Edición Impresa

"The iceman", viaje a la mente de un asesino

La película que se estrena el jueves indaga en la vida pública y privada de richard Kuklinski, el despiadado sicario estadounidense.

Domingo 03 de Noviembre de 2013

“Al final de la película te decís «me gusta este tipo», y luego te preguntás por qué. Y creo que eso la hace diferente a muchas otras películas de gángsters”. Así definió el director Ariel Vroman a Richard Kuklinski, el asesino a sueldo de la vida real en el cual se inspira “The Iceman”, que se estrena el jueves próximo.

   Un seleccionado de actores, encabezado por Michael Shanon en el rol de Kuklinski, encarna a los habitantes de ese submundo. Allí, en roles a cargo de Winona Ryder (“Inocencia interrumpida”), Chris Evans (“Capitán América”), Ray Liotta (“Buenos muchachos”), David Schwimmer (“Friend”), James Franco (“127 horas”) y Stephen Dorf (“En un rincón del corazón”) completan el reparto de un filme sobre un personaje frío y torturado, que trabajó para la mafia y que definitivamente no conoció límites y que se dice que llegó a matar a más de cien personas.

   Pero Richard Kuklinski no era un asesino sin método, sino que lleva una doble vida: por una parte es un despiadado sicario y por la otra, es un respetado hombre de familia. El filme intenta desentrañar qué escondía en su tortuosa personalidad este hombre, desde sus inicios con la mafia hasta su posterior arresto, y que se ganó el apodo debido a que congelaba a sus víctimas para despistar a la policía.

   El origen del proyecto es de 1992, cuando HBO transmitió un impactante documental, “The Iceman: confessions of a Mafia Hitman”. Era una serie de varias entrevistas con Richard Kuklinski, un conocido asesino a sueldo, quien estaba cumpliendo una sentencia de pena perpetua en la prisión de New Jersey por haber asesinado a 100 hombres. El único remordimiento sobrevenía cuando Kuklinski hablaba de su familia, quien supo la verdad cuando fue arrestado en 1986.

   Este documental fue visto por Vromen, quien en ese momento había realizado dos películas en su carrera, una de ellas titulada “Danika”, protagonizada por Marie Tomei y que ganó el premio a la mejor película en el Festival de Cine de San Diego en 2006. “La historia me cautivó” recordó Vromen. “El sentimiento más extraño que tuve es que en realidad me caía bien el tipo”, dijo.

El elegido. Para Vromen sólo había un actor capaz de interpretar el personaje de Kuklinski, Michael Shannon, el mismo de “Sólo un sueño”, de Sam Mendes y por el que ganó un Oscar. “Me volví obsesivo con él, lo imaginaba perfecto en el personaje”, dijo el director.

   El actor estadounidense, “tan imponente físicamente como el hombre al que da vida, es a la vez tierno y cruel” y, según el Hollywood Reporter, “mostró una vez más que puede explorar la oscuridad como pocos actores hoy día”. “Es un logro de este sorprendente actor que no importa lo depravada que sean sus acciones, Richard sigue siendo el antihéroe que capta nuestra atención de forma implacable”, dijo en su crítica el portal.

   Shannon dijo que intentó entender cómo se transformó Kuklinski en lo que fue. “Cada vez que veo a Kuklinski, veo al niño pequeño que fue una vez, e imagino cuánto miedo y dolor tuvo que soportar de niño y el proceso completo de cómo se formó su personalidad”, dijo Shannon.

   La película contiene escenas de Kuklinski de niño siendo golpeado por su padre. “Veo a alguien cargado de mucho odio hacia sí mismo”, añadió Shannon. “Realmente creo que él no pensaba que pudiera hacer otra cosa, no podía creer que tuviera ningún talento, que fuera inteligente. Pensaba que lo único que tenía en exceso era ira”, consideró.

   Kuklinski murió en el hospital carcelario de Trenton, Nueva Jersey, a los 70 años. Pasó a ser conocido como “Iceman” porque a veces congelaba los cadáveres de sus víctimas para enmascarar a la policía sobre el momento de la muerte, y se jactaba de sus hazañas, incluyendo en documentales de la HBO sobre él.

   Se dice que este hombre de gran corpulencia mintió para exagerar sus crímenes, pero en 1988 fue condenado en un tribunal por cinco asesinatos por los que cumplía penas de cadena perpetuas consecutivas cuando murió.

   Winona Ryder interpreta a su esposa, Deborah; Ray Liotta es su empleador convertido en rival, el jefe de la mafia Roy Demeo, y David Schwimmer, conocido por su papel de Ross en la serie de televisión “Friends”, interpreta al buscavidas Josh.

Ojos que no ven. Ryder dijo que evitó investigar si la esposa de Kuklinski estaba al tanto o no del alcance de los crímenes de su marido. La actriz dijo que se había sentido atraída por el proyecto en parte porque admiraba a Shannon.

   También añadió: “Me gustó mucho la forma en que Vromen abordó el proyecto, en el sentido de que él quería mostrar la dualidad del personaje pero también quería ver cómo la gente vive en una negación lo cual iba un poco más con mi personaje. Todos hemos vivido algo de negación, de una forma u otra. Eso simplemente nos lleva a un nivel diferente”.

   Ese aspecto de Deborah lo transformó en un personaje que era un desafío ya que para prepararse tenía mucha información sobre Kuklinski, la cual estaba disponible en línea y en los libros.

   “Tenía que desconectarme de toda esa información” recuerda Ryder. “De algún modo tenía que desaprender todo lo que había investigado sobre él, tenía que hacer lo opuesto a lo que normalmente hago para un personaje que es investigar. Tenía que arrancar todas las hojas del guión en donde no aparecía mi personaje o de las cosas que mi personaje no sabía. Y tachaba todo lo que mi personaje negaba o desconocía”, recordó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS