Edición Impresa

"Soy un depredador sexual", había escrito el secuestrador de Cleveland

Ariel Castro, el principal acusado del secuestro, cautiverio y violación de tres mujeres durante una década en Cleveland (Ohio, EEUU), se consideraba un "depredador sexual" que necesitaba...

Viernes 10 de Mayo de 2013

Ariel Castro, el principal acusado del secuestro, cautiverio y violación de tres mujeres durante una década en Cleveland (Ohio, EEUU), se consideraba un "depredador sexual" que necesitaba ayuda, según escribió en una nota de 2004.

El escrito fue descubierto entre decenas de otras pruebas recogidas por la policía en el allanamiento de su casa de Cleveland donde las tres mujeres permanecieron cautivas. "Soy un depredador sexual. Necesito ayuda", reza la nota.

En una aparente referencia a las víctimas, la nota continúa: "Ellas están aquí contra su voluntad porque cometieron el error de subir al automóvil de un completo extraño". "No sé porqué busco otra, ya tengo dos".

Castro compareció ayer ante una corte de Ohio (norte) para enfrentar cargos de violación y secuestro en un caso que conmociona a Estados Unidos.

De 52 años, origen puertorriqueño y nacionalizado estadounidense, este ex conductor de autobús escolar desempleado, no se pronunció durante la audiencia y permaneció de pie y esposado, mirando al suelo, mientras el tribunal dictó una fianza de dos millones de dólares por cada uno de los cuatro casos, por lo que permanecerá detenido. En total, ocho millones de dólares.

Castro se presentó ante la Corte con la defensora de oficio Kathleen DeMetz, quien dijo que su defendido había sido "acusado de secuestro y violación en un caso, de secuestro y violación en el segundo, de secuestro y violación en el tercero y de secuestro en el cuarto".

Las mujeres secuestradas son Amanda Berry, de 27 años, Gina DeJesus, de 23, y Michelle Knight, de 32. Asimismo, se acusa a Castro del secuestro de Jocelyn, la hija de seis años que tuvo con Berry durante su cautiverio.

Tras la audiencia, DeMetz dijo a los periodistas que Castro corría riesgo de suicidio y debía ser colocado bajo vigilancia especial cuando sea llevado a la cárcel del condado.

La nota encontrada de 2004 tiene inserto un párrafo donde Castro escribió que planeaba suicidarse y "dejar todo mi dinero a mis víctimas".

El subjefe de policía de Cleveland Ed Tomba pareció confirmar la existencia de esta nota en una conferencia de prensa ofrecida el miércoles, cuando un periodista le preguntó si se había encontrado un "mensaje suicida".

"No puedo hablar del descubrimiento de una prueba, hay más de 200 recogidas en la casa de Seymour Avenue", dijo.

Los dos hermanos de Ariel Castro, Pedro, de 54 años, y Onil, de 50, que también habían sido arrestados, no enfrentan cargos.

Castro se presentó ante el tribunal vestido con ropa de prisionero azul oscura. Mantuvo todo el tiempo la cabeza gacha y la mirada dirigida al suelo, mientras escuchaba las acusaciones. No se declaró inocente ni culpable.

Jocelyn, la hija que tuvo con Berry durante su cautiverio, habría nacido durante el cautiverio en una pileta inflable para niños. Un test de paternidad confirmará si él es el padre.

El fiscal Brian Murphy describió los secuestros como un "horrible calvario" para las mujeres, con acciones "premeditadas" y "degeneradas" contra las chicas de parte del acusado.

Castro encerró a las tres jóvenes por su interés sin consideración alguna, las ató, violó, maltrató y les hizo pasar hambre, señaló el fiscal. Dos hermanos del acusado, también detenidos, comparecieron ante el tribunal aunque por delitos de menor grado, por lo que la jueza los dejó en libertad.

El escrito de la acusación indica que Castro dejó salir de la casa a las mujeres en tan solo en dos ocasiones y por unos minutos, pero únicamente al garaje.

El pasado lunes se les presentó a una de las víctimas la primera oportunidad real para huir, porque Castro olvidó cerrar la puerta.

Aunque la investigación del caso no está cerrada, los investigadores no creen que haya más víctimas.

La televisión reveló que una hija de Castro, Arlene, era la "mejor amiga" de una de las víctimas, DeJesus. La propia Arlene apareció una década atrás en un ciclo estadounidense sobre personas desaparecidas "American Most Wanted".

Cinco abortos

Michelle Knigth, la única de las tres mujeres que sigue hospitalizada, reveló a la policía que estuvo embarazada "al menos cinco veces" durante sus casi 12 años de cautiverio. "Ariel Castro le hizo perder el bebé", reza un informe de la policía en referencia al menos a un embarazo. "La dejó sin comer durante al menos dos semanas y le dio golpes en el vientre hasta que tuvo un aborto", dice el reporte policial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS