Información General

La leyenda de La Telesita: la joven danzante y milagrosa de Santiago del Estero

Tras morir quemada, los santiagueños comenzaron a hacer bailes en su honor y aseguran que ella, en agradecimiento, les comenzó a conceder favores

Sábado 06 de Marzo de 2021

Como en la mayoría de los mitos y las leyendas, las versiones de la historia de La Telesita son muchas, pues el boca en boca puede hacer que se pierdan algunos detalles y se agreguen otros. Sin embargo, todas coinciden en que esta muchacha, llamada Telésfora Castillo, murió cuando estaba en busca de calor una noche de frío y se acercó demasiado a una fogata. La joven se quedó dormida en el lugar y sus ropas se prendieron fuego, el incendio la atrapó y terminó con su vida.

Telésfora, popularmente conocida como La Telesita, era un personaje de la antigua Tojona, hoy comprendida como la región Salavina en Santiago del Estero. Hija de una pareja adinerada que falleció cuando ella era pequeña, aseguran que jamás dio demasiado valor a sus pertenencias y que las regalaba. Desde joyas de oro hasta su propia casa cuando ya no tenía más que dar.

La Telesita era amante de la música, los bailes y el canto, y por eso se la reconocía. Tras la muerte de su madre y su padre, comenzó a vagar por la ciudad y siempre estaba presente en las fiestas que se organizaban, sobre todo en las calles. Era la primera en llegar y la última en irse, cuando sus pies ya no aguantaban más de tanto danzar. Todos los días de la semana se la veía bailando en un lugar distinto.

Una noche, los vecinos se alarmaron al ver que la muchacha no volvía. Preocupados, salieron a buscarla. Algunos dicen que la encontraron en el rancho en el que vivía, otros que fue en un monte. Las diferentes versiones coinciden en que murió a causa del fuego. Cuentan que fue enterrada y llorada por todo el pueblo.

La Telesita no tardó en hacerse presente una noche. Alguien aseguró haberla visto y otra persona más y así se sumaron voces. Entonces empezaron a decir que era un "alma en pena" pero que no buscaba hacerle mal a nadie, sino que quería compañía. También la catalogaron como milagrosa, aunque el pedido no se acompaña de velas ni santuarios. Se le rinde culto de la forma en la que ella vivió toda su corta vida: bailando.

Un día, alguien decidió pedirle a la muchacha que lo ayude a encontrar a un chancho que robaron cuando estaban a punto de venderlo. Para eso, la persona organizó un baile y bebió siete copas de alguna bebida alcohólica y luego danzó al compás de siete chacareras, los ritmos folclóricos eran los predilectos de la Telesita, tomando más alcohol en el medio. Cuando el vendedor cayó rendido al piso, cansado de tanta fiesta, el animal apareció, y desde aquel momento las celebraciones para pedirle favores a Telésfora Castillo fueron más y más populares, tanto que los festejos tomaron el nombre de "telesiadas" en su honor.

LA TELESITA. LOS MANSEROS SANTIAGUEÑOS. Festival Jesús María 2014

Cada una de las telesiadas finalizan, justamente, cuando quien necesita el milagro se rinde luego de bailar siete canciones y tomar siete copas.

No obstante, en algunos lugares de la región agregan la quema de un muñeco que representa a La Telesita, el cual está colgado durante toda la fiesta a la vista de todos hasta el momento de la ceremonia del fuego. La leyenda de la muchacha se volvió tan popular que han creado canciones, poemas y libros dedicados a la misma.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario