Información Gral

Francisco: "Los corruptos son el anticristo"

Francisco pronunció una dura homilía durante una misa celebrada ayer en la capilla de la residencia de Santa Marta. El Pontífice exhortó a los cristianos a seguir el modelo del Papa Juan XXIII, inspirador del Concilio Vaticano II, a 50 años de su muerte.  

Martes 04 de Junio de 2013

El Papa Francisco afirmó ayer que "los corruptos son el anticristo, hacen mucho daño a la Iglesia y son un peligro, ya que son adoradores de sí mismos, sólo piensan en ellos y consideran que no necesitan de Dios".

El argentino Jorge Bergoglio realizó estas manifestaciones durante la misa que celebró ayer a la mañana en la capilla de la residencia de Santa Marta, donde se aloja, y en la que se refirió a la parábola de los labradores malvados, del Evangelio de Mateo, y a los tres modelos de cristianos en la Iglesia: los pecadores, los corruptos y los santos.

Según consignó la agencia de noticias EFE, Francisco señaló que de los pecadores no es necesario hablar demasiado, "ya que todos los somos, nos conocemos desde dentro y sabemos qué cosa es un pecador y si alguno de nosotros no se siente así, que vaya a la consulta de un médico espiritual".

El obispo de Roma añadió que la parábola habla de otra figura, la de aquellos que quieren adueñarse de la viña y rompieron relaciones con el dueño de la misma, "un patrón (Dios) que nos ha llamado con amor, nos custodia y nos da libertad, pero esas personas se sienten fuertes y autónomas de Dios".

"Esas personas, poco a poco han roto esa relación con Dios y dicen: «Nosotros no necesitamos a ese patrón, que no venga a molestarnos». Esos son los corruptos, aquellos que eran pecadores como todos nosotros, pero han dado un paso adelante, se han consolidado en el pecado", aseguró Francisco.

El Papa Bergoglio agregó que los corruptos "son un peligro también para los cristianos, ya que sólo piensan en ellos".

El Pontífice advirtió que Judas, "de pecador avaro acabó en la corrupción" y subrayó que los corruptos "son grandes desmemoriados, han olvidado el amor con el que Dios ha creado su viña, y se han convertido en adoradores de sí mismos".

"íCuanto mal hacen los corruptos en la comunidad cristiana, que el Señor nos libere de caer en ese camino de la corrupción!", agregó el Papa, que recordó al apóstol Juan, que decía que los corruptos "son el anticristo, están en medio de nosotros, pero no son de los nuestros".

Francisco agregó que "al contrario que los corruptos, los santos hacen mucho bien a la Iglesia, son los que obedecen al Señor, los que le adoran y no han perdido la memoria del amor con el que el Señor ha creado su viña".

El Papa argentino imploró a Dios la gracia "de no convertirnos en corruptos".

"Pecadores sí, corruptos no", subrayó Francisco, que recordó que ayer se cumplieron 50 años de la muerte del beato Papa Juan XXIII, al que puso como "modelo de santidad".

El "Papa bueno". El Papa Francisco invitó ayer a los católicos a inspirarse en Juan XXIII (1958-1963), el "Papa bueno", al que elogió como "constructor de paz", dijo al rendirle homenaje en la basílica de San Pedro en ocasión de los 50 años de su muerte.

"Fue bello tener un Papa bueno, que era también un líder", aseguró improvisando Francisco al término de la misa.

"Cincuenta años después de su muerte, su guía sabia y paterna, su amor por la tradición de la Iglesia, la consciencia de que era necesario actualizar la entidad, la intuición profética de convocar el Concilio Vaticano II ofreciendo hasta su propia vida para lograrlo, resultan un punto de referencia para la historia del siglo XX de la Iglesia y constituyen un faro luminoso para el camino que nos espera", aseguró Francisco.

Tan sólo tres meses después de su elección, Juan XXIII convocó el XXI Concilio Ecuménico, llamado después Concilio Vaticano II, que modernizó la Iglesia, nombró cardenales de otras razas y escribió ocho encíclicas, entre ellas "Pacem in terris" (Paz en la tierra), uno de los documentos más importantes para la Iglesia moderna.

El "Papa bueno", que desde el inicio de su papado quedó claro que iba a ser un innovador, visitó parroquias, dio muestras de su humanidad al visitar hospitales infantiles y cárceles y con su talento diplomático consiguió restablecer el desequilibrio en que había quedado sumida la Iglesia tras la Segunda Guerra Mundial por su controvertida relación con el nazismo.

"Era padre y pastor, un hombre de paz y pacífico", agregó Francisco, quien se recogió a orar ante su tumba dentro de la basílica de San Pedro, en el Vaticano.

Muestra de fotos

La primera muestra fotográfica sobre Jorge Bergoglio, luego de su asunción como Papa Francisco, fue inaugurada ayer en el monasterio Santa Catalina, del microcentro porteño. “Francisco: servidor en Buenos Aires, servidor para el mundo”, de Enrique Cangas, se presentará hasta el 28 de junio en el templo de San Martín 705, de Buenos Aires.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario