Edición Impresa

Un fallo autorizó a desconectar a un paciente que lleva 18 años en coma en Neuquén

El caso de Marcelo Diez dividió posiciones. Ahora sus hermanas podrán decidir el retiro de la sonda que lo alimenta.  

Miércoles 24 de Abril de 2013

La Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén le otorgó a la familia de Marcelo Diez, paciente que se encuentra en estado vegetativo desde 1994, la potestad de decidir sobre su vida tras lo cual Adriana Diez, su hermana, dijo que la decisión de desconectarlo "está tomada".

"Sólo basta que la sentencia quede firme y sean notificadas las partes en forma fehaciente para después apelar", manifestó la mujer.

Los jueces concluyeron que el pedido de una muerte digna para Marcelo "debe resolverse en el ámbito intrafamiliar, no requiriendo autorización judicial". La decisión se apoyó en la nueva ley de derechos del paciente 26.529, modificada por la ley 26.742.

El caso de Marcelo Diez generó enfrentamientos en Neuquén, entre los partidarios de desconectarle la sonda que lo alimenta y un sector de los médicos, de la Iglesia y también jueces, que se oponen por entender que respira por sus propios medios. Ellos dicen que quitarle la sonda representaría hacerlo morir de hambre.

En octubre de 1994, cuando tenía 30 años, Marcelo Diez sufrió un accidente en moto en la ruta nacional 22, en la capital neuquina. Desde entonces vive en estado vegetativo permanente, con el soporte de una sonda clavada en el intestino.

Con esta resolución del máximo tribunal de la Justicia provincial, se cierra el capítulo de una lucha que llevan desde hace años Adriana y Andrea, hermanas de Marcelo. Ambas decidieron comenzar a reclamar una muerte digna cuando sus padres fallecieron.

Dos instancias judiciales anteriores les negaron a las hermanas la posibilidad de desconectar a Marcelo. Sin rendirse, llevaron el caso al Tribunal Superior de Justicia.

En su perfil de Facebook, Andrea les agradeció ayer a todas las personas que acompañaron a ella y su hermana en su reclamo. "Marcelo podrá descansar gracias a lo que ustedes han hecho", escribió. También pidió que con esta sentencia, el de su hermano sea el último caso en ser judicializado en Argentina. "Nunca más los familiares de ningún paciente en su estado deberán acudir a la Justicia cuando médicos o instituciones quieran hacer valer su opinión personal y sus fundamentalismos sobre la vida de terceros", sostuvo.

Andrea, que no vive en el país, también agradeció "a los médicos e instituciones que presentaron dictámenes" y "a los que conocieron a Marcelo y dijeron que no hubiera querido esto".

"Esta determinación (de quitarle la sonda) fue tomada hace muchos años y nos ayudaron los médicos y tribunales de ética. La medicina se mide en estadísticas y los números indican que ninguna persona en estado vegetativo por traumatismo tras pasar un año tenga recuperación", especificó.

Al respecto, la mujer sostuvo que "este fallo sienta precedentes, ya que si hay una sentencia de un Tribunal Superior —que decide tomar el caso tras la modificación de la ley de derechos del paciente— la instancia que queda es la de la Corte Suprema de Justicia y, además, hay una ley".

Si bien desconocen la fecha estimativa de la resolución y por ende, la desconexión de Marcelo, las hermanas dicen vivir el fallo "con alivio y con tranquilidad, ya que en estos casos no se puede hablar de alegría".

Adriana Diez desea que no se judicialicen más casos así.

Un deportista

Marcelo Diez tuvo un accidente con su moto el 23 de octubre de 1994. Tenía 30 años cuando un auto lo chocó en la ruta 22 de Neuquén. De profesión contador, era un apasionado por los deportes: esquiaba, nadaba, escalaba. Sus hermanas respetaron la voluntad de sus padres de tenerlo cerca, en su casa, pero cuando éstos murieron, comenzaron a reclamar por el derecho a una muerte digna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS