Edición Impresa

Francisco pide que la fe cristiana se refleje en el comportamiento

El Santo Padre hizo el reclamo ayer ante decenas de miles de fieles durante el Regina Coeli, uno de los cuatro himnos a la Virgen. "Cristo ha vencido al mal de forma total, pero a nosotros nos espera acoger esta victoria en nuestra vida y en la realidad concreta", dijo.  

Martes 02 de Abril de 2013

El Papa Francisco pidió ayer en el Regina Coeli, uno de los cuatro himnos a la Virgen en el catolicismo, ante decenas de miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro en el Vaticano, que la fe cristiana se refleje en el comportamiento de cada uno.

"Manifestar en la vida el sacramento que hemos recibido", exhortó el Papa argentino desde la ventana del estudio del Vaticano ante una expectante masa de gente que le aplaudió en varios momentos de su corto mensaje leído en italiano, al término del cual les deseó buen provecho para el inminente almuerzo.

"Cristo ha vencido el mal de forma total y definitiva, pero a nosotros, los hombres de nuestro tiempo, nos espera acoger esta victoria en nuestra vida y en la realidad concreta de la historia y de la sociedad", dijo el flamante Papa, elegido al trono de San Pedro el pasado 13 de marzo.

El Papa jesuita recordó en este mensaje, que reemplaza desde el siglo XII al Angelus durante la semana pascual hasta el domingo de la Trinidad, que los sacramentos y la fe cristiana deben traducirse en "comportamiento, gestos y elecciones" en la vida de cada día.

Y es que todo pasa por el corazón humano, recordó, porque si "cambio las cosas que no son buenas, que pueden hacer mal tanto a uno mismo como a los demás, permito la victoria de Cristo afirmarse en mi vida, prolongar su acción benéfica". Ante los aplausos de los peregrinos, Francisco permaneció unos instantes dubitativo y saludando con la mano en la ventana del estudio del palacio apostólico, que domina la imponente plaza del corazón del catolicismo.

El Papa oró ayer por la tarde en la tumba de Pedro, del que es su 265º sucesor, en la necrópolis vaticana, acompañado del cardenal Angelo Comastri.

La necrópolis de San Pedro alberga la tumba identificada como la del apóstol Pedro, sobre la que fueron construidas dos basílicas: la del emperador Constantino (274-337) hacia 322, y el templo actual, iniciado a principios del siglo XVI.

En 1939, el Papa Pío XII ordenó que se realizaran trabajos en esa tumba para responder al deseo de Pío XI de ser enterrado lo más cerca posible de San Pedro.

Habitualmente, los Papas suelen ir a la residencia estival de Castel Gandolfo en la semana de Pascua, pero Francisco también ha introducido un cambio en esta costumbre, probablemente debido a la presencia en la misma de su predecesor Benedicto XVI, que renunció al báculo de Pedro por razones de salud, mientras se acondiciona el convento en el que se retirará definitivamente en el recinto del Vaticano. A lo largo de esta Semana Santa, la primera que preside como jefe de la Iglesia Católica, Francisco ha dado multitud de pistas que indican un cambio profundo de la milenaria institución, que en los últimos años se ha visto salpicada por los escándalos y la sangría de fieles. En la bendición del domingo fustigó los conflictos que salpican Oriente Medio, Africa y la escalada verbal que amenaza con el enfrentamiento en la península de Corea, así como el tráfico de personas y drogas.

Invitan al Papa a visitar Jerusalén

El patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal, aprovechó ayer la misa de Resurrección en la ciudad santa para invitar al Papa Francisco a visitar Tierra Santa, de donde –aseguró– “debe volver a partir” la “nueva evangelización”. “A todos los peregrinos del mundo renuevo mi invitación a venir a Tierra Santa, en primer lugar al Papa Francisco, que será bienvenido”, señaló en la ceremonia, celebrada ayer en la basílica del Santo Sepulcro, donde se sitúa la muerte y resurrección de Jesús, según el texto difundido por el Patriarcado Latino, y recogido por las agencias de noticias EFE y Télam.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS