Edición Impresa

Los escándalos sexuales y de poder aparecen en la previa del cónclave

El problema de los abusos tomó carácter de urgencia después de que el denunciado cardenal escocés Keith O'Brien dimitiera. Dos cardenales pidieron un mayor debate de estos temas. El cardenal británico Murphy-O'Connor destacó la gravedad de los abusos.

Miércoles 27 de Febrero de 2013

Los escándalos sexuales y de poder que acechan a la Iglesia Católica están jugando un papel importante en las reuniones previas al cónclave del próximo mes para elegir al nuevo Papa después de que dos cardenales pidiesen ayer más debate interno sobre estos temas. Un grupo de apoyo para víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes hizo también lo que describió como una "desesperada súplica" al Papa Benedicto XVI para que use su autoridad antes de dimitir sancione a los obispos que han protegido a clérigos pederastas en sus diócesis.

El problema de los abusos tomó carácter de urgencia después de que el cardenal de Escocia Keith O'Brien, acusado de comportamiento impropio con sacerdotes jóvenes, renunciase como arzobispo de Edimburgo el lunes y se retirase del cónclave de la capilla Sixtina para elegir al nuevo Sumo Pontífice.

La oficina de prensa de los católicos escoceses dijo que O'Brien recibe asesoría legal y respondería a las acusaciones "anónimas y no específicas" en su contra.

El cardenal Cormac Murphy-O'Connor, que ahora es el único prelado británico que asistirá a las conversaciones previas al cónclave entre los cardenales la próxima semana en el Vaticano, dijo en Londres que el abuso sexual de menores estaba entre los escándalos más graves en la Iglesia. "Esa será una de las principales cosas que discutirán los cardenales", dijo Murphy-O'Connor, que no puede votar porque tiene más de 80 años pero puede unirse a los cardenales electores en sus discusiones a puerta cerrada sobre los retos para el próximo Papa.

El cardenal francés Jean-Louis Tauran dijo que los 115 electores, tras la renuncia de O'Brien, deberían estar informados de un reporte secreto sobre corrupción en el Vaticano preparado para Benedicto.

Pero el Papa decidió reservar el informe para su sucesor, aunque los tres cardenales de más de 80 años que lo redactaron podrán informar a los electores sobre algunas de sus averiguaciones durante las consultas de la próxima semana.

Piden nombres. "Los cardenales electores no pueden decidir elegir tal o cual nombre en la votación si no saben lo que contiene ese informe", dijo Tauran al diario La Repubblica. "Si es necesario, no veo por qué no deberían pedir nombres", añadió Tauran, ex ministro vaticano de Relaciones Exteriores que ahora dirige el departamento para el diálogo interreligioso.

En tanto, los periódicos italianos han estado especulando durante días sobre conspiraciones y presuntos escándalos sexuales dentro del Vaticano que podrían haber influido en Benedicto XVI para convertirse en el primer Papa en seis siglos que dimite y no fallece en el cargo. El Vaticano ha acusado a esos medios de difundir rumores "falsos y dañinos" en un intento por influir en los cardenales que están empezando a llegar a Roma para la reunión de despedida que tendrán con el Pontífice.

Dos directores de la red estadounidense sobre víctimas de abusos Snap llegaron a Roma ayer para llamar la atención sobre sus peticiones para endurecer las políticas de la Iglesia. "Estamos aquí para hacer un desesperado último llamamiento al Papa Benedicto XVI para que use las últimas horas de su papado para tomar acciones decisivas para proteger a los niños", dijo David Clohessy, director nacional de la Red de Supervivientes de los Abusados por Sacerdotes.

De los tuits a las encuestas

El Vaticano podría excomulgar a los cardenales que utilicen el Twitter o se comuniquen con extraños de cualquier medio en el cónclave que decidirá el reemplazo del Benedicto XVI. El secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos del Vaticano, Juan Ignacio Arrieta, dijo que se darán sanciones a quienes difundan cualquier información sobre las votaciones. En tanto, encuestas en las iglesias de Estados Unidos y Alemania mostraron que los católicos dan bajas puntuaciones a sus líderes por su gestión de la crisis de los abusos.

Informe secreto

“Los cardenales no pueden decidir al sucesor si no saben lo que contiene el informe secreto sobre corrupción en el Vaticano entregado al actual Papa”, advirtió el cardenal francés Jean-Lous Tauran.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS