Edición Impresa

Todavía quedan unas 300 personas aisladas por los aludes en Mendoza

Con helicópteros militares se tendió un puente aéreo para abastecer a varados en Puente del Inca, Penitentes y Punta de Vacas.  La ruta 7 sigue anegada de tierra y piedras.  

Lunes 11 de Febrero de 2013

Unas 315 personas que estaban varadas desde el viernes por aludes cerca del paso fronterizo Cristo Redentor, en los Andes mendocinos, fueron rescatadas entre anteayer y ayer, según informó el gobierno de Mendoza, mientras otras 300 siguen aisladas en la ruta intransitable en la alta montaña.

El ministro de Defensa, Arturo Puricelli, dispuso que las Fuerzas Armadas colaboren con las tareas para minimizar los efectos de los aludes que se produjeron entre la noche del jueves y las primeras horas del viernes entre las localidades de Uspallata y Puente del Inca y provocaron el corte total del tránsito por el corredor internacional.

De las 228 rescatadas ayer, 135 personas pudieron retornar ya a sus hogares en un vuelo especial de Aerolíneas Argentinas (AA) que unió Buenos Aires con Santiago de Chile y Mendoza y luego regresó al Aeroparque metropolitano.

Los médicos que asistieron a los viajeros rescatados señalaron que sólo se observaron golpes, magulladuras, enfriamiento, subas de presión en algunas personas de edad avanzada y angustia y estado nervioso por los difíciles momentos vividos.

La gran mayoría de los rescatados eran viajeros de otras provincias, como Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, Neuquén y La Pampa, que se encontraban en tránsito hacia y desde Chile, siendo la minoría oriundos de Mendoza.

De las personas que volvieron a sus lugares de residencia por vía aérea, 67 tuvieron como destino la ciudad de Mendoza, 51 Buenos Aires, seis Córdoba, y 11 no precisaron su destino, dijeron las autoridades mendocinas.

"Gran operativo de retorno de argentinos varados por los derrumbes. Gobiernos y empresas AA y Andesmar logramos que retornen", escribió el embajador argentino en Chile, González García, en Twitter.

En tanto, las aproximadamente 300 personas que permanecen aisladas en la zona (Puente del Inca, Penitentes y Punta de Vacas) se encuentran en buen estado de salud y están siendo asistidas por el puente aéreo que pudo funcionar con normalidad durante la mañana de ayer, aunque los fuertes vientos amenazaban las operaciones de los helicópteros por la tarde.

Entre ellos hay viajeros y también el personal de las distintas reparticiones que atiende el puesto fronterizo.

Una treintena de vehículos quedaron varados inicialmente el viernes y sus ocupantes atrapados por dos aludes que bloquearon la ruta nacional 7, tras un temporal desatado en el lado mendocino del límite internacional con Chile.

El sábado, 87 personas, 24 de ellas menores de edad, fueron rescatadas con heridas leves y crisis nerviosas en un primer momento en distintas zonas de la alta montaña.

El temporal afectó la zona delimitada entre el Arroyo Seco y Picheuta, en proximidades del paso Cristo Redentor que se encuentra desde entonces intransitable para todo tipo de vehículos sin fecha estimada de liberación.

Equipos pesados. Actualmente hay 12 equipos viales pesados trabajando en la ruta 7 que ya liberaron 12 kilómetros de escombros: se despejaron dos aludes grandes y cinco chicos, y quedan aún dos deslizamientos grandes y nueve chicos, se indicó.

Vialidad Nacional sugirió aguardar hasta que mejoren las condiciones meteorológicas y consultar el estado de las rutas antes de emprender viaje.

El organismo recomendó como pasos alternativos, para todo tipo de vehículos, el Cardenal Samoré en la ruta nacional 231, Neuquén, habilitado de 8 a 20; el San Francisco, de la ruta 60, Catamarca, y el de Jama, por la ruta 52, en Jujuy, de 8 a 24.

El paso internacional Agua Negra, por la ruta nacional 150, en San Juan, también continúa cerrado al tránsito por derrumbes.

El ministro Puricelli instruyó al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevalier, para coordinar la asistencia humanitaria.

En ese marco, personal del Comando de Brigada de Montaña VIII del Ejército ya trabaja junto al gobierno de Mendoza en alojamiento, ayuda sanitaria, traslado y evacuación de personas aisladas, así como también en el despeje en las zonas afectadas por los derrumbes.

La cartera de Defensa informó que "el gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, solicitó además el apoyo de helicópteros del Ejército para facilitar la evacuación de alrededor de 750 personas que permanecían aisladas", según los cálculos iniciales del desastre.

Así, se ordenó el despliegue de los medios aéreos y sus tripulaciones. Entre otros, se están empleando helicópteros, camiones, ambulancias y cocinas de campaña.

El puente aéreo de apoyo a las personas atrapadas fue establecido con seis máquinas: una de la Patrulla de Rescate del Aconcagua, una de la Policía de la Provincia de Mendoza, dos Lama de la VIII Brigada de Montaña, y dos Bell Huey II pertenecientes a Aviación del Ejército. Esos helicópteros llevan víveres y combustible desde Uspallata hacia Polvaredas, Punta de Vacas, Penitentes y Puente de Inca.

Además, se entregó combustible a 33 vehículos particulares que venían desde chile y debieron detenerse en la zona de Puente del Inca. Debieron desandar camino y cruzar la cordillera por pasos alternativos, como el Pehuenche.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS