Edición Impresa

La visita de Francisco a Brasil costará unos 59 millones de dólares

Es el cálculo que hacen las autoridades locales sobre la estadía del Sumo Pontífice entre el 23 y el 28 de julio. El dinero es de arcas públicas.

Domingo 12 de Mayo de 2013

La visita del Papa Francisco a Brasil, en el marco de las 26ª Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) entre el 23 y 28 de julio en Río de Janeiro, costará 118 millones de reales (59 millones de dólares) a las arcas públicas, informó ayer el diario O Globo.

De este total, 31 millones de dólares serán financiados por el gobierno federal. El gobierno del estado de Río de Janeiro y la municipalidad aportarán 14 millones de dólares cada uno.

Durante la estancia del Papa argentino en tierra brasileña, la seguridad será cubierta por 10.700 efectivos, nueve mil de los cuales de las fuerzas armadas y 1.700 tropas de elite de la Fuerza nacional.

En Guaratiba, en los suburbios al oeste de Río, donde tendrá lugar la vigilia previa a la gran misa de cierre, habrá 1.500 efectivos de la Fuerza nacional y dos mil agentes privados de seguridad contratados por la Iglesia, señalaron los organizadores.

El gobierno brasileño calcula que la Iglesia debería obtener 140 millones de reales (70 millones de dólares) por concepto de tasa de inscripción de participantes, señaló O Globo.

El periódico precisa que el Vaticano enviará dos papamóviles cerrados para los desplazamientos del Pontífice.

Para su traslado de Río al santuario de Nuestra Señora Aparecida, en el estado de Sao Paulo, donde Francisco celebrará una misa, el gobierno brasileño movilizará un avión militar Hércules, operación que costará 500 mil dólares.

Se espera la llegada de dos millones de jóvenes, la mayor parte de los países de la región, y se reclutaron 60 mil voluntarios para dirigirlos.

Las JMJ es el gran encuentro global de jóvenes con el Papa, que se celebra cada tres años en un lugar del mundo. La edición en Río se realizará del 23 al 28 de julio.

Se trata de la segunda vez que tienen lugar en América latina, 26 años después de las de Buenos Aires, presididas por el entonces Papa Juan Pablo II, en 1982.

Misa. El Papa Francisco celebró ayer la cotidiana misa en la capilla de Santa Marta, la residencia donde vive en el Vaticano, ante un grupo de periodistas argentinos que trabajan en Roma, invitados a la Santa Sede por el embajador Juan Pablo Cafiero. La ceremonia comenzó en torno a las 7 (2 de la Argentina), por lo cual los periodistas y sus familias, junto al embajador argentino ante la Santa Sede y su esposa, se dieron cita media hora antes en una de las puertas del Vaticano, a la izquierda de la basílica de San Pedro. En la homilía, el Papa habló de las llagas de Jesús, inspiración para los católicos en la oración.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS