que su hija desapareció en una esquina de la localidad bonaerense de Villa Tesei mientras esperaba a sus amigas para dirigirse a una reunión de boy scouts.

23 de agosto

• La madre de la niña asegura que una vecina dijo haber escuchado “una frenada de un auto” y “un bocinazo” a la misma hora en que desapareció su hija. “A mi hija me la robaron”, afirmó.

24 de agosto

• El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, y el jefe de la policía provincial, Juan Carlos Paggi, deciden conformar un Comité de Crisis para investigar el caso, sobre el que tienen “varias pistas”. En tanto, los vecinos de la familia Rodríguez protagonizan una movilización para reclamar la aparición con vida de la niña.

25 de agosto

• La presidenta Cristina Fernández recibe en su despacho de la Casa Rosada a la madre de Candela. “Me escuchó como madre y me dijo que cuento con ella para lo que necesite”, dijo la mujer al término del encuentro.
• El gobierno bonaerense ofrece una recompensa de 100 mil pesos para quien aporte datos sobre el paradero de la niña.
• Alfredo Rodríguez, el padre de la niña que permanece detenido en el penal de Magdalena, es interrogado para determinar algún nexo con el caso.


26 de agosto

“Es como si se la hubiese tragado la tierra”, afirma Zulema, la abuela de Candela Rodríguez. Además, desestima que la desaparición de la niña pueda vincularse a la situación penal que atraviesa su padre, detenido en un penal bonaerense acusado de un delito de robo.

27 de agosto

• La búsqueda de Candela Rodríguez se amplía a todo el país. En tanto, el fiscal de Morón Marcelo Tavolaro, a cargo de la investigación, admite que la situación es “preocupante” y decide encarar el caso como un posible “secuestro extorsivo”.

28 de agosto

• La madre de la niña vuelve a pedir “ayuda” a quienes puedan aportar datos para encontrar a su hija, y afirma: “Hay mucha gente mala que por la plata llama para decir cosas que no son”.

29 de agosto

• La policía bonaerense intensifica los operativos para localizar a Candela Rodríguez, a una semana de su desaparición. Los agentes allanan dos departamentos particulares y un comercio del barrio porteño de Flores, siguiendo la pista de una red de pederastas.

30 de agosto

• La policía allana la casa de un ex convicto vinculado al padre de Candela Rodríguez, quien admite haberla visto el día de su desaparición. Durante la noche, 250 agentes buscan sin éxito a la niña en el barrio Costa Esperanza, en la localidad de Billinghurst, en el partido de San Martín.

31 de agosto

• La madre de Candela Rodríguez reconoce como los restos de su hija hallados dentro de una bolsa arrojada en un descampado en el partido de Morón. “Por Dios, mataron a mi hija”, dijo. La mujer había recibido 48 horas antes un mensaje extorsivo en el cual le advertían que debía devolver “la plata” o su hija aparecería muerta.

“Para que esto no vuelva a pasar”

Dirigentes de distintos ámbitos y familiares y allegados a Candela Sol Rodríguez expresaron su dolor por su asesinato y pidieron justicia.
  Betiana, tía de Candela: “No va a haber más Candelas porque la lucha va a seguir. Todos vamos a seguir para que esto no vuelva a pasar. La madre está muy dolida, quiero que respeten el dolor de la mamá”.
  Adolfo Rodríguez Saá, senador nacional: “Estamos conmovidos por la muerte de Candela, con mucha bronca. Un gran dolor”.
  Mauricio Macri, jefe de Gobierno porteño: “Nos enteramos de la peor noticia. Fuerza a la familia de Candela. Que el crimen no quede impune”.
  Marta Vedio, subsecretaria de Derechos Humanos de La Plata: “Con mucho dolor nos enteramos de la muerte de Candela. Una muerte injusta, como son las muertes. Acompañamos en el dolor a su familia. Acompañamos también el reclamo de justicia. No de venganza ni de más muertes, como ya se escucha o se lee en algunos foros. Justicia, que tanta falta hace en nuestro país. Reclamamos una profunda reflexión acerca de lo ocurrido, que nos conduzca a introducir las reformas que hagan falta para que las estructuras del Estado cumplan su misión de protegernos, de investigar correctamente y de garantizar los derechos de todos y cada uno de los habitantes de este suelo. Y pedimos una profunda investigación que descubra todas y cada una de las responsabilidades involucradas”.
  Padre Juan Martínez, párroco: “Es un momento de llorar, de silencio. No tengo palabras. Los compañeros de la nena están muy mal. Lo primero que les he dicho es que Candela está en el cielo, que está en paz, que tenemos que rezar por la familia, y que tiene que haber justicia, que no es venganza, para que se resuelva (el caso) y que los que han matado a esta niña vayan a la cárcel por muchos años. Era una niña muy viva, muy alegre, que aparentaba un poco más edad de la que tenía y, como son los niños, llena de vida, de esperanza. Estoy destrozado, me enteré justo antes de celebrar la misa en la parroquia”.
  Héctor Scola, basquetbolista de la selección argentina: “”Qué horrible noticia lo de Candela... No lo puedo creer, me amargué la noche”.
  Luis D’Elía, dirigente social kirchnerista: “Hijo de mil puta el que mató a Candela. Por Dios. Justicia revolucionaria, sumarísima, para los que cometieron semejante atrocidad”.
  Pino Solanas, referente de Proyecto Sur: “Siento un profundo y enorme dolor. Mi más sentido pésame para los familiares. Ahora, justicia para Candela”.
  Jorge Vanossi, Partido Autonomista Nacional: “Es un hecho bárbaro cometido con toda clase de ensañamiento por bestias salvajes. Si se identifica a los culpables, no puede haber excarcelación ni libertad condicional alguna, con la necesidad de un proceso lo más rápido posible. No se trata de predicar leyes a lo Blumberg, sino que hay que aplicar las normas existentes con toda firmeza. El mejor garantismo es el que asegura el derecho a la vida”.
  Luis Acuña, intendente de Hurlingham: “Es un tragedia terrible que nos golpea a todos. No hay mucho para decir y sí hay mucho para hacer en la investigación para condenar a los culpables de este espantoso crimen. Estoy a disposición de la familia para lo que necesiten”.
  Daniel Passarella, presidente de River: “Quiero mandarle un mensaje a la mamá de Candela, que lamentablemente hoy ha pasado lo peor. Me pongo a disposición con mi esposa para lo que necesite. Nosotros pasamos por ese momento y sabemos lo que es. Le mando un abrazo grande a la mamá y a toda la familia”. l

Crean registro de datos sobre delitos sexuales

La Cámara de Senadores aprobó ayer por unanimidad los proyectos que modifican la ley sobre trata de personas y crean un registro de datos genéticos para colaborar en la investigación de delitos sexuales.
  Los legisladores destacaron la importancia del proyecto que brinda una nueva definición del delito, apunta a crear organismos y a volcar recursos para la asistencia y la reparación del daño a las víctimas de este delito; establece la figura de explotación y se elimina la consideración del posible consentimiento por parte de una víctima mayor de edad. Durante la exposición del socialista Rubén Giustiniani, María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, lo interrumpió para trasmitir la información que había sido hallado el cuerpo de Candela Rodríguez, lo que provocó conmoción en el salón y dio pie a ratificar la intención de atacar el delito de trata de personas, aunque no sea exactamente éste el caso.
  El segundo proyecto propone la creación de un registro de datos genéticos por delitos sexuales para facilitar el esclarecimiento de los hechos en el marco de una investigación judicial. (DyN)

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario